Arturo Castro, el millennial latino que cuestiona en el show Comedy Central estereotipos en EEUU

El show Comedy Central busca sobre todo hacer reír, subraya Castro, pero también "educar" y mostrar que los latinos no son "tan atemorizantes", ni "malos"

Arturo Castro en la proyección de su show «Alternatino» en el Crosby Street Hotel de Nueva York.LA PRENSA/AFP / Cindy Ord

Un latino que no sabe bailar salsa, un policía de migración que celebra que Estados Unidos ya no tiene a niños inmigrantes en jaulas sino «pastando libremente» dentro de una cerca electrificada o un pandillero centroamericano que trabaja en secreto para Donald Trump.

Estos son algunos de los 42 personajes creados por el actor guatemalteco Arturo Castro, de 33 años, estrella de «Alternatino», un nuevo show en inglés que se estrena este martes en el canal de cable estadounidense Comedy Central.

Lea: Gioconda Belli leerá poemas por Nicaragua libre y la libertad interior del ser humano

El programa busca sobre todo hacer reír, pero también derribar estereotipos en momentos en que los latinos están bajo ataque en Estados Unidos, con un gobierno hostil a México y a los inmigrantes latinoamericanos.

El creador, guionista, productor ejecutivo y actor de «Alternatino», que comenzó a ser emitido en la plataforma digital de Comedy Central en 2015 y ahora se gradúa a la pantalla chica, dijo que sintió la responsabilidad de hablar con humor de ciertos temas que afectan duramente a su comunidad.

«Pensé que teniendo una plataforma como esta, sería irresponsable de mi parte no hablar de ciertas cosas que me parecen injustas», dijo a la AFP Castro, que nació y creció en Guatemala y se mudó a Estados Unidos hace poco más de una década.

Lea: Cómo luchar contra dictadura de Ortega propone libro que ofrece lecciones de Sandino, Carlos Fonseca y Pedro Joaquín Chamorro sobre democracia y libertad

Arturo Castro, protagonista de su nuevo show «Alternatino» en Comedy Central, en The London Hotel de West Hollywood, California. LA PRENSA/AFP / Matt Winkelmeyer

Reír para no llorar

El show busca sobre todo hacer reír, subraya Castro, pero también «educar» y mostrar que los latinos no son «tan atemorizantes», ni «malos». «Aliviar estos miedos para poder tener una conversación honesta, y quizás un poco más de empatía», dice.

«Para no llorar, aliviamos las cosas con un poco de humor, nos relajamos un poco».

En un sketch, Castro se transforma en un rubio agente de la policía migratoria ICE que, en un spot publicitario para la agencia, celebra que los niños inmigrantes sin papeles separados de sus padres en la frontera con México ya no están jaulas sino «cage-free», pastando libremente en un campo rodeado por una cerca eléctrica.

Lea además: Una guerra por el libro en América Latina

«El gobierno estadounidense está comprometido a robar y encarcelar niños inocentes de la manera más humana posible», dice el sonriente policía, mientras niños y adolescentes vagan como pollos en un campo árido. Ya no les damos antibióticos y tienen una dieta saludable, dice el policía mientras los niños comen manojos de pasto.

En otro, es un puertorriqueño que atrapa uno de los rollos de papel de cocina lanzados por el presidente estadounidense Donald Trump a los damnificados tras el huracán María, recibe un codazo en la cabeza en el intento y tiene una epifanía.

Sueña que el papel tiene poderes mágicos, cura a heridos y trae de vuelta la electricidad a la isla destrozada, todo en un videoclip tan desopilante como trágico.

Un sketch toca el tema de las ideas preconcebidas y lo que la sociedad espera de un verdadero «macho» latino. Muestra a Castro con una chica a la cual le apasionan los hispanos. Pero la decepciona porque no sabe bailar salsa, y ésta le reprocha además que es «delicado» y tiene «manos suaves».

«¡He estado actuando como una caricatura latina toda la noche solo para ir a tu casa contigo!», lanza él desesperado cuando ella le pide que le susurre en español.

Un lento progreso

Para Castro, que actuó en la comedia televisiva «Broad City», también de Comedy Central, y en «Narcos», la exitosa serie de Netflix, la representación de los latinos en el cine y la televisión está cambiando para mejor.

«Todavía tenemos un largo camino a recorrer. Pero creo que hoy es mucho mejor que hace 10 años atrás. Y en los próximos 10 años, me gustaría ver a un doctor en la televisión que resulta ser latino», dijo Castro.

El último informe sobre la diversidad en Hollywood de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA), publicado este año, señala que el porcentaje de latinos en roles principales en el cine fue de 5,2% en 2017, y en shows televisivos de 6,2%, cuando los hispanos representan el 17% de la población estadounidense.

«Pero para ser honesto, es un gran honor tener mi propio show de televisión, es loquísimo. Solo es posible hoy, no hace 10 años».

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: