Excanciller Francisco Aguirre Sacasa asegura que limpiar la imagen de El Carmen es «misión imposible»

"El lobby pro gobierno, de existir, no ha tenido mucho éxito juzgando por las sanciones impuestas por Washington hasta la fecha, la aprobación por unanimidad de la Nica Act", señaló el exdiplomático.

Francisco Aguirre Sacasa, excanciller de Nicaragua, advierte al dictador, Daniel Ortega, negociar de buena fe

El excanciller de Nicaragua, Francisco Aguirre Sacasa. LA PRENSA/Jader Flores

El excanciller Francisco Aguirre Sacasa analiza las versiones de prensa de que la dictadura Ortega Murillo estaría contratando nuevos cabilderos para lograr paliar las presiones en Washington para endurecer las sanciones en contra los funcionarios del régimen.  Considera una «misión imposible» limpiar la mala imagen del régimen luego de la matanza provocada para reprimir las protestas ciudadanas en 2018.

Se rumora con mucha insistencia que el gobierno de Nicaragua ha contratado los servicios de un cabildeador en Washington para escudarse de medidas norteamericanos en contra del Gobierno y allegados a él. ¿Qué sabe usted de esto?

Yo también he escuchado esos rumores, y no me extrañaría. Pero al rastrear el listado de agentes o cabilderos estadounidenses, publicado por el departamento de Justicia de Estados Unidos, no aparece ningún agente cuyo principal cliente sea el Gobierno de Nicaragua.

Lea además: Douglas Farah: Esquema “criminal” blinda a regímenes totalitarios ante sanciones

Entonces, ¿Ortega no tiene contratado a nadie?

No necesariamente. Parece que en Estados Unidos algunos cabilderos no se inscriben con el Ministerio de Justicia a como exige la Ley para el Registro de Agentes Extranjeros, conocido como FARA por sus siglas en inglés. Paul Manafort, por ejemplo, quien fue jefe de campaña de Donald Trump y que también había trabajado para el Gobierno de Ucrania, nunca se inscribió en FARA. En parte por esto, ahora está encarcelado.

Puede leer: Subsecretaria para asuntos del hemisferio occidental de Estados Unidos insta a otros países a imponer sanciones al régimen de Ortega

Ahora bien, hay muchos individuos o firmas que ofrecen el servicio de cabildeo, para gobiernos extranjeros. Y la mayoría de estos gobiernos retienen sus servicios. Durante el Gobierno de doña Violeta trabajaba para su gobierno una firma llamada Jefferson Group. Esa misma empresa, que por cierto fracasó, me ofreció sus servicios cuando fui nombrado embajador. Pero durante la Administración Alemán no retuvimos los servicios de cabildeadores. Yo me encargaba de esos oficios directamente.

Y durante el Gobierno Ortega-Murillo, ¿se han contratado cabildeadores?

Sí. Entiendo que el Gobierno contrató en su momento a Arturo Estupiñan, un exasesor cercano de Ileana Ros-Lehtinen, para hacer lobby en contra de la Nica Act. Pareciera insólito, yo sé, su contratación en vista de que era una persona cercana a la impulsora de la Nica Act, pero así es Washington. La idea es ¿quién mejor para defenderte de una amenaza legislativa que uno de los que mejor la conoce?

También: Sanciones contra el régimen orteguista siguen en curso, según analistas estadounidenses

¿Volviendo a la pregunta inicial, ¿cree que Daniel Ortega tiene contratado un cabildeador?

No sé. Pero lo que sí te puedo confirmar es que el lobby pro gobierno, de existir, no ha tenido mucho éxito juzgando por las sanciones impuestas por Washington hasta la fecha, la aprobación por unanimidad de la Nica Act. Un extenso editorial reciente en el Washington Post condenando la violación de libertad de prensa en Nicaragua y el pésimo ranking que Freedom House le acaba de dar a El Carmen en temas relacionados con ese mismo tema: la libertad de prensa. Por otro lado, nuestra realidad desde el 18 de abril de 2018 ha sido tan espeluznante que limpiar la imagen de El Carmen es prácticamente misión imposible.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: