“Asómate” a la pintura de Nelson Estrada Solórzano: retratos familiares y otras expresiones

Exposición fue inaugurada en la galería del Centro Cultural Pablo Antonio Cuadra. Obras como “Guacamayas en un chagüital” se expondrán en la Bienal de Florencia, Italia, en octubre

La exposición individual, “Asómate” del arquitecto, coleccionista y pintor Nelson Estrada Solórzano se inauguró ayer en la galería del Centro Cultural Pablo Antonio Cuadra (PAC). Esta selección expone retratos familiares, así una recreación creativa de obras modernas, surrealistas, abstractas, geométricas y del paisaje nicaragüense.

Estrada Solórzano, explicó que obras como “Guacamayas en un chagüital” se expondrán en la Bienal de Florencia, Italia,  evento tendrá lugar entre el 18 al 26 de octubre del 2019 y al que concurrirán creadores del arte contemporáneo.

Lea : Cómo luchar contra dictadura de Ortega propone libro que ofrece lecciones de Sandino, Carlos Fonseca y Pedro Joaquín Chamorro sobre democracia y libertad

Para el conocido pintor Sergio Velásquez quien brindó asesoría técnica a Estrada Solórzano, sus obras gozan de originalidad al pintar obras que recuperan  a través del retrato la memoria familiar, y otras desde la modernidad.

La exposición “Asómate” del pintor nicaragüense Nelson Estrada Solórzano fue inaugurada ayer (viernes 14 de junio) en la galería Centro Cultural Pablo Antonio Cuadra, en Managua. LA PRENSA/Roberto Fonseca

Una de esas es el retrato “Don Mariano Estrada Díaz”, padre del artista, otra titulada”. Otra de sus obras es “Caja flotante- El cuento que papá nunca me contó”, dedicado a su hijo, y así entre otras.

Lea también: Rostros de héroes y mártires surgidos de la revolución cívica de abril dibujados por Fernando Quintero

Asimismo ha trabajado otras piezas de expresión abstracta, entre ellas “Vitrales”, o la titulada “Alegoría al flautista de Manet”, o la que da nombre a la exposición “Asómate”,  que recuerda obras de René Magritte, entre otras que buscan crear sus propias visiones y relecturas desde la actualidad.

Por el momento su muestra personal permanecerá en la galería del PAC, en Managua, hasta el 20 de junio. Entrada libre.

“Mi obra la dedico a la familia. Al núcleo familiar que es la fortaleza de una nación, conscientes que ese núcleo está bordado con fibra humana, de amor y dedicación. En mi propio microcosmo lo he vivido y doy gracias al Señor por unos espléndidos vástagos, Tania, Nelson y Mariano los que han seguido una trayectoria ejemplar y son a ellos quienes junto a su dedicada y fiel madre Martha, mi amada esposa, les dedico mi corazón con toda mi obra”.

Su obra que sigue los pasos de la figuración, enfocado en parte en el retrato familiar, dejados por Rodrigo Peñalba, Asilia Guillén, Gloria Grön, Margarita Chamorro Cardenal y Claudia Chamorro Cardenal, entre otros.

Esta muestra personal ha sido valorada por Bayardo Gámez Altamirano:  “Su creación pictórica es resultado de la formación artística y cultural acumulada durante muchos años en diferentes escenarios geográficos combinado con su dedicación personal al tomar pinceles, pinturas y lienzos para el desarrollo de sus propias obras. Todavía tiene mucho que dar explorando el estilo figurativo y el abstracto, a fin de mostrarla a un público más amplio para que la conozcan y aprecien”.

LA PRENSA/Roberto Fonseca

Asimismo por el poeta Julio Valle Castillo. A continuación dejamos su texto:

“Asómate” a la Pintura de Nelson Estrada Solórzano

Por Julio Valle Castillo

A sus casi 70 años, sorpresivamente Nelson Estrada Solórzano, un pianista de segura digitación y compositor, se decide y asume como artista plástico profesional, aunque desde su adolescencia hacía dibujos y emborronaba colores, y se aparece en el panorama dinámico de nuestras artes visuales.

Se trata de una fidelidad a la vocación y de un recorrido por la pintura moderna e internacional; en él no hay nada de costumbrismo ni de folklore ni de regionalismo. Todo es o imaginativo o moderno.

Lea también:  Frida Kahlo: qué se escucha en el audio que puede ser el único registro que existe de la voz de la artista mexicana

Estrada Solórzano crece en un ambiente musical donde los objetos de porcelana, pinturas mitológicas del siglo XIX decoraban las salas de la casa de sus mayores. Esta es su primera exposición personal, 26 telas y canvas; no en vano se titula “Asómate”, invitación a conocerlo como pintor y a conocer su obra primigenia, que lo incorpora a la variada y libérrima tradición de la pintura nicaragüense que es una de las mejores de Centroamérica, como ya apuntamos. Pintor tardío o pintor precoz, dirán, da igual. El valor radica en la pintura, en la factura y acabado.

En la mayoría de estos lienzos pareciera predominar una iconografía familiar, algo que hicieron en Europa Picasso, con su hija “Paloma” y su madre, y en América Carlos Mérida y su esposa Dalila e hija bailarina, Ana Mérida, en un vuelo circular de gestos y faldas; Diego Rivera y su entonces esposa Lupe Marín y sus hijas; el maestro nicaragüense Rodrigo Peñalba, quien retrató a todos sus hijos e hijas y a sus nietos y esposa, es decir, modelos personales, entrañables, domésticos, vivenciales, desmitificación de las figuras divinas o sagradas.

En Nelson Estrada surgen el autorretrato, los retratos de sus padres y de sus hijos en diversas edades pero aunque esta temática tiene su importancia, resultaría quizá anecdótica. Lo importante, lo trascendente es su ejecución pictórica, la paleta, la mezcla de la pintura y los dibujos, los fondos en tinta que parecen grafitos, lo que da una sensación de cuadros inconclusos, y que unido a su figuración geométrica, al colorido que denota un estado exaltado de conciencia, su modernidad.

Tiene dos retratos de su madre, uno de perfil, contemplativo, “Olga” que podríamos decir intimista y que sugiere muy acertadamente la época de los treinta y otro titulado “Nostalgia en un Vapor de 1919”, que representa a una muchacha sobre cubierta de un barco lleno de evocación y de nostalgia, un cuadro verdaderamente poético, no sólo por los pasteles del cielo marino y el rosa del traje de alguien que parte, que navega, que se separa. Un lienzo sentimental, sensible, sensitivo, que vive retroactivamente el tiempo, lo que revela el poder creador del pintor.

Otros retratos dignos de admirarse son “Dama Bajo el Arco”, sobre un enladrillado y bajo un arco rojo, con no sé qué sabor oriental y “Felicidad”, de una pareja que es bi-plástico, acrílico y grafito o tinta china al fondo, plenamente logrado.

Es un pintor moderno, entre las múltiples y por tanto complejas tendencias, corriente y escuelas de la pintura actual. Actualidad que quizá arranquen desde los impresionistas.

El paisaje de “Guacamayas en un Chagüital” que participará en la Bienal de Florencia 2019. LA PRENSA/Roberto Fonseca

Heterogeneidad que en Nelson Estrada podemos distinguir varias tendencias o motivos, el retratista, el paisaje de “Guacamayas en un Chagüital” que participará en la Bienal de Florencia 2019; el pos surrealista, algún expresionista abstracto, o el clásico renacentista. La fuerza de las bestias y la intuición del desastre “Cinco Caballos que Fueron”. Véanse la cuadrilla de caballos y el carro del gladiador volcado al borde del abismo, amén de las técnicas mixtas.

El cuadro paradigmático de esta muestra es “Asómate”, el ojo tras la hoja de papel. Un realismo a la manera del belga René Magritte, cuyo rostro del personaje es una hoja de papel donde asoma un ojo que invita a asomarnos a su obra. Datos como el traje y la corbata y el pelo cano, nos hace suponer a un señor en mayoría de edad. Es un juego entre el espectador, el pintor y el cuadro. El personaje carece de todo rasgo fisonómico con excepción del ojo. El ojo es el medio por cual el lienzo y el espectador establecen su interrelación.

La alusión a Magritte es sólo aprovechamiento y la figuración realista lo vincula con el surrealismo, más bien con un pos surrealismo, con una realidad inventada o recreada. Véase “Alegoría al Flautista de Manet” de cuyo instrumento salen las notas y las claves evidenciando la música que es sonora y aquí resulta únicamente visible.

Parte de esta invención es el colorido y el anticolorido, por ejemplo, el paisaje en blanco, grises y celestes tenues “Paisaje Frío” y los personajes de una familia aparecen, uno en blanco y el fondo negro “Hombre con Fondo Negro” y los otros blancos adquieren un rosado subido o levemente subido que los hace irreal o surreal, “Tres Edades”, y no sólo la piel sino los fondos y los trajes.

“Don Mariano Estrada Díaz”,  un retrato del padre del pintor Nelson Estrada. LA PRENSA/Roberto Fonseca

Véase el retrato de su padre “Don Mariano Estrada Díaz”, corbata roja y fondo rojo marrón y el “Autorretrato” obviamente de Nelson Estrada con la cabeza algo reclinada, reflejando su interior y un marco dorado de fondo y un respaldo quizá rojo oscuro, más bien, vacío. El retrato o retratismo no es únicamente el parecido, la similitud fisonómica del modelo, sino la penetración, la interpretación psicológica, la opinión sobre el retratado y/o la retratada.

Le puede interesar: Luis Enrique Mejía Godoy: “Ni la tortura ni la humillación podrán encarcelar la esperanza”

Volviendo a su aprovechamiento del pos surrealismo hay que reparar en tres piezas “Hermanos en un Bistro Francés”, “Contemplación” y “Cajas Flotantes – El Cuento que Papá Nunca Me Contó”. El primero plantea un contraste entre los dos hermanos y la sombra de la mano y el brazo y la cabeza fragmentadas que proyectan de modo fantasmal sobre la pared.

El segundo, “Contemplación” de un posible antropólogo, médico o científico que observa una humanidad y un entorno trasmutado en un rostro negado por un círculo negro, un mundo de dos círculos verdes, un triángulo rojo y dos franjas blancas que articulan la escena.

Tres de sus obras: «Contemplación «Caja flotante- El cuento que papá nunca me contó” y «Niño en el parque de Versalles». LA PRENSA/Roberto Fonseca

¿Serán dos mundos contrastados, contradictorios, la modernidad varia y el rostro clásico, que ausculta esta variedad, este cruce entre el hombre o su rostro y las distintas figuras? y el tercero, “Cajas Flotantes – El cuento que papá nunca me contó”, otro hombre, un caballero vestido de traje que extrañado ve un mundo lleno de cajas flotantes en un fondo geométrico rojo o en el aire, acaso la caja de pandora, acaso un baúl misterioso, quizá un mundo enclaustrado y ajeno al orden.

Este aprovechamiento del pos surrealismo procede del realismo que simultáneamente cultiva el pintor. Véase, “Bañista Bajo Luna Roja”, el bañista con un sol crepuscular, un fondo geométrico en variedad de colores, las cabezas de plátanos “Cuadrados y Patriotas”, o la tradicional naturaleza muerta, “Chayote con la Flor Solitaria” el bodegón con un fondo rojo plano y el “Joven con Bola de Soccer”, con fondo de ladrillos, el niño “Rehuso nadar” que rechaza bañarse ya en el mar o en la piscina, tres posibles hermanos en “Tres Edades”, el joven “Después del Soccer” y el “Niño en Parque de Versalles”.

Nelson Estrada Solórzano en la firma de su libro que reúne obras de su exposición «Asómate». LA PRENSA/Roberto Fonseca

Del realismo incursiona al hiperrealismo con su “Rodajita de Manzana”, que lo integra a la familia o al cruce del arte con la publicidad, como Andy Warhol. Se trata de una manzana de gran formato, cuyas sombras desde el pistilo la dotan de gran volumen y a su vez la tarjan en la parte central. Es un cuadro muy sencillo, a la vez complejo.

Otro elemento de la obra de Estrada es su geometrismo, triángulos, rombos, cuadrados que le sirven para construir pisos o alegorías, como la bandera patria que se centra en una especie de vitral en su obra “Vitrales”. Por lo menos cinco canvas y telas tienen estos fondos geométricos.

Su obra, aparentemente inicial, pero madurada por largo tiempo, ha recibido el reconocimiento nada menos de la Bienal de Florencia para este año, una de las capitales del milenario Renacimiento pone su pupila en un artista y en el arte de Nicaragua.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: