Liberan a enfermera de Jinotepe acusada por la Policía Orteguista de trasegar armas y droga

Scarlett de la Trinidad Narváez Marenco fue secuestrada junto a su esposo Ernesto Antonio Ramírez García y su primo Lester Renato Ruiz Narváez el pasado 16 de mayo. Son casos meramente políticos, nada tiene que ver con tráfico de armas”, dijo la enfermera.

Scarlett de la Trinidad Narváez Marenco, fue liberada este martes y fue llevada hasta su casa en el reparto Angelita Morales Avilés de Jinotepe por policías. LA PRENSA/MYNOR GARCÍA.

La enfermera Scarlett de la Trinidad Narváez Marenco fue liberada este martes, luego de ser secuestrada este 16 de mayo por la Policía Orteguista (PO) junto a su esposo Ernesto Antonio Ramírez García y su primo Lester Renato Ruiz Narváez, quienes continúan en la Dirección de Auxilio Judicial en Managua.

Ramírez y Ruiz están siendo acusados por la Fiscalía de supuestamente de cometer delitos de tráfico de armas y de estupefacientes. Igualmente, un señor identificado solamente como Carlos, originario del municipio de Santa Teresa. Los tres fueron trasladados este lunes a los tribunales en Managua y el 6 de junio se hará la audiencia inicial.

Le puede interesar:Así ocurrió el asesinato de Eddy Montes, según los relatos de los excarcelados políticos

Narváez, señaló que la Policía Orteguista no presentó orden de allanamiento y el operativo se ejecutó de madrugada. “Son casos meramente políticos, nada tiene que ver con tráfico de armas”, dijo.

Narváez, de 46 años, relató a LA PRENSA, que fueron sometidos a constantes interrogatorios y el día que fueron secuestrados, la Policía los llevó a una finca en Santa Teresa, Carazo y luego fueron trasladados a El Chipote, en Managua. Ese día los desnudaron a todos por completo y los obligaron a hacer sentadillas. Les tomaron sus huellas dactilares y fotografías.

Lea también: “Nadie se rinde ni tiene miedo a las torturas”, aseguran excarcelados de Estelí

Relató además que fue interrogada por seis hombres y uno de ellos estaba encapuchado. Dice que Ramírez le confesó que durante el interrogatorio le inyectaron una droga para que hablara del sitio donde estaban ocultas las armas que supuestamente traficaba. “Me dijo que quienes lo habían golpeado era un ruso y un cubano”, cuenta Narváez.

En el allanamiento fueron incautados tres teléfonos, una tablet, una mochila con útiles escolares y una camioneta.

Participó en las protestas

Ernesto Ramírez García participó en las protestas cívicas que iniciaron el pasado 18 de abril de 2018 y en los tranques. Narváez considera que esa es la razón de la imputación de delitos.

Lea además: La resistencia que creció en la prisión: los testimonios de los presos políticos excarcelados

A Narváez también la despidieron del hospital San José de Diriamba, donde trabajó por 16 años. Los argumentos de la institución en una misiva que le fue entregada, fue que ella hizo mal manejo de los expedientes clínicos y que brindó maltrato a los habitantes y no a los pacientes. Su liquidación hasta la fecha no ha sido cancelada.

Tras la participación de Ramírez en las protestas, su nombre estaba en una lista de la militancia sandinista donde lo tildaron de golpista y terrorista. A raíz de esas amenazas decidió cambiar de domicilio y hasta emigró de manera ilegal a Costa Rica. Sin embargo, retornó a Nicaragua.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: