Banco Central de Nicaragua saca de circulación más de 2,487 millones de córdobas hasta abril para afrontar crisis económica

Ante la imposibilidad de hacer reaccionar la economía, el BCN continúa este año sacando de circulación córdobas para afrontar la crisis

LAPRENSA/R.FONSECA

Ante la imposibilidad de hacer reaccionar la economía, sumergida en una profunda recesión, el Banco Central de Nicaragua continua este año sacando de circulación córdobas para afrontar la crisis, lo que ha golpeado severamente el consumo nacional y a las actividades económicas y las perspectivas apuntan a un empeoramiento debido a que aún no se vislumbra una salida a la inestabilidad política.

Hasta diciembre del 2018 la cantidad de dinero en manos de los nicaragüenses, había ascendido a 17,513.1 millones de córdobas, pero al 30 de abril se había reducido a 15,025.8 millones de córdobas, es decir que 2,487.3 millones de córdobas menos, lo que equivale a una reducción de 14 por ciento en el periodo analizado.

Si se compara con abril del año pasado, cuando comenzó la crisis política como consecuencia de una represión estatal, la contracción es de 2,105.1 millones de córdobas, es decir  11 por ciento de caída en la disponibilidad de córdobas en manos de los nicaragüenses.

Le puede interesar: Banca de Nicaragua pierde 109 millones de dólares en los primeros 2 meses del año

Los números reflejan que la crisis ha profundizado la contracción en la circulación de dinero, que comenzó a descender fuertemente en abril del 2018 y se contrajo aún más en agosto y septiembre del 2018 y aunque en diciembre buscó como estabilizarse casi a los niveles que tenía en marzo, en los primeros meses del 2019 volvió a contraerse.

Antes de la crisis, la circulación de dinero venía fluctuando a la baja, pero a ritmo más pausado, debido a que el Gobierno estaba apuntalando a una menor demanda de dólares por parte del público para hacer frente al pago de la factura petrolera y derivados, que antes se cubría en forma de crédito con Venezuela.

Lea además: Crisis saca a más de tres mil millones de córdobas de circulación, según Banco Central de Nicaragua

El economista y catedrático Luis Murillo sostuvo que la contracción de numerario o circulante es una política monetaria que tiene el régimen de Daniel Ortega, tomando en cuenta que la década de los 80, aumentaron el circulante y eso solo provocó un incremento en la inflación.

“Acá las política que tiene el gobierno son claras, uno la contracción de la oferta monetaria, segundo el establecimiento de un tipo de cambio que es relativamente deslizante al cinco por ciento anual y mantener en cierta medida controlada las reservas internacionales con el único objetivo de evitar se eleven los niveles de inflación”, dijo Murillo.

De hecho, el informe monetario hasta abril 2019 del BCN detalla que la base monetaria —incluye el numerario y las reservas de los bancos comerciales en el Banco Central— registró un saldo de 30,334.9 millones de córdobas, 3.3 por ciento menos con respecto a los últimos doce meses.

El comportamiento de la base monetaria (numerario y los depósitos de los bancos comerciales en el BCN) se debe también a que el máximo emisor bancario ha incrementado el encaje legal de las cuentas en córdobas de los bancos. Es decir la proporción de dinero que los bancos comerciales deben tener depositados en el BCN con respecto sus saldos en depósitos en córdobas del público.

Lea también: Banco Central de Nicaragua desvela a medias el estado de las Reservas Internacionales Brutas

El encaje ha pasado de 21 por ciento a finales de enero a 30.5 por ciento al término de abril de este año, según cifras oficiales. Esto está provocando  que la banca tenga menos córdobas para inyectarlo al mercado nacional.

Y es que el régimen de Daniel Ortega ha arreciado su política de protección de las reservas internacionales. Una menor circulación de córdobas frena la demanda de dólares.

Las Reservas Internacionales Brutas (RIB),suman hasta abril de este año 2,174.4 millones de dólares, 27 por ciento menos con relación a igual mes del año pasado.

Como impacto en el consumo

Todas estas medidas ha tenido un fuerte impacto en el consumo nacional. Hasta el término del 2018 se conoció que el consumo cayó un 4.5 por ciento y aunque hasta la fecha se desconoce el comportamiento, la caída en las importaciones revela que el consumo no anda nada bien; estas hasta febrero cayeron un 23 por ciento.

A esto se le suma que los números oficiales indican que hasta el primer cuatrimestre del año se han dejado de entregar 433 millones de dólares en concepto de crédito neto.

Además de otros factores, se considera que la pérdida de empleo, abonó  a la contracción del circulante y  restricción al gasto de consumo, según señalan economistas.

Además: Misión del FMI llega al país para revisar la convulsa economía nicaragüense sin acuerdo político a la vista

En solo los primeros nueve meses de crisis económica, el empleo precario se disparó el año pasado, alcanzando por primera vez desde el 2014 una tasa de 50.1 por ciento, admitió el régimen de Daniel Ortega en su reporte sobre los resultados de la Encuesta Continua de Hogares al cuarto trimestre de 2018.

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) en su más reciente informe advirtió que este año entre 66 mil y 98 mil personas pasarán a engrosar la lista de desempleados.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: