El orteguismo vuelve a usar la figura de Sandino como campaña contra EE.UU.

Los diputados orteguistas aprobaron una ley que declara el 4 de mayo "Día de la Dignidad Nacional" basados en que se debe conmemorar cuando Sandino se negó a firmar el conocido pacto del Espino Negro, en 1927

Día de la Dignidad Nacional, represión, Nicaragua, Augusto César Sandino

Los diputados orteguistas y sus aliados del PLI-ALN aprobaron la Ley que declara el 4 de mayo Día de la Dignidad Nacional. LA PRENSA/ J. FLORES

El régimen orteguista volvió a recurrir a la figura del general Augusto C. Sandino en su campaña anti Estados Unidos con la ley del Día de la Dignidad Nacional, con el propósito de fomentar la imagen del dictador Daniel Ortega entre sus simpatizantes, debilitada por los abusos de derechos humanos que cada día profundiza la crisis sociopolítica y económica, afirmó la exguerrillera sandinista Dora María Téllez.

Este viernes 31 de mayo, los diputados orteguistas en la Asamblea Nacional aprobaron una Ley que declara el 4 de mayo «Día de la Dignidad Nacional» basados en que se debe conmemorar cuando Sandino se negó a firmar el conocido pacto del Espino Negro, en 1927.

El texto de esa ley, como en el la diatriba de los diputados orteguistas durante la sesión, insiste en que se debe celebrar cada año el acto del general Sandino de rechazar el pacto del Espino Negro que suponía el desarme general del Ejército Constitucionalista, la creación de la Guardia Nacional y la celebración de elecciones supervisadas por el gobierno estadounidense.

Lea: Diputados declaran a Sandino héroe nacional

Los orteguistas exaltaron la postura de Sandino por no aceptar la indemnización con puestos políticos y dinero que se le ofreció en ese momento porque consideró que el pacto era una traición a la causa liberal y, especialmente, que el “decoro nacional” había sido lesionado por los Estados Unidos. Desde ese momento, Sandino dirigió una guerra ya no contra los conservadores, sino en contra de las tropas norteamericanas que tenían ocupado el país, según los historiadores.

A la comandante guerrillera Dora María Téllez no le sorprende que el dictador Ortega recurra a la vieja estrategia de usar al general Sandino para intentar reparar su propia imagen y la de su régimen al tratar de despertar el sentimiento patriótico y de rechazo hacia los Estados Unidos, en el momento en que su gobierno está más debilitado debido a la represión de la Policía Orteguista (PO) y paramilitares en contra de las manifestaciones ciudadanas que exigen la renuncia de Ortega y su cogobernante, Rosario Murillo.

«Ortega usa eso como careador, para influir en la movilización de su base que está desmoralizada, agotada y erosionándose», afirmó Téllez, quien fue vicepresidenta del Consejo de Estado en la década de los 80.

Lea además: El asesinato del general Sandino

Estados Unidos, la Unión Europea y la mayoría de gobiernos de América Latina han condenado los abusos de derechos humanos y la ruptura institucional por parte del régimen Ortega Murillo en Nicaragua. Se está presionando políticamente para que hayan elecciones adelantadas como salida democrática a la crisis sociopolítica que inició en abril de 2018.

Gobiernos como el de EE.UU. presionan a través de sanciones adoptadas a familiares y altos funcionarios del círculo de poder del régimen por corrupción y violaciones a los derechos humanos. Ese gobierno también aprobó la conocida Nica Act que busca bloquear el financiamiento de organismos internacionales al régimen de Ortega.

Medidas similares contemplan países como Canadá y de la Unión Europea, además que en la Organización de Estados Americanos (OEA) toma más fuerza la posibilidad de que se aplique la Carta Democrática Interamericana al gobierno orteguista que supondría la suspensión del país del organismo lo que bloquearía la cooperación económica a Nicaragua.

Le puede interesar: Régimen de Daniel Ortega manipula la figura de Sandino

Téllez señaló que «en el contexto de debilitamiento del poder de los Ortega Murillo y en especial frente al deterioro de su base social necesitan factores aglutinantes y nada mejor que el discurso antimperialista que ha sido usado siempre por Ortega para levantar el ánimo y convocar a sus seguidores».

Argumentos gastados

En la sesión de este viernes los diputados orteguistas José Antonio Zepeda, promotor de la iniciativa de ley, y Wálmaro Gutiérrez compararon a los delegados de la opositora Alianza Cívica con los que en 1921, como el general José María Moncada, firmaron el pacto del Espino Negro en el que, según los legisladores, se rindieron a los intereses de los EE.UU.

Una comisión de la opositora Alianza Cívica se reunió el jueves pasado con el secretario general de la OEA, Luis Almagro, donde expusieron que el dictador Ortega ha incumplido los acuerdos de liberar a los presos políticos en su totalidad y respetar las garantías constitucionales pues al contrario no cesa la represión.

Para Zepeda, las acciones de la Alianza Cívica son para «pedir la intervención extranjera». Mientras Gutiérrez les reprochó a sus colegas del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) por votar en contra de la Ley diciendo que actuaban «en una actitud complaciente de su patrón imperial».

La exguerrillera y actual opositora Téllez valoró de desgastado el «discurso antiimperialismo» de los orteguistas para intentar levantar la imagen de su régimen distorcionando los ideales del héroe nacional.

Figura de Sandino dista de la de Ortega

«Sandino siempre estableció con claridad sus puntos: El fin de la ocupación militar y de la intervención de los Estados Unidos en Nicaragua, el establecimiento de elecciones libres y democracia, la justicia social. Sandino abandonó las armas una vez que la intervención cesó y apostó a la creación de un movimiento político», recordó Téllez.

La exguerrillera destacó una de las cualidades del ideal político de Sandino que dista mucho de lo que hoy Ortega pretende representar.

«Era decididamente anticaudillista y antidictadura» afirmó Téllez al sostener que más bien «Ortega es realmente heredero de los Somoza» porque se mantiene el gobierno a través de elecciones fraudulentas desde el 2007 y repite los patrones de represión del somocismo contra los nicargüenses, e incluso los ha llegado a superar.

«En este contexto es pura retórica de los Ortega Murillo. Este es un régimen que quiere aparecer como reivindicando la dignidad nacional cuando, justamente, ha violentado la dignidad humana de los nicaragüenses», afirmó Téllez.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: