Anthony Matthews: «Me ponen nervioso los sapos»

Como vocalista de Dimensión Costeña ha recorrido toda Europa y buena parte de Latinoamérica. De chavalo le decían "Toro Bravo" y no le gustan los sapos.

El cantante costeño comenzó su carrera en 1968, en un grupo de Bluefields que se llamaba Hiber. Asegura que le gusta cocinar platos caribeños y que a la hora de elegir comida en otros países la ha pasado mal. Como vocalista del grupo Dimensión Costeña ha recorrido toda Europa y buena parte de Latinoamérica.

¿Cuál es su comida favorita?
El rondón, yo lo cocino desde que era pequeño.

¿Practica o practicó algún deporte?
Antes jugaba mucho al beisbol y  basquetbol.

¿Cuál es su mala palabra favorita?
Hijueputa (ríe), la digo todos los días.

¿Cuándo supo que se quería dedicar a la música?
Desde que tenía unos ocho años. Tocaba con  latas, con botellas y me gustaba cantar.

¿Tiene algún apodo?
Tengo un montón, pero me acuerdo que me decían Toro Bravo, me lo puso un miskito.

¿Cuál es su película favorita?
Kramer vs. Kramer, esa cinta me impactó mucho.

¿Qué es lo más extraño que ha comido?
Una sopa que se llama Gulash, fui a Alemania en 1981 y no sabía qué pedir, al final me decidí por eso y era apenas el plato de entrada.

¿Cuál es su artista favorito?
Roberto Carlos.

¿Qué le pone nervioso?
Sin lugar a dudas me ponen muy nervioso los sapos, no me gustan.

¿Qué le produce miedo?
Los cementerios, siento como que los muertos me van a llevar.

¿Recuerda algún momento vergonzoso?
La verdad es que no me acuerdo de esas cosas. Esta pregunta la vamos a dejar pendiente.

¿Se arrepiente de algo?
No me arrepiento de absolutamente nada.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: