Zona de Strikes: ¿Qué tanto importa el marcador ante Argentina?

No hay dudas que vamos a estar atentos al marcador ante Argentina, pero quizá no sea eso lo más importante para la Selección Nacional en su juego de hoy

Jonathan Loáisiga

Edgard Rodríguez C.

¿Cómo imagina usted el marcador ante Argentina?

Hay una escena retratada en el libro Mis Años Con Los Yanquis, de Tom Verducci, en la cual el propietario del equipo, George Steinbrenner, hace una visita al mánager del club, Joe Torre, después de una paliza 12-1 de los Bravos sobre los neoyorquinos en el inicio de la Serie Mundial de 1996.

Y claro, Steinbrenner no llegó para animarlo, sino para reclamarle a Torre después de la paliza, pero este fiel a su estilo, no pierde la compostura y aprovecha para decirle: “también vamos a perder el segundo juego. A Greg Maddux no le vamos a ganar, pero a partir del tercer juego, vamos a encargarnos de este asunto”.

A Steinbrenner no le gusta lo que escucha pero al final atina a decir: “está bien, pero por favor evita que caigamos en ridículo”. Y así fue. Atlanta ganó con Maddux 4-0 la segunda batalla y los Yanquis se encargaron de los cuatro partidos posteriores hasta ganar el título de la Serie Mundial ese año.

Seguro la recomendación del técnico Henry Duarte a la Selección Nacional de futbol que juega hoy (6:00 p.m.) contra Argentina, no fue como la de Steinbrenner a Torre, pero entre más lejos del ridículo sea la actuación de la tropa pinolera, mejor para los nicas y para el futbol en general.

Duarte preparó a estos muchachos no solo para que actúen con el mayor decoro posible, sino también para que lo hagan con dignidad y sin complejos, ante una real potencia del futbol mundial.

Solo el hecho de ser considerados para este partido, ya es un triunfo para el futbol pinolero y quizá el marcador sea lo menos trascendente, pero que tremendo sería que los nicas plantaran cara a semejante monstruo.

La espera ha terminado y llega el momento de apreciar esta cita con la historia para el futbol nicaragüense, que pasó de no ser considerado para jugar aquí en el vecindario, a medirse a equipos a los cuales solo ha admirado.

A nadie le gusta perder y menos por una goleada. Además hay situaciones en la vida en la que más que el esfuerzo, importa el resultado. Pero creo que este no es el caso. Estos muchachos se han ganado jugar este desafío. Ahora nos falta ver qué son capaces de hacer en medio de tan abrumadora superioridad de sus rivales.

Sigue a Edgard Rodríguez en Twitter: @EdgardR 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: