Carlos Estrella a su tercer intento por el triunfo 100 de su carrera

Estrella se unirá a Martín Bojorge, quien es cuarto de la lista con 153 éxitos, como rivenses en el club, si vence al San Fernando.

Carlos Estrella ganó en una de sus dos apariciones del fin de semana pasado con el Frente Sur Rivas, que enfrentó a la Costa Caribe. LA PRENSA/OSCAR NAVARRETE

Carlos Estrella venció 4-1 al San Fernando en su tercer juego buscando el triunfo 100. LA PRENSA/OSCAR NAVARRETE

Los ganadores de 100 juegos conforman el posible club de más respeto en nuestro beisbol y el rivense Carlos Estrella está a punto de ser parte de él.

El derecho de 36 años de edad acumula 99 triunfos desde su debut en el beisbol superior en 2003 con Rivas, aunque fue hasta un año después con Granada que ganó por primera vez.

Estrella subirá a la colina del estadio Yamil Ríos Ugarte esta tarde (1:00 p.m.) para enfrentar al San Fernando, en el primero de un doble juego que es vital para las Fieras, porque luchan por su clasificación. Rivas ya está fijo en la segunda vuelta.

Estrella se unirá a Martín Bojorge, quien es cuarto de la lista con 153 éxitos, como rivenses en el club.

Mientras tanto en Boaco, los Productores reciben la visita de Zelaya Central en un doble juego de vida o muerte que iniciará a las 10:00 de la mañana.

Boaco viene de ser barrido por el Bóer y de paso cayó al octavo lugar, alejándose del sueño de clasificar a la segunda ronda.

Zelaya Central también pelea por su clasificación y si lograran barrer a Boaco, al mismo tiempo que Granada pierda ante Carazo, provocarían un empate con los granadinos en el último puesto clasificatorio del grupo A.

Granada se mueve a Jinotepe este noche (6:00 p.m.) y solo ganando garantiza conservar su lugar en la tabla de posiciones.

En el grupo B hay más tensión. La Costa y Chinandega saltaron de la zona de eliminación a la zona de clasificación, desplazando al San Fernando y Boaco.

En otro juego de reprogramación, Chontales recibe la visita de Jinotega, que debe sacar al menos un triunfo para no complicarse, porque matemáticamente todavía podrían quedar fuera.