Zona de Strikes: ¿Será capaz de levantarse Erasmo Ramírez?

Erasmo Ramírez avanzó raudo por Ligas Menores y se aferró a las Grandes Ligas, pero una seguidilla de lesiones e inconsistencias tiene su futuro en el limbo

Jonathan Loáisiga

Edgard Rodríguez C.

Erasmo Ramírez ha sido cubierto por la incertidumbre.

Aunque ya sabemos que nadie es dueño del próximo instante, siempre deseamos extender el éxito, disipar el escepticismo e ilusionar los corazones. Y, sin embargo, con frecuencia poco podemos hacer por cambiar el destino y no queda más que aceptarlo.

A sus 24 años, Antonio Chévez seguramente pensó que sería capaz de reinventarse y dar un vuelco a su carrera como big leaguer. No obstante, no pudo hacerlo y jamás regresó a las Ligas Mayores, mientras se disipaba la posibilidad de otro astro pinolero en el big show en 1978.

Con 26 años, David Green debió estar en ruta hacia la grandeza tras estar dotado de unas formidables herramientas físicas, pero en lugar de eso, el jardinero pinolero había llegado al final de su carrera, quedando por debajo de las expectativas que habían sido elaboradas sobre él.

El zurdo Oswaldo Mairena tenía también 26 años cuando ascendió y salió de las Ligas Mayores. No pudo volver más, a pesar de ser un ejemplo de coraje y determinación. Debió conformarse con militar en la pelota de Venezuela, México y Taiwán, antes de regresar al país.

A veces no es asunto de edad. Dennis Martínez extendió su carrera hasta los 44 años y se fue tras haber lanzado 3,999.2 innings y haber ganado 245 juegos. Probablemente Dennis nunca imaginó que sería tan longevo o Chévez tan efímero, pero con ambos así fue.

¿Qué pasará con Erasmo Ramírez? A sus 29 años y sin ser sometido a un intenso ajetreo, debería estar establecido como big leaguer. Lanzador pensante y metódico, este nica logró compensar su falta de poder con habilidad y la ausencia de fuego con frialdad.

Pero repentinamente se volvió frágil y mientras salía y entraba a la lista de lesionados, su desempeño fue inconsistente, lo que deterioró sus acciones y situó su futuro en el limbo, donde aún permanece incluso en estos días de lanzador de ligas menores con Boston.

Su última salida fue un tormento. Solo duró un episodio ante el Rochester y toleró seis hits y seis carreras limpias que dispararon su efectividad a 6.15, lo suficientemente buena como para no ser tomado en cuenta. Eso ha puesto su próximo instante en un terreno difuso.

Estoy entre quienes creen que aún tiene una oportunidad de volver. Me resisto a crecer que semejante talento haya desaparecido de un momento a otro. Erasmo aún puede regresar, siempre y cuando trabaje con determinación y con la tenacidad que le ha caracterizado.

Ramírez pasó de ser un maestro del control, a un maestro del suspenso. Su futuro ciertamente está cubierto por la incertidumbre.

Sigue a Edgard Rodríguez en Twitter: @EdgardR

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: