Policía Orteguista oculta a familiares el paradero de joven secuestrado en Quilalí, Nueva Segovia

Diomedes Reyes Hernández regresó de Costa Rica, donde se exilió, creyendo en la Ley de retorno del régimen y fue secuestrado el pasado 27 de mayo por la PO

Paramilitares visten uniformes militares y custodian a diario la alcaldía y la casa zonal del FSLN en el poblado del municipio de Jalapa, en Nueva Segovia. LA PRENSA/ WILLIAM ARAGÓN

En varias zonas de los municipios de Quilalí, Murra, Jícaro, Jalapa, Ciudad Antigua, San Fernando y Mozonte, localidades del departamento de Nueva Segovia, se reporta el secuestro, desde abril y mayo, de al menos unos siete campesinos, por paramilitares asalariados y de la Policía Orteguista (PO). LA PRENSA/ WILLIAM ARAGÓN

Familiares del joven Diomedes Reyes Hernández, de 21 años, denunciaron este domingo que la jefatura de la Policía Orteguista (PO) en Nueva Segovia se niega a revelar su paradero, tras secuestrarlo el pasado 27 de mayo junto a un grupo de paramilitares asalariados del municipio de Quilalí.

“Ellos (antimotines) vinieron a eso de las 8:00 de la noche a bordo de varias camionetas de patrullas de la Policía (Orteguista) y los paramilitares en camionetas blancas. Llegaron del poblado de Quilalí y sacaron a mi sobrino Diomedes Reyes Hernández a golpes y patadas antes de subirlo a la tina de esos vehículos; y se lo llevaron con destino desconocido”, dijo José Reyes Moreno, tío de Reyes.

Lea además: Cafetaleros denuncian persecución financiera y temen perder propiedades o caer presos

El joven había regresado en enero de este año de Costa Rica, a donde se había ido huyendo de la represión del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, pero la noche del pasado 27 de mayo fue secuestrado en la la comunidad de La Palanca, del municipio de Quilalí.

El pasado viernes 31 de mayo, los familiares de Reyes llegaron a la delegación de la Policía Orteguista (PO) del poblado de Quilalí “a preguntar por el paradero del muchacho, y ahí nos dijeron que lo habían trasladado a la delegación policial de (la ciudad) Ocotal. Hoy domingo anduvimos en Ocotal, y ahí nos dijeron que no les habían llevado ni tenían a nadie con ese nombre”, expuso Elías Antonio Reyes, tío del secuestrado.

Puede leer: “¡Eddy Montes, presente!”, “¡Nicaragua libre!”: Aparecen pintas en Somoto en contra de la dictadura

Elías además detalló que la noche de la detención de su sobrino, los paramilitares y policías lo esposaron, lo golpearon y lo patearon en todo el cuerpo. “Antes de irse con mi sobrino secuestrado, estos amenazaron a las familias de apellidos Martínez, Reyes, Peralta y Moreno por haber participado de las protestas y marchas campesinas en esta zona”, denunció.

En varias zonas de los municipios de Quilalí, Murra, Jícaro, Jalapa, Ciudad Antigua, San Fernando y Mozonte, localidades del departamento de Nueva Segovia, se reporta el secuestro, desde abril y mayo, de al menos unos siete campesinos, por paramilitares asalariados y de la Policía Orteguista (PO).

LA PRENSA intentó la tarde de este domingo contactarse vía celular con el Capitán Byron Rubio, segundo jefe de Auxilio Judicial del departamento de Nueva Segovia, pero este no respondió a nuestras llamadas.

Piden a exiliados no regresar

Los familiares de Reyes manifestaron que Reyes no había regresado de Costa Rica confiado en las promesas del gobierno de facilitar el retorno a todos los exiliados en el contexto de lo sucedido en abril del 2018.

También: La historia de Alfonso Morazán, el excarcelado que volvió a casa y no encontró a su familia

“Diomedes se había ido para Costa Rica a finales del año pasado, huyendo de la persecución del que somos objetos las familias campesinas en estas zonas de Nueva Segovia por paramilitares y de la policía (Orteguista) y regresó a Nicaragua a finales de enero de este año, confiando en los anuncios de este gobierno de que los exiliados podían retornar sin ningún problema”, dijo su tío Elías.

José Orlando Martínez Lazo, originario de la comunidad de Panalí del municipio de Quilalí, en Nueva Segovia, alertó a las familias campesinas, principalmente a los jóvenes, a no regresar y quedarse en Costa Rica y otros países centroamericanos a los que se han ido huyendo de la dictadura. “Yo les digo que no se vengan, porque los van a matar o desaparecer estos malditos a como le está ocurriendo a Diomedes Reyes Hernández”, señaló.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: