¡Es ganar o ganar! Haití decide el futuro de la Azul y Blanco en la Copa Oro

Otra vez es Haití (este jueves 5:00 p.m.) el rival que decidirá si la Azul y Blanco sigue con cuerda o se despide de la Copa Oro. Nicaragua viene de sufrir una tempestad, tanto en lo deportivo como fuera de las canchas

Nicaragua superó 3-0 a Haití en la vuelta de la eliminatoria a Copa Oro en 2017, pero cayó 0-2 en la Liga de Naciones en 2018, ambos en Managua. LA PRENSA/ARCHIVO/JADER FLORES

Otra vez es Haití (este jueves 5:00 p.m.) el rival que decidirá si la Azul y Blanco sigue con cuerda o se despide de la Copa Oro. Nicaragua viene de sufrir una tempestad, tanto en lo deportivo como fuera de las canchas. En todos los medios no fue noticia la goleada recibida por Costa Rica sino las palabras de Henry Duarte colocando en el paredón del escarnio a Marlon López, Carlos Chavarría y Carlos Montenegro: tres jugadores importantísimos en el funcionamiento del conjunto. Nada de segundas oportunidades, los jugadores no solo fueron expulsados, sino que cortados por el adiestrador, mientras él esté a cargo de la selección, y el equipo vivió un terremoto interno. Mucha tensión, mucha incomodidad pero como dijo Juan Barrera: “Toca levantar la cabeza y continuar”.

La Azul y Blanco hace dos años vivió una situación similar de cara a un partido fundamental contra Haití. En 2017 Jaime Moreno, el mejor delantero del país, hizo público las carencias en las cuales se entrenaba. Henry Duarte y la Fenifut decidieron expulsarlo, creyendo que no sería necesario. Se jugaba la clasificación a Copa Oro y en Puerto Príncipe se cayó de golpe (3-1), un gol de Chavarría dejó con vida a Nicaragua para el encuentro de vuelta en Managua. Ahí Juan Barrera se echó a un país al hombro y con tres goles culminó la gesta. Se superó lo de Moreno y se avanzó a nuestro “Mundial”.

Este jueves se tendrá que tirar de gesta para derrotar a un equipo como Haití. Muy fuerte físicamente, con jugadores experimentados en ligas importantes, muy funcional en todas sus líneas, al menos eso mostró en la Liga de Naciones cuando venció a la tropa de Duarte 2-0 en Managua en noviembre del año pasado. Además, los caribeños reflejaron una superioridad tenebrosa contra Bermudas, a pesar que Bermudas comenzó ganando 1-0 en San José en el primer partido del Grupo B de la Copa Oro, Haití supo reaccionar y venció 2-1. No obstante, el desafío debió terminar en una goleada, pero ese día la puntería de los haitianos no andaba afinada.

Nicaragua presentará a un equipo sin inyección de cambios. Eso es preocupante. En el primer duelo, en la goleada contra Costa Rica, Henry Duarte llamó de la banca a Chavarría y aportó su velocidad por la derecha. Ahora, sin tres pilares, será el turno de Kevin Serapio, Dani Cadena y Renato Punyed, los encargados de un mediocampo golpeado; en la defensa Oscar López sustituirá a Montenegro, quien había sido junto a Copete lo mejor ante Argentina y había realizado un buen encuentro frente a Costa Rica a pesar del marcador, y en la ofensiva, no habrá cambios con Bonilla, Barrera y Betancur.

Otro cambio sustancial es la titularidad de Henry Maradiaga en la portería, en detrimento de Justo Lorente, goleado por Costa Rica y peor aún, visto como pieza débil en ese partido. Empatar no sirve de mucho, la única manera de seguir con vida es ganando, algo en este momento parece fuera de nuestros cálculos.

Alineación

Para el partido con Haití, Nicaragua alineará con un 1-4-2-3-1, que ha sido constante en los partidos dirigidos por Henry Duarte.

Portero: Henry Maradiaga.

Defensas: Manuel Rosas, Óscar López, Luis Fernando Copete y Josué Quijano.

Contenciones: Renato Punyed y Kevin Serapio.

Volantes: Juan Barrera, Daniel Cadena y Byron Bonilla.

Delantero: Jorge Betancur.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: