Autoconvocado que regresó del exilio y fue secuestrado por la Policía Ortega está siendo torturado, denuncian sus familiares

Las autoridades de la Policía en Ocotal no le brindan a la familia información sobre el estado de salud de Diomedes Reyes Hernández.

Diomedes Reyes, presos políticos

Reyes fue secuestrado el pasado 27 de mayo por un grupo de antimotines y paramilitares fuertemente armados en su casa de la comunidad de La Palanca. LA PRENSA/Cortesía

Los padres del joven Diomedes Reyes Hernández, quien fue secuestrado el pasado 27 de mayo por paramilitares y antimotines en la comunidad La Palanca del municipio de Quilalí, en Nueva Segovia, piden la libertad de su hijo que ha sido sometido a torturas en las celdas en Ocotal. Reyes Hernández fue acusado por el régimen de tenencia ilegal de armas.

Melida Hernández Centeno, madre de Reyes Hernández, denunció que el judicial a cargo del caso de su hijo se niega a admitir la solicitud de nombrarle un abogado particular y, aseguran, lo han llevado a audiencia preliminar nombrándole a un defensor público, del cual desconfían ya que saben que no lo va a defender a como lo establece la ley.

Lea además: Autoconvocado regresa al país creyendo en el programa de “retorno seguro” de la dictadura y termina secuestrado por la Policía orteguista

Los familiares de Reyes Hernández desconocen si lo dejaran en libertad este martes 18 de junio, cuando se vence el plazo del acuerdo para la liberación de todos los presos políticos. Reyes Hernández, de 21 años, aparece en la lista de presos políticos que aún permanecen secuestrados por el régimen de Daniel Ortega.

En su desesperación por saber en las condiciones en que se encuentra Reyes Hernández, sus padres se han movilizado hasta la ciudad de Ocotal, donde lo tienen secuestrado en el comando de la Policía, pero ahí no les brindan ninguna información.

Puede leer: Policía Orteguista secuestra a joven autoconvocado y lo acusa de robo con intimidación

Reyes Hernández fue secuestrado el pasado 27 de mayo por un grupo de antimotines y paramilitares fuertemente armados en su casa de la comunidad de La Palanca, en Quilalí, Nueva Segovia, a donde había regresado a finales de enero de Costa Rica, confiado en las promesas del régimen de Daniel Ortega de facilitar el «retorno seguro» a todos los manifestantes que se exiliaron en el contexto de las protestas en abril del 2018. Reyes se fue huyendo porque era perseguido y amenazado de muerte por grupos de paramilitares y de la Policía por participar de las protestas.

Tras sacarlo a la fuerza de su vivienda, fue trasladado en una patrulla que fue custodiada por camionetas blancas Hilux, dónde iban los encapuchados y armados de civil, a un lugar desconocido.

Días después de que se hizo público el secuestro de Reyes Hernández, la Policía Orteguista (PO) emitió un comunicado donde aseguraba que a éste lo habían detenido a bordo de un vehículo sobre la vía de una zona del departamento de Nueva Segovia y que, supuestamente, le habrían encontrado varias armas de fuego.

“Ellos (antimotines) vinieron a eso de las 8:00 de la noche a bordo de varias camionetas de patrullas de la Policía (Orteguista) y los paramilitares en camionetas blancas, llegaron del poblado de Quilalí, y sacaron a mi sobrino Diomedes Reyes Hernández a golpes y patadas antes de subirlo a la tina de esos vehículos, y se lo llevaron con destino desconocido”, dijo en ese momento José Reyes Moreno, tío del joven secuestrado.

También: Policía detiene en Chinandega a seis convencionales de Ciudadanos por la Libertad por llevar banderas azul y blanco

“Antes de irse con mi sobrino secuestrado estos amenazaron a las familias de esta comunidad de apellidos Martínez, Reyes, Peralta y Moreno, por haber participado de las protestas y marchas campesinas en esta zona”, agregó José, quien añadió que hasta el padre de su sobrino se exilió.

Los paramilitares que ayudaron en su secuestro operan desde abril del 2018 en todas las zonas de Nueva Segovia, donde abiertamente reciben apoyo de alcaldes orteguistas, dirigentes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y de mandos de la Policía de este departamento.

Intentan secuestrarlos

José Reyes Moreno y Elías Antonio Reyes, ambos tíos del joven secuestrado, manifestaron que son perseguidos con intenciones de secuestrarlos. “Nosotros no hemos podido regresar a la comunidad de La Palanca, en Quilalí, porque los policías y estos paramilitares vigilan día y noche varias de las comunidades y hay gente que ha tenido que huir por temor a que los maten”, señaló José Reyes.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: