Juan Barrera agranda su leyenda y pone fin a la sequía de Centroamérica

Argentina fue un tiburón: con olfato y movimiento para matar, pero en medio del caos que es jugar contra el peso de astros sobre el césped, la Azul y Blanco supo vivir en el filo de la navaja con la agonía latente y la saliva entre la garganta. La tropa de Henry Duarte nunca se […]

El equipo nicaragüense que fue titular en la denominada Copa San Juan de Alienta, en Argentina. LA PRENSA/AFP

Argentina fue un tiburón: con olfato y movimiento para matar, pero en medio del caos que es jugar contra el peso de astros sobre el césped, la Azul y Blanco supo vivir en el filo de la navaja con la agonía latente y la saliva entre la garganta. La tropa de Henry Duarte nunca se dio por vencida en la búsqueda del gol, la goleada estaba escrita, no se necesitaba ser profeta para darse cuenta del marcador abultado, no obstante, la Selección no se cansó hasta encontrar el sueño: marcar un gol, se hizo historia y se detuvo la sequía centroamericana.

Juan Barrera apareció desde la pena máxima. El desborde de Armando Goufas y el centro que golpeó el brazo de Nicolás Ottamendi sentenció el penalti. ¡Apártese todo el mundo. Este disparo es mío! seguro dijo el Iluminado. Tomó poca distancia pero su derecha domada venció a Armani, a pesar de haber adivinado la trayectoria. Ese gol, según los datos del estadígrafo español Alexis Tamayo (Mister Chip), quebró la maldición de nueve años sin que una selección de Centroamérica rompiera el cascarón. La última fue Costa Rica en 2010, cuando perdió 3-2 con Diego Armando Maradona dirigiendo a la Albiceleste.

Lea más en: ¡Locura total! Jugadores de Nicaragua se desbordan para pedirle una foto a Lionel Messi

Tras ese encuentro Costa Rica empató 0-0 y luego cayó 3-0; Guatemala fue goleada 4-0; El Salvador perdió con decoro 2-0; Honduras supo resistir 1-0; Panamá se derritió 5-0 y el último desafío fue nuevamente ante Guatemala, pero Argentina la volvió a retratar con un 3-0 en Los Ángeles sin goles de Messi.

Asimismo, Juan Barrera agrandó su leyenda llegando a 18 goles con la Azul y Blanco, siendo el máximo anotador, mirando al kilómetro a Emilio Palacios quien hasta hace unos años era el delantero más letal con 12 tantos. No obstante, la pierna del mejor jugador pinolero sigue echando humo. Marcó su octavo gol en los últimos siete encuentros, otro reflejo más de su importancia.

Le puede interesar: Así te contamos el partido entre la selección de Nicaragua y Argentina

Además, Nicaragua igualó a Honduras, Panamá y Costa Rica al anotar un gol en su primer duelo contra Argentina. Los ticos lo hicieron en México en 1956 (3-2), los catrachos en San Pedro Sula 2003 (3-1) y Panamá en Santa Fe en 2009 (3-1).

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: