JC Ramírez se sintió bien en su primer trabajo de rehabilitación

JC Ramírez no fue dominante en su trabajo, pero su brazo funcionó bien y no hubo dolor, por lo que el balance de su primer trabajo es favorable

JC Ramírez utilizó la Liga Mexicana del Pacífico medir las condiciones de su brazo. LA PRENSA/ARCHIVO

JC Ramírez está de vuelta a la colina.

En su primera salida al montículo en un partido formal, luego de 13 meses transcurridos desde su cirugía Tommy John, el nicaragüense Juan Carlos Ramírez lanzó sin dolor y sin ningún tipo de incomodidades en su brazo, mientras trabajaba 1.2 inning, admitía tres hits y tres carreras limpias ante Rancho Cucamonga, en la Liga de California, categoría Clase A Avanzada.

Ramírez (0-1 y 16.20) perdió el partido, que quedó con marcador de 12-4 a favor de Rancho Cucamonga, conjunto afiliado a los Dodgers, sobre los 66 de Inland Empire, sucursal de los Angelinos.

El espigado lanzador nicaragüense hizo 35 lanzamientos como se había planeado, de los cuales 19 fueron strikes. Su bola rápida se mantuvo entre 91 y 93 millas, con disparos ocasionales a 94 y hasta 95 millas.

Después de resolver por la vía del uno, dos y tres el primer episodio, Ramírez se complicó en la segunda entrada, cuando incluso admitió tres cañonazos, incluyendo dos jonrones y propinó un golpe.

En el inicio de su labor, Ramírez se deshizo de Jeter Downs (de origen nica) en rola por segunda, a Donovan Casey lo dominó en elevado al jardín central y a Connor Wong en violenta rola por la intermedia.

No obstante, el segundo inning fue un suplicio. Comenzó ponchando a Devin Mann, para luego dar base a Marcus Chiu, mientras Jeren Kendall le disparaba jonrón por el jardín derecho para un 2-0 adverso.

El nica sacó un segundo out en ese episodio, dominando a Sterling Heredia en línea a tercera, pero Nick Yarnall le conectó cuadrangular para una tercera carrera admitida en la misma entrada.

Y después de llevarlo a la cuenta de dos strikes sin bolas, le propinó golpe a Brayan Morales, lo que marcó su salida, al alcanzar los 35 lanzamientos previstos en este primer trabajo de rehabilitación.

«Me sentí bien del brazo, hay ajustes que hacer en mi mecánica quizá, pero estoy bien. El plan indica que debo lanzar en AAA en mi siguiente trabajo, pero me gustaría hacerlo de nuevo en Clase A para hacer las correcciones que necesito», indicó Ramírez tras el partido.

Juan Carlos se mostró con soltura y fluidez en sus acciones. Ciertamente tendrá que mejorar el comando de sus disparos y quizá también en su mecánica, pero lo esencial, fue que lanzó sin dolor y con una velocidad considerable.

 

 

 

 

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: