Represión coloca a Nicaragua como el país en el mundo con peor deterioro de la paz en 2018-2019

Nicaragua bajó 54 puestos respecto al año anterior y se sitúa en el sitio 120, entre naciones en guerra y con graves conflictos políticos y sociales.

La represión orteguista dejó al menos a seis personas muertas e hirieron a más de 35 en Masaya. LA PRENSA/ MANUEL ESQUIVEL

La represión orteguista ha dejado más de 300 muertes durante las protestas desde el pasado 18 de abril. LA PRENSA/MANUEL ESQUIVEL

La represión estatal desatada por el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo desde abril de 2018, ubicó violentamente a Nicaragua como el país que más empeoró en el mundo su nivel de paz, según el Índice de Paz Global 2019 (GPI por sus siglas en inglés).

El informe, elaborado por el prestigioso Instituto de Economía y Paz y divulgado este miércoles 12 de junio en Londres, evalúa la situación de 163 países en 2018 y refleja que Nicaragua bajó 54 puestos respecto al año anterior y se sitúa en el sitio 120, entre naciones en guerra y con graves conflictos políticos y sociales.

De acuerdo al informe, el increíble deterioro de la paz social en el país se debe a la grave crisis sociopolítica que afecta al país desde el 18 de abril de 2018 por la represión estatal y paramilitar dirigida por la dictadura y que, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), ha causado al menos 325 muertes, aunque organismos locales elevan la cifra a 594 y el régimen solo reconoce 200.

Número uno entre los peores de 2018

De acuerdo al informe, que es referencia global para inversionistas que buscan países seguros y pacíficos para hacer negocios, Nicaragua es el país número uno entre cinco a nivel mundial que más sufrieron el deterioro de la paz social, luego que el gobierno e instituciones bajo su mando perpetraran la mayor masacre de civiles desde el final de la guerra en 1990.

“Nicaragua tuvo el mayor deterioro en el GPI de 2019 después de reincidir en nueve indicadores, incluidos los delitos violentos, el encarcelamiento, la inestabilidad política y la intensidad de los conflictos internos, lo que resultó en una caída de 54 lugares”.

“Las protestas pacíficas contra las reformas de la seguridad social se enfrentaron con la violencia policial en abril de 2018, y el conflicto entre el gobierno y la oposición se intensificó durante el año siguiente. Al menos 325 personas han sido asesinadas y los manifestantes han pedido la renuncia del ex líder sandinista, Daniel Ortega, quien ha ocupado el cargo desde 2006”, precisa el informe.

“El colapso económico en Venezuela ha disminuido drásticamente la ayuda a Nicaragua, forzando recortes a los beneficios del gobierno y erosionando los intereses políticos y sociales”, detalla el GPI 2019.

El dictador Daniel Ortega no solo ordenó la represión letal contra la población civil, sino que posteriormente mandó a entrenar a sus agentes en técnicas de guerra para seguir reprimiendo al pueblo de Nicaragua. LA PRENSA/TOMADO DEL SITIO WEB DE LA POLICÍA ORTEGUISTA

Hubo represión estatal y no «golpe de Estado»

Según el informe, el deterioro de la paz en Nicaragua fue provocada por una crisis política en curso desde abril de 2018, “cuando las protestas contra una reforma del sistema de pensiones fueron reprimidas violentamente por las fuerzas de seguridad del estado y la policía auxiliar, aumentando la inestabilidad política y la intensidad del conflicto interno”.

Pese a que el régimen sostiene contra viento y marea una tesis de “fallido golpe de Estado” para justificar sus abusos, este informe internacional, al igual que todos los análisis sobre la crisis, desecha ese planteamiento oficialista y achaca el origen de la crisis a la represión estatal que afecta al país desde 2007.

represión orteguista
Con el traje más nuevo que tenía y el sombrero con el que siempre bailaba fue despedido el bailarín de folclor. LA PRENSA/Óscar Navarrete

“El movimiento de protesta se expandió en manifestaciones más amplias contra la presidencia de Daniel Ortega y con demandas de reformas políticas de largo alcance, incluidas elecciones anticipadas. Una creciente presencia de fuerzas paramilitares y paramilitares alineadas con el gobierno se ha desarrollado desde el inicio de la crisis política”.

“Las fuerzas progubernamentales han continuado reprimiendo violentamente las manifestaciones, lo que ha resultado en más de 325 muertes y más de 700 personas tomadas como presos políticos. Esto ha llevado a las percepciones negativas de criminalidad de alta a muy alta”, refiere el documento que, además, retoma cómo la crisis de represión ha repercutido en la región.

“Las relaciones de Nicaragua con los países vecinos también se deterioraron el año pasado. La comunidad internacional ha criticado la respuesta represiva del gobierno a la crisis, mientras que Estados Unidos impuso sanciones a los nicaragüenses acusados ​​de cometer abusos contra los derechos humanos o actos de corrupción”, señala el GPI 2019.

Francia, represión, ONU
La Policía dirige la represión de las manifestaciones de ciudadanos autoconvocados LA PRENSA/ J. FLORES

Sobre el Instituto de Economía y Paz

El Instituto de Economía y Paz (IEP, por sus siglas en inglés) es un grupo de expertos independiente, no partidista y sin fines de lucro dedicado a cambiar el enfoque del mundo hacia la paz como una medida positiva, alcanzable y tangible del bienestar humano y progreso.

El IEP logra sus objetivos mediante el desarrollo de nuevos marcos conceptuales para definir la paz; proporcionando métricas para medir la paz y descubrir las relaciones entre negocios, paz y prosperidad, así como promover una mejor comprensión de los factores culturales, económicos y políticos que crean la paz.

IEP tiene su sede en Sydney, con oficinas en Nueva York, La Haya, Ciudad de México, Bruselas y Harare.

Trabaja con una amplia gama de socios a nivel internacional y colabora con organizaciones intergubernamentales en medir y comunicar el valor económico de la paz.

Esta es la decimotercera edición del Índice de Paz Global, (GPI), que clasifica 163 estados independientes y territorios según su nivel de paz.

El GPI cubre la situación del 99,7% de la población mundial, utilizando 23 indicadores cualitativos y cuantitativos de fuentes muy respetadas, y mide el estado de la paz usando tres dominios temáticos: el nivel de seguridad social y seguridad; la extensión de conflictos internos e internacionales en curso y el grado de militarización y relación de confianza entre las sociedades y sus fuerzas públicas.

Este gráfico ilustra los cinco países que mejoraron sus condiciones de paz (en barras verdes), encabezados por Ucrania. Y también ilustra los cinco países que empeoraron sus condiciones de paz social, encabezados en el mundo por Nicaragua, seguida por Burkina Faso, Zimbawe, Irán y Brasil.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: