Los Leonardo da Vinci rusos: ¿originales o falsos?

"Madonna Benois" y "Madonna Litta": de los casi 20 cuadros existentes de Leonardo da Vinci, dos están en Rusia

«Madonna Litta»: el orgullo del Hermitage ruso, pero ¿es este un verdadero Leonardo?

Después de Francia, Rusia ocupa el segundo lugar en el mundo con más tesoros artísticos raros del gran maestro italiano. Se guardan cinco obras en el Louvre, mientras que los museos en Florencia, Múnich, Cracovia, Londres y Washington poseen solo una.

El Museo del Hermitage de San Petersburgo es el orgulloso propietario de dos «Leonardos», que llegaron a Rusia por caminos intrincados. Llevan el nombre de sus dueños anteriores, Madonna Benois y Madonna Litta.

Lea:Cómo los británicos lograron esconder sus tesoros artísticos de Hitler durante la Segunda Guerra Mundial

En el primer caso, nadie duda de la autoría de Leonardo da Vinci; en el segundo, el mundo del arte se encuentra dividido. En el año de su 500 aniversario, ambas imágenes viajan y podrán verse fuera de Rusia, una rara oportunidad con un valor sensacional.

De vuelta a Italia por tiempo limitado

El camino de regreso a la patria histórica: Madonna Benois estará a la vista del público a partir del 1 de junio de 2019 durante un mes en la pequeña ciudad italiana de Fabrian y luego en Perugia del 4 de julio al 4 de agosto.

En junio, Fabriano será la anfitriona de una importante conferencia de «Ciudades creativas» de la UNESCO, con la participación de Rusia. Madonna Litta, por su parte, se exhibirá en Milán desde el 8 de noviembre de 2019 hasta febrero de 2020.

El hecho de que ambas imágenes puedan salir de Rusia en el «año de Leonardo» se debe principalmente a la habilidad diplomática y una «contraoferta generosa» por parte del lado italiano: los museos italianos apoyan con sus préstamos numerosas exposiciones en San Petersburgo.

Asimismo, el «tour de las madonnas» se interpreta como un gesto simbólico: al director del Hermitage, Mikhail Piotrovsky, le gusta verse a sí mismo como un oponente a los muchos aislacionistas de la política cultural rusa.

Lea además: Dora Maar, la musa de Picasso fue una figura clave del surrealismo en Paris

Así se ve desde 2019 el «Salón Leonardo» del Hermitage en San Petersburgo

No todos en el Hermitage están entusiasmados con los planes de exhibición. «Tengo una sensación de mareo por todo este viaje», dice Tatiana Kustodiyeva.

«Lo mejor sería que los cuadros no salgan de sus museos. Después de todo, miles de personas del país y del extranjero vienen al Hermitage todos los días para ver los cuadros de Da Vinci», agrega.

Durante cinco décadas, esta elegante y resuelta dama ha sido responsable de la preservación de los dos «Leonardos rusos». Kustodiyeva también dirigió la remodelación del Salón Leonardo, que se completó a tiempo para el aniversario.

Ambas obras maestras han recibido nuevas vitrinas blindadas y con aire acondicionado y la ubicación de las obras en la sala también ha cambiado: «He reorganizado un poco para que los visitantes no pasen sin darse cuenta, como antes. Ahora pueden concentrarse completamente en las obras».

Un Leonardo de Vinci temprano: «Madonna Benois»

Madonna Benois: la delicada belleza

«El Benois es absolutamente único, ya que tener uno de los primeros trabajos de Leonardo es casi imposible», dice Kustodiyeva.

Presumiblemente, la virgen, pintada en delicados colores brillantes de verde y oro, es una de las primeras obras de arte del maestro, realizada a la edad de 26 o 27 años cuando este acababa de abandonar el taller de su maestro Andrea del Verrocchio. Según la leyenda, el cuadro fue llevado alrededor de 1790 por músicos italianos a Rusia.

Desde principios del siglo XIX, la obra se ha almacenado en grandes colecciones privadas hasta llegar como herencia a las manos de Maria Saposchnikova y su esposo Leonti Benois a principios del siglo XX.

En 1914, Benois, descendiente de una famosa dinastía ruso-francesa de arquitectos y artistas, vendió la imagen al Zar Nicolás II por 150 mil rublos de oro, que en ese momento correspondían a aproximadamente 1,5 millones de dólares, un precio récord para la época.

LAS OBRAS MAESTRAS DE LEONARDO DA VINCI Salvator Mundi Tal vez es el único trabajo de Leonardo da Vinci que permanece en manos privada. Fue subastado por Christie’s ,en Nueva York, en 2017, por 450 millones de dólares. Esta pintura fue creada alrededor del año 1500, y es una de las 20 obras conocidas de Da Vinci, aunque su autenticidad aún se debate. En 1958, la obra de arte fue vendida por 60 dólares, ya que se creía que no era la pieza original.

Madonna Litta: una disputa en colores brillantes

Si en el caso de la Madonna Benois no hay duda de que es un Leonardo, la segunda pintura del Hermitage, la Madonna Litta, es objeto de discusión entre expertos.

Algunos historiadores del arte, entre ellos el destacado experto británico en Leonardo da Vinci, Martin Kemp, profesor de Oxford y autor del libro Living with Leonardo (Viviendo con Leonardo), opinan que la imagen fue pintada, a partir de un dibujo suyo, en el entorno del maestro por Giovanni Antonio Boltraffio alrededor de 1490-1495. La santa virgen está vestida con el tradicional rojo y azul (ver foto principal).

Kustodiyeva defiende la autoría del cuadro de manera decisiva: «Generaciones de historiadores del arte han reconocido a Madonna Litta como una obra de Leonardo, el Hermitage tiene pruebas irrefutables».

La imagen fue comprada en 1864 como un verdadero Leonardo por el aristócrata milanés Antonio Litta para la colección del zar ruso. También en la próxima exposición en Milán, la imagen probablemente se emita como un Leonardo; por lo tanto, es inevitable una mayor escalada de la disputa entre expertos.

«Salvator Mundi»: tan caro, ¿y tal vez no un Leonardo da Vinci original?

Salvator Mundi: un thriller de arte con una secuela

Otro punto de discordia en el mundo de expertos del arte es el Salvator Mundi. La representación de Cristo, que perteneció por última vez a la colección del multimillonario ruso Dimitri Rybolovlev, se vendió en la casa de subastas Christie’s en noviembre de 2017 por 450,3 millones de dólares.

El comprador, el príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman, afirmó querer exhibir el cuadro en el Louvre de Abu Dabi como un «regalo para el mundo».

No obstante, desde hace varios meses, la imagen ha desaparecido. Ni el Louvre ni su sucursal en Abu Dabi dan información sobre el paradero del cuadro más caro del mundo. Sin embargo, existen dudas persistentes sobre su autenticidad.

Kemp confirmó en su momento la firma de Leonardo. «Para mí, no hay duda de que no es de Leonardo», responde, por su parte, Kustodiyeva. «Fíjate en lo grosera que está pintada la ropa o la esfera en su mano: esto no es Leonardo, a lo más es una obra de uno de sus alumnos menos dotados».

Este thriller no parece tener un fin pronto, ni siquiera 500 años después de la muerte del gran pintor.

(few/rrr)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

LEONARDO DE VINCI: EL RENACIMIENTO DE LA ANATOMÍA
Nueva perspectiva del cuerpo.
Leonardo da Vinci aprendió anatomía a través de la pintura. Sus esbozos fueron revolucionarios. Estudió la estructura, la función y las proporciones del cuerpo que prentendía plasmar de manera fiel al original. En el Renacimiento, ya no se veía en el cuerpo solo la carcasa del alma, como en Edad Media, sino que se celebraba la belleza del cuerpo humano.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: