Masacre del Día de las Madres sigue impune

La masacre del 30 de mayo de 2018 ocurrió luego de un discurso del dictador Daniel Ortega y su pareja y vicedictadora, Rosario Murillo, en la rotonda Hugo Chávez

Las Madres de Abril llamaron a una misa de aniversario en la catedral de Managua por la masacre del 30 de mayo del 2018. LA PRENSA/J. FLORES

Luto. Sin flores, ni pasteles, ni canciones de Julio Jaramillo. Más de trescientas madres nicaragüenses de la Asociación Madres de Abril guardarán luto este 30 de mayo, Día de la Madre en Nicaragua, por el asesinato colectivo de jóvenes durante la marcha del 2018, hecho sangriento que sigue impune.

109 asesinados, 100 crímenes en impunidad

De acuerdo con los datos registrados en una investigación del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), en el período del 20 de abril al 30 de mayo del 2018, fueron asesinadas 109 personas, la mayoría por disparos de armas de fuego en la cabeza, cuello y tórax. Solo en la marcha “La Madre de todas las marchas” la Policía Orteguista (PO) y grupos paramilitares asesinaron a 19 personas en toda Nicaragua, ocho de ellas en Managua, en los alrededores de la Universidad Centroamericana (UCA), seis de ellas sobre el terreno y tres más días después murieron en los hospitales.

Lea además: La masacre orteguista en el Día de las Madres cobró 18 vidas

Vela de los restos de Orlando Córdoba, de 15 años, una de las víctimas de la represión el 30 de mayo. LAPRENSA/Y. Reyes

De las 109 muertes, solo nueve fueron judicializadas poniendo cómo víctimas a policías y simpatizantes del régimen.

Y de acuerdo con esa investigación, y el testimonio de las Madres de Abril brindado ayer, desde aquella fecha funesta ninguno de los crímenes contra sus hijos ha sido esclarecido.

“Sabemos quiénes son los verdaderos autores de los crímenes»

“Ninguno de los asesinatos de nuestros hijos y parientes ha sido aclarado, al contrario, su memoria ha sido pisoteada, a nosotros nos acosan y nos persiguen los verdaderos autores de los crímenes, porque todos sabemos quiénes son los autores y quiénes los ejecutores”, dijo a L A PRENSA Josefa Esterlina Meza, madre del estudiante Jonathan Morazán Meza, de 21 años y estudiante de la UCA, asesinado por un disparo de francotirador que le destrozó el cráneo.

Misa de desagravio

En conferencia de prensa ayer, en Managua, una delegación de madres víctimas de la dictadura anunció una misa de aniversario por la muerte tanto de los jóvenes de abril como por la masacre del 30 de mayo pasado, perpetrada por la PO, paramilitares del régimen y fanáticos de la dictadura.

Lea también: Estados Unidos condena masacre del Día de las Madres y pide una investigación inmediata

La misa será este 30 de mayo en la Catedral de Managua, a las 11:00 de la mañana, por lo cual piden desde ya a la Policía no acosar el acto religioso, como usualmente lo vienen haciendo desde 2018.

Masacre después de discurso del dictador Daniel Ortega

La masacre del 30 de mayo de 2018 ocurrió luego de un discurso del dictador Daniel Ortega y su pareja y vicedictadora, Rosario Murillo, en la rotonda Hugo Chávez ante un reducido grupo de seguidores.

Lea más en: Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia intensificará protestas tras “la peor masacre en tiempos de paz”

La Asociación de Madres de Abril denunció que pese al tiempo transcurrido, las autoridades no han esclarecido los crímenes de aquel día y, al contrario, han enterrado los casos y acosado a las familias víctimas de la represión.

Las madres reiteran el mensaje de la marcha del 2018: “Nicaragua está de luto” y por ello hacen su llamado a la justicia y a la reparación, así como el respeto al luto y dolor de las familias, las cuales pese a que se les arrebató a sus hijos y parientes, siguen sin recibir justicia y al contrario, viven bajo amenazas, persecución, acoso y estigmatización.

La casa del tiro perfecto

Durante la conferencia, las mujeres gritaron el nombre de las víctimas abatidas a balazos, incluyendo por disparos de francotiradores apostados en el Estadio Nacional Dennis Martínez.

“En este 30 de mayo 2019, como lo dijimos el 30 de mayo 2018, ‘Nicaragua está de luto’, no hay nada que celebrar ya que persiste la represión de parte del Estado hacia todo tipo de protesta”, leyeron las madres en un comunicado.

“Esto da muestras de la inexistencia de voluntad política del régimen de respetar y hacer respetar los derechos humanos del Pueblo de Nicaragua y de manera particular el reconocer y respetar los derechos de las víctimas”, leyeron las madres de luto.

Piden retorno de organismos de derechos humanos

“Reiteramos, nuestra demanda a que retornen al país las organizaciones internacionales de derechos humanos: la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni), para asegurar el seguimiento in situ de la situación de las familias con hijos asesinados que demandan justicia”, insistieron las mujeres.

Del mismo modo, las Madres de Abril rechazaron la ley de amnistía del régimen porque para ellas significa impunidad para policías, paramilitares y autoridades que participaron, organizaron y dirigieron la espantosa ola de crímenes desde abril de 2018.

La masacre perpetrada el miércoles 30 de mayo de 2018 por las fuerzas regulares y paramilitares de la dictadura contra los manifestantes autoconvocados dejó, además de los 19 muertos, 218 lesionados, según diversos reportes del momento.

La cifra total de muertos surgió de la suma del registro que hizo entonces la oficialista Comisión Porras, que contabilizó 16 asesinatos en Managua, Masaya y Estelí, y los números proporcionados por director de la Policía Orteguista y sancionado por Estados Unidos por violación de derechos humanos, primer comisionado Francisco Díaz, que registró 15 fallecidos, incluyendo tres muertos en una marcha de Chinandega.

Según la narrativa policial afín al régimen, ese día “a las 05:31 de la tarde, sector del Estadio Nacional Denis Martínez, hasta Semáforos Jhonatan González, grupo de delincuentes agredieron con armas de fuego y morteros a personas que participaban en Cantata en homenaje a las Madres Nicaragüenses (acto presidido por la pareja dictatorial) y fuerzas policiales que realizaban labores de seguridad y orden público, resultando lesionados por impactos de bala, 20 policías (sic)”.

Según dijo entonces la Comisión Porras, en la represión del miércoles en Managua fueron asesinadas 11 personas, otras cuatro en Estelí y una Masaya, para un total de 16.

La Policía Orteguista y el Ministerio de Salud coincidieron con 15 muertos, sin embargo, la PO incluyó tres muertos en Chinandega que no los reportó la orteguista Comisión Porras. Según Díaz, de las 15 muertes el miércoles 30 de mayo, siete ocurrieron en Managua la tarde del Día de las Madres, casi al concluir la gigantesca marcha nacional “La Madre de todas las marchas”, la más grande que se recuerde en la historia del país y que era, precisamente, para rendir homenaje a las madres de los jóvenes asesinados por la represión.

100 muertes en impunidad

“De las 109 muertes violentas, 100 no han sido siquiera judicializadas, es decir, se encuentran en impunidad. Las pocas que han llegado a la justicia tienen graves deficiencias. Por otra parte, el Sistema de Justicia de Nicaragua, lejos de cumplir con su obligación de protección, se ha constituido en una pieza más del esquema de violación a los derechos humanos, a través de la criminalización de las ciudadanas y ciudadanos que participaron en las protestas”, reza parte del informe del GIEI del 21 de diciembre de 2018.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: