Geisha, la variedad de café con la que la familia nicaragüense Mierisch asegura se «sacó la lotería» en Honduras

La familia Mierisch la semana pasada comenzó a recoger los frutos de su apuesta: El Instituto Hondureño del Café premió  el café de la finca Santa Lucía con el primer lugar en el certamen de la Taza de la Excelencia.

Esta es la producción de café. LA PRENSA/CORTESÍA

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

A una altura de entre 1,400 y  1,700 metros  sobre el nivel del mar,  en las montañas de Comayagua, la familia Mierisch cultiva el mejor café de Honduras. Todo comenzó hace cuatro años, cuando estando en Panamá Erwin Mierisch (hijo) decidió catar el café de la variedad geisha. Tras probar las bondades y fineza del grano, optó por llevárselo a su finca San Lucía, ubicada entre Río Bonito y Siguatepeque.

Lea: Tras los mejores cafés de Nicaragua

Sin imaginar si el clima iba a ser óptimo para la variedad, en el 2014 la familia Mierisch decide aventurarse e impulsar la siembra del geisha, uno de los cafés más caros del mundo y oriundo del sur de Etiopía. Desde entonces, el café fue manejado con los mayores estándares de  producción y para garantizar que este obtuviera la máxima calidad, el mismo fue recolectado por manos nicaragüenses, que saben muy bien cómo cortar granos perfectos en el momento adecuado.

Gana premio de Taza de la Excelencia

«La semilla la trajimos, mi hijo la trajo de Panamá, donde después de catar ese café, decidimos comprar la semilla y nos sacamos la lotería con esta (variedad) premium… Esta (variedad) produce 15 quintales por manzana, produce poco, pero es una taza excelente, muy floral, con atributos únicos «, afirma Erwin Mierisch, quien lleva igual nombre que su hijo.

Cuatro años después del inicio de aquel proyecto piloto que se desarrolló en un área de 15 manzanas, la familia Mierisch la semana pasada comenzó a recoger los frutos de su apuesta: El Instituto Hondureño del Café premió  el café de la finca Santa Lucía con el primer lugar en el certamen de la Taza de la Excelencia, un concurso similar al que se realizaba en Nicaragua, donde se reconocía lo mejor de lo mejor.

Le puede interesar: Clavan retención a café en plena caída de precio en Nicaragua

El café presentado en la competencia por la familia Mierish superó a más de 600 productores  de alta calidad que se disputaron el primer lugar en varias fases. Solo 40 cafetaleros con sus muestras pasaron a la etapa final. El café cultivado por esta familia nicaragüense  obtuvo un puntaje de 94.84, lo que le permitirá ahora vender los lotes en una subasta internacional, donde se espera que obtenga por cada quintal un poco más de mil dólares, según estima el productor nicaragüense.

Momento terrible

De conseguir superar la barrera de los mil dólares por quintal en la subasta internacional, este será un tremendo logro, en un mercado mundial del café agobiado por los bajos precios y un recrudecimiento del impacto del cambio climático. En la Bolsa de Nueva York, el café cerró ayer en 135.83 dólares por  quintal. Erwin está consciente del mal momento que pasa el sector, el cual califica de «terrible».

El empresario y productor Erwin Mierisch. LA PRENSA/Cortesía

Los jueces internacionales determinaron que el café cultivado por la familia Mierisch además de estar a la altura de la calidad del geisha, cultivado en Panamá, tenía un sabor único. «Todos los jueces (estaban) sorprendidos», afirma Mierish.

«Cuando lo estábamos cosechando (en Honduras), llevamos los cortadores desde Nicaragua porque tienen  experiencia en la recolecta del café, que (el grano) tiene que estar bien madurito  y esa es una cultura que no  ha entrado muy bien en Honduras. Honduras tiene unas alturas fabulosas, unas extensiones de tierras fabulosas para el café», explicó.

Lea: Nicaragua cancela envíos de café al exterior

En momentos de bajos precios, Erwin afirma que vender en nichos de mercados, como lo hace su familia, es una opción importante.  El productor nicaragüense asegura que la situación del sector se agrava por la falta de financiamiento. «En Honduras nosotros buscamos financiamientos para el café de esta finca (Santa Lucía)  y una semana antes del concurso nos dijeron que no tenían ningún interés en financiarla, pero pese a ello hoy esa finca se lleva el primer lugar en la Taza de Excelencia de Honduras», resalta.

Esperan vender café a Japón

Se esperaría que entre los grandes competidores por comprar el café ganador esté Japón, que suele ser un cliente por excelencia para los cafés de altura.

En Nicaragua, esta familia tiene sembrado el café de la variedad reconocida en Honduras, pero Erwin afirma que si bien hay alturas requeridas para este grano, las condiciones no son las requeridas para lograr la calidad que obtuvieron en tierras hondureñas, aunque esperan que este tenga un buen sabor.

La familia Mierisch lleva en la sangre el café. No en vano, cultivar café se ha convertido en una tradición de cinco generaciones.  Las fincas de café de esta familia están situadas en Matagalpa y Jinotega, donde se cultivan los mejores cafés del país.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: