Medio ambiente no es una prioridad para el régimen orteguista

Las asignaciones presupuestarias de las instituciones encargadas de los recursos naturales no superan el uno por ciento del presupuesto general del país

medio ambiente

Es preocupante que el Ministerio de Educación, en el diseño de sus programas, no tienen mayores acciones para desarrollar un programa de medioambiente. LAPRENSA/ARCHIVO

Entre 2011 y 2018 en Nicaragua se perdió más de un millón 454 mil hectáreas de bosques, equivalente al 11 por ciento del territorio nacional, afectando a los bosques de pinos, ecosistemas y reservas naturales del país, según informó del Centro Humboldt.

Del total de bosque perdido, 52,322 corresponden a bosques de pino y 34,700 a manglares. Por otro lado, los pastizales aumentaron en más de dos millones 362 mil hectáreas.

«Esto da una idea de cómo ha sido el desempeño de gestión ambiental tanto pública como privada del país para este periodo. Esta información es relevante y digna de tener en cuenta para planificar el uso de los recursos de bosques y el manejo del sector forestal en su conjunto», declaró Víctor Campos, del Centro Humboldt, a propósito del Día Mundial del Medio Ambiente, que se celebró este 5 de junio.

Campos reiteró que el problema de la deforestación es por «una combinación de factores» que incluye la falta de seguimiento al tema y el avance agrícola. «Nos parece que los índices de crecimiento económico que tuvimos previo al 2018 se basaron en la sobre explotación de recursos naturales y el medio ambiente. De ahora en adelante debemos de repensar en nuestro estilo de desarrollo, que por supuesto necesita comer, necesita agua y alimentos, pero los estilos de desarrollo deben revisarse porque no creemos que la vía del monocultivo es una vía donde Nicaragua debería de transitar», alegó.

Lee también: 

Sobre esta situación, Campos lamentó el bajo nivel de prioridad que tiene la gestión ambiental en el país y que se ha empeorado con la crisis sociopolítica en abril de 2018.  «Nos parece que es una pena que los presupuestos para la gestión pública sigan siendo tan raquítica, mencionando que la defensa y protección del medio ambiente es una responsabilidad de los nicaragüenses, y el gobierno y las instituciones son los responsables de velar por un buen manejo del medio ambiente», declaró.

Las asignaciones presupuestarias de las instituciones encargadas de los recursos naturales no superan el uno por ciento del presupuesto general del país. El Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena) cuenta con el 0.47 por ciento del presupuesto, el Instituto Nacional Agro Forestal (Inafor) con el 0.13, la Autoridad Nacional del Agua (ANA) con el 0.03 y el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) con el 0.21 por ciento.

Sector forestal atraviesa su «peor momento»

El sector forestal pasa por uno de los «peores momentos» en cuanto al manejo, regulación y control, que es consecuencia de la falta de compromiso de las instituciones ambientales orteguistas. Para el 2018, el país tenía aproximadamente el 20 por ciento concesionado para minería metálica (oro y plata), correspondiente a más de 25 mil km2 de la superficie nacional, de los cuales diez mil han sido directamente a empresas privadas y 15 mil km2 entregados en administración a la Empresa Nicaragüense de Minas (Eniminas).

«Hay que mencionar que desde la crisis de abril se han realizado tres consultas, entre comillas, para permisos ambientales para concesiones, que aunque ya habían sido otorgadas, están con el interés de que entren en explotación en el más corto plazo», expresó el ambientalista.

La imagen muestra, en color amarillo, las concesiones mineras llamadas «reservas mineras» a cargo de Eniminas. «Ella tiene la potestad de entrar en negociaciones directas con empresarios para entregar en explotación esos territorios», dijo Campos. LA PRENSA/ CORTESÍA
En esta imagen muestra en color rojo las concesiones entregadas directamente a empresas privadas, principalmente internacionales y de capital canadiense. LA PRENSA/CORTESÍA

Además: Frontera agrícola se come los bosques en Nicaragua

Cifra récord de puntos de calor

Los bosques, ríos, reservas naturales, y otros, se encuentran en condiciones vulnerables debido al abuso del ser humano, fenómenos naturales y los efectos del cambio climático. Ejemplo de ello es la cifra récord que presentó este año los puntos de calor: en marzo y abril se identificó un total de 3,889 focos de calor. En relación a las áreas protegidas se registraron 644 focos de calor, equivalente al 16 por ciento.

Esto es un número significativo si se compara con el registro de marzo y abril de 2017, que presentó 1,784 focos de calor.

Víctor Campos, recordó que todos los nicaragüenses sienten los embates del cambio climático, por ejemplo, con las altas temperaturas que se registró este verano y que llegó a los 42 grados centígrados,  y que en diez días lloviera, producto del sistema de baja presión, lo acumulado en tres meses.