Zona de Strikes: Cody Bellinger en medio de una sensacional temporada

Cody Bellinger está haciendo un aporte impresionante para los Dodgers, no solo con su bate, sino también con su guante y su brazo desde el outfield

Jonathan Loáisiga

Edgard Rodríguez C.

Cuando Cody Bellinger saltó al beisbol profesional, escogido por los Dodgers en la ronda número cuatro del draft amateur del 2013, batalló durante la transición. Resumió .210 con un jonrón y 46 ponches en 47 juegos en la Liga de Novatos de Arizona.

Bellinger venía de ser una estrella con el bate y con su brazo en Hamilton High School, en Arizona, donde lo reclutaron. Los Dodgers lo habían proyectado como un bateador de poder, así que no se alarmaron cuando en 2014 inició en la misma liga y bateó .150.

Y sin prestar mayor atención a las cifras, lo subieron a la Liga de Pioneros, donde cerró el año con .328 en 45 juegos. En 2015 fue a la Liga de California (A+) y cerró con .264, 30 jonrones y 103 impulsadas, ganándose una invitación al spring training del equipo grande.

El 2016 lo inició en AA, en Tulsa, y tras acumular .263, con 23 jonrones y 65 impulsadas, fue promovido a AAA, donde en 11 turnos, bateó para .545. Y pese a despegar el año 2017 en esa categoría (AAA), fue ascendido ese mismo año en abril a las Ligas Mayores.

Desde entonces, no solo ganó el premio al Novato del Año, sino que se ha convertido en la figura dominante del ataque de los Dodgers. Y cada año va en ascenso, al extremo que por lo menos hasta hoy, parece rumbo a la mejor temporada de la historia.

Sin incluir ayer, Bellinger tiene .378/.464/.760, (average/porcentaje sobre las bases/y slugging) con 20 jonrones y 52 remolques. Su aporte defensivo y desempeño en general, hacen que tenga 5.3 de WAR en 54 partidos.

Eso lo ha conseguido en un tercio de campaña, considerando que la temporada tiene 162 partidos. Si continúa así, podría terminar con 15.9 de WAR, lo que significaría un nuevo récord en la historia de este deporte.

Seguro en algún momento bajará el ritmo, pero Bellinger es un bateador probado, así que seguro terminará con buenas cifras y podría retar la mejor temporada de la historia, la de Babe Ruth de los Yanquis, en 1923, cuando acumuló .393/.545/764 y 14.1 de WAR.

El WAR es la estadística que mide de forma global el desempeño de un pelotero, que en cristiano podría significar la cantidad de victorias que un jugador es capaz de aportar a su equipo, sumando su contribución al bate y también a la defensiva, corriendo y tirando.

Por ejemplo, esta semana Bellinger acaparó los titulares y espacios televisivos y no necesariamente por su bate, sino porque eliminó corredores en las bases y el homeplate con unos tiros espectaculares. Él acumula siete asistencias y es sublíder en ese departamento en las Mayores.

Bellinger lidera la Liga Nacional en bateo con .378, es líder en porcentaje sobre las bases con .464 y en slugging con .760. A la vez es líder en carreras evitadas con su guante (15) y en atrapadas cinco estrellas (las que tienen de 0 a 25 por ciento de probabilidad de ser realizada) con tres.

Aún falta un extenso trayecto para el final de la temporada, pero la violencia ofensiva del artillero de los Dodgers y su aporte con su velocidad, defensa y brazo, resulta también de gran valor para el club californiano y para él mismo jugador, pues está entrando a una zona de élite.

Sigue a Edgard Rodríguez en Twitter: @EdgardR

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: