Lucy Valenti: «Si es verdad que han entrado 5,000 cubanos, quiénes son y a qué vienen, porque de turistas nadie los ha visto»

La presidenta de la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua habla con LA PRENSA sobre hacia dónde va el turismo de Nicaragua y la estrategia del régimen de buscar turistas en mercados como Cuba y Rusia

Lucy Valenti, presidenta de Canatur. LAPRENSA/R.FONSECA

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Aunque ha pasado más de un año desde que el turismo de Nicaragua perdió su brillo, aún el sector no logra retomar sus años de gloria. Pasó de ser un motor clave en el crecimiento económico a uno de los más deprimidos que ha dejado la crisis política que estalló en abril del año pasado.

Hoteles vacíos, restaurantes casi sin comensales, destinos turísticos desolados y más incertidumbre que certeza. Así se encuentra el turismo nicaragüense, que prácticamente está sobreviviendo de los pocos turistas centroamericanos que aún se atreven a venir a un país con una imagen deteriorada por la violencia estatal.

Lucy Valenti, presidenta de la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur) en esta entrevista con LA PRENSA, señala que mientras en Nicaragua se no resuelva la crisis política, que pase por elecciones adelantadas, las perspectivas de recuperación del sector no son alentadoras, por muchos esfuerzos que se hagan.

Sobre la apuesta del Gobierno por tratar de llenar el vacío que ha dejado la huida de turistas de Europa y Estados Unidos con viajeros de Cuba y Rusia, Valenti no está muy convencida, sobre todo en el caso de los isleños al recordar que es una economía empobrecida.

Pero lo que más se cuestiona la empresaria del turismo, es ¿dónde están los más de 5,000 turistas cubanos que el Gobierno asegura han venido desde que se instaló la conexión directa con ese destino?  «Nosotros hemos hecho averiguaciones, hemos preguntado a los hoteles, restaurantes y turoperadoras si  han visto a esos cubanos y nadie sabe dónde se están quedando, nadie lo sabe», afirma.

Sobre la recuperación del sector tras un gobierno de transición y con el apoyo del sector privado y la cooperación internacional, Valenti mantiene que el turismo tardaría entre dos y tres años. La Canatur  ya tiene lista una propuesta para los mercados internacionales, pero mientras tanto están trabajando por atraer a los viajeros  centroamericanos, que están más adaptado a crisis sociopolítica similares como la que atraviesa Nicaragua.

Lea:  Al menos 200 asesores cubanos de Inteligencia operan en Nicaragua

A un año de la crisis sociopolítica ¿cómo se encuentra el sector turístico?

Depende de dos ángulos, primeramente creo que estamos un poco mejor de cómo estuvimos en abril, mayo, junio, julio y agosto (del año pasado), que fueron los meses más duros de violencia en el país, obviamente lo primero que ahuyentó el turismo en Nicaragua fue la situación de violencia, los asesinatos, la represión en las calles, todo eso lanzó una imagen muy negativa en Nicaragua.

Cuando estalló la crisis había un turismo que se encontraba en el país en ese momento  y que salieron huyendo de Nicaragua, desde ese punto de vista estamos mejor que el año pasado, porque esa situación de violencia debido a las distintas razones no se está viviendo hoy, desde ese punto de vista estamos mejor, pero desde el punto de vista de la actividad turística seguimos estando mal porque ese mensaje negativo de imagen que se mandó en abril, mayo y junio y meses subsiguientes sigue persistiendo…Nicaragua sigue estando percibida en ese mercado internacional como un país que no se debe visitar en este momento.

¿Cómo han afectado las alertas de viaje de varios países para Nicaragua a esa percepción que aún se mantiene?

A raíz de lo que aconteció el año pasado todos los principales mercados emisores de turismo para nosotros, que son Norteamérica y Europa que emitieron alertas de viaje para Nicaragua, eso puso otro obstáculo, una problemática adicional porque los gobiernos de esos países de donde viene el turismo advirtieron no venir a Nicaragua, sin embargo a inicios de este año los países europeos, en su gran mayoría relajaron esas alertas de viaje, no así Norteamérica.

Sin embargo a pesar que los gobierno relajaron esas medidas todavía Nicaragua sigue estando percibido como un país con problemas y nosotros nos consta eso porque acabamos de estar en la feria Centroamérica que se dio en Guatemala la semana pasada, que fue dedicada al mercado Europeo donde estuvo presente Nicaragua. Esta es una feria que es organizada por la Federación de Cámaras de Turismo de Centroamérica, con Cata que es la Agencia Centroamericana de Promoción Turística, que tiene una labor en el mercado europeo y asiático y es apoyado por los instituto de turismo, estuvimos en ese evento y el reporte que tengo de los mayorista que visitaron y que tuvieron cita con los empresarios nicaragüenses, manifestaron que estaban al tanto de la situación que está pasando Nicaragua y manifestaban el interés de retomar a actividad comercial con Nicaragua para el año 2020, sujeto a ver cómo evolucionan la cosas en los próximos meses en el país.

Lea también: Nicaragua, el nuevo trampolín de los cubanos para llegar a Estados Unidos

¿De dónde siguen llegando los flujos de visitantes que aún lo hacen? ¿En qué estado se encuentra cada uno de los eslabones del turismo?

El turismo este año sigue estando deprimido, ha vuelto un poquito, pero muy poco de turismo europeo, está llegando algo, pero hay que considerar que del total de turismo que viene a Nicaragua el europeo apenas representa un 7 por ciento y ese 7 por ciento ciento apenas se está recuperando un poquito. Hay algunos operadores que están recibiendo algunos grupos, pero muy mínimo.

El  centroamericano, que es el turista que más viene a Nicaragua, se ha recuperado un poquito; para la Semana Santa vino un poco de Costa Rica y vino algo de El Salvador y Honduras, que son los fronterizos, pero en términos generales los empresarios siguen diciendo que la ocupación en el caso de los hoteles grandes, que son los que han tenido una altísima ocupación tradicionalmente todo el año que anda entre el 68 y 70 por ciento de ocupación, el mes pasado fue del 38 por ciento y fundamentalmente es turismo corporativo, de negocios lo que están viniendo a ver o darle seguimiento a las inversiones que tienen en el país.

El resto de los hoteles pequeños siguen estando en una situación muy difícil y los restaurantes siguen hablando de una baja en ventas que anda en un 50 por ciento y las turoperadores prácticamente están cerradas sin operación, únicamente manteniendo vía correo electrónico las relaciones con sus socios internacionales para mantener informado, pero con mínima reserva.

Si esta situación continúa así, ¿cuáles son las perspectivas que tiene el sector al término de 2019?

Nosotros seguimos manteniendo que este año el sector va tener un decrecimiento aproximado de un 10 por ciento en comparación con el año pasado, o sea que vamos andar por encima del 60 por ciento menos de turismo en comparación con el año 2017.

Recordemos que el año pasado tuvimos un decrecimiento en cuanto a la llegada de turistas de aproximadamente 54 por ciento, en el 2017 visitaron el país 1.7 millones de turistas y el año pasado vinieron 975,000 turistas, nosotros estamos contemplado que este año vendrá unos 900,000 turistas, todavía 75,000 menos.

En cuanto a ingreso en el 2018 pasamos de 840 millones a 475 millones de dólares, este año estaremos percibiendo unos 400 millones de dólares, esto es de acuerdo a nuestros datos, porque el Banco Central habló de una caída del 20 por ciento en ingresos y del 35 por ciento de caída en llegada de turistas.

Le puede interesar: Lucy Valenti: “Imagen de país seguro se fue al traste”

¿Cómo se encuentra el sector en cuánto al crédito?

Está en una situación angustiante, realmente los empresarios del sector están haciendo enormes esfuerzos y sacrificios para mantenerse a flote, los que tienen crédito (en mora) están en una situación muy difícil. El año pasado cuando se dio esta crisis decidimos reunirnos con todo el grupo que tenía problemas, los asesoramos con un experto que conocía de estos temas y partir de ahí tuvimos reunión con los distintos bancos y se acordó con los gerentes de los bancos que se iba a dar una prórroga, mediante el cual solo iban a pagar intereses, esa prórroga que se acordó se venció en abril de este año, bueno para la mayoría, entonces están muy preocupados especialmente porque muchos han puesto su patrimonio familiar en riesgo.

Además porque el problema del turismo no es igual al comercio y la industria, que lo que vende son productos tangibles, donde lo que se produce se vende, el turismo lo que te vende es una ilusión y las personas vienen aquí a consumir ese producto, si vos no tenés ese visitante no vendés y el turismo interno que es otro cliente importante, con la crisis que vive el país lo que hacen las familias es buscar cómo ahorrar y no gastar en vacaciones y guarda la plata paro lo más fundamental: la comida, la educación.

En este momento muchos empresarios no saben cómo van hacer porque el turismo no se ha recuperado e incluso una vez que se solucione la crisis en el país el turismo no va volver inmediatamente, tenemos que hacer un esfuerzo extra para devolver esa confianza al mercado internacional y que vuelvan adoptar a Nicaragua como un destino.

¿Cree que lo peor aún para el sector no ha pasado o ya aún falta más?

Para nosotros la crisis continúa igual o peor que el año pasado. El año pasado tuvimos los primeros tres meses del año que fueron excelentes veníamos creciendo bien, eso de alguna manera acolchonó el resto del año, pero ahora estamos arrancado de cero o sea ese colchón no lo tenés por eso estamos proyectando una caída peor que la del año pasado.

Le puede interesar: Crisis en Nicaragua deja hoteles casi vacíos en la Semana Santa

Usted decía que la reforma tributaria le daría al sector un tiro de gracia ¿Cómo le ha afectado hasta el momento?

Si a la crisis le sumás la reforma fiscal y le sumás la reforma al Seguro Social más la falta de turismos que no te permite tener ingresos para pagar los costos de operación de las empresas, eso tiene a la empresa en una situación angustiante, han tenido que tomar medidas extras para ver cómo le hacen para sostenerse, porque con la del Seguro Social se ha reducido mucho más el personal, esto también ha forzado muchas pequeñas empresas a irse a la informalidad, porque si ya antes tenías problemas para formalizarse ahora es mucho peor, ahora tenés también el costo de la energía, el combustible, tomá en cuenta que para una empresa turística, por ejemplo un hotel, el costo de energía representa un 40 por ciento de los costos de operación y súmale todo lo demás, entonces ya no es un negocio, muchos empresarios están por cerrar porque están llegando a un punto donde se perdió el equilibrio, muchos se sostienen con la esperanza de que la situación mejore, que se logre un acuerdo y que la industria puede reactivarse, acordate que nosotros representamos para la economía de Nicaragua uno de los cinco pilares.

Si hoy se lograra una acuerdo político en Nicaragua, ¿En cuánto tiempo se podría recuperar el sector?

Yo estoy convencida que el sector tiene una capacidad de resilencia muy grande, recuperar esta industria una vez que se llegue a un acuerdo y se den las elecciones adelantadas, que es lo único que puede regresar la estabilidad al país, nosotros podríamos trabajar en ese mismo momento para recuperar la confianza, porque es un negocio de confianza y estoy segura que la industria turística de Nicaragua va a jugar un gran rol post crisis, porque como somos un motor de desarrollo y lo hemos demostrado en todos estos años…

Nosotros si logramos convencer al sector empresarial, al propio gobierno que le toque asumir esa transición, nosotros creemos que con el concurso de todos y con el apoyo estamos trabajando y ya tenemos definido la empresa internacional con la que vamos a trabajar de cara al mercado internacional , vamos a tener que buscar algunos recursos, para eso pero ya tenemos un camino, creemos que volver al 2017 si lo hacemos con el apoyo total con el gobierno de transición, si lo hacemos con el apoyo total del sector empresarial y de la cooperación internacional, nosotros creemos que en dos o tres años podemos estar de vuelta al nivel que estábamos en el 2017, porque estamos en una situación muy diferente a la de los noventa.

En los noventa, Nicaragua tenía una pésima imagen internacional como un país de guerra, pero no teníamos oferta turística, no estamos en catálogo de mayorista , los compradores internacionales no conocían a Nicaragua como un destino turístico, eso hoy ya no pasa, ya hemos estado en los catálogos, los mayoristas solo están esperando que le digamos estamos listos para que nos metan en los catálogos que nos vuelvan a insertar ahí, tenemos oferta, lo que no tenemos es cliente, lo que nos hace falta es volver a generar esa confianza como destino turístico y volver a invertir, entonces tenemos todo para lograrlo lo que hace falta es garantizar esa paz social, estabilidad que es los único que nos puede dar la confianza.

Lea además: BCN confirma desastre en inversión extranjera y el turismo en el 2018 por crisis política

El Gobierno a través del Intur anda promoviendo Nicaragua en foros internacionales sin resolver la crisis ¿Les ha buscado el Gobierno  para que se unan a su estrategia?

Hay algo muy importe que aclarar, el sector turismo desde el noventa empezamos a trabajar esta industria de hoy, lo logramos gracias a que la sociedad en general lo vino aceptando con un sector importante y todo mundo indistintamente de credo político se convenció que era importante, no tenía ni siquiera legislación y construimos un marco jurídico para desarrollar el sector, siempre dijimos que era importante no partidizar la industria y así avanzamos trabajamos siempre de la mano (con el Gobierno) porque no se puede trabajar bien, sino es el sector público con el sector privado.

Al gobierno le toca facilitar el proceso de desarrollo y apoyar el proceso de desarrollo y apoyar los esfuerzos de promoción en término de imagen y al sector privado le toca las inversiones, construir la oferta, desarrollar la oferta, la comercialización del producto y participar conjuntamente en los esfuerzos de promoción, entonces es una relación de conjunto, sin embargo hasta el 18 de abril Nicaragua no había vivido una situación como la que se vivió en ese momento, en la cual el Estado reprime, mata al pueblo, eso no había pasado antes, eso deslegitima a un gobierno o sea en este momento el sector empresarial decide que no es posible sentarse a negociar como que no pasa nada en el país, mientras se estaba violentado los derechos fundamentales de los nicaragüenses, nosotros no podíamos pasar por encima de eso (de la represión), es una cuestión de ética.

¿Pero ellos los han buscado para que participen en reuniones o actividades?

En el mero momento cuando estaba la situación de violencia nosotros recibíamos a cada rato comunicaciones que nos mandaban a los empresarios nuestros en los territorios, con comunicaciones de Intur para que asistieran a reuniones, como que no pasaba nada y por supuesto había un rechazo y eso se mantuvo por un tiempo. En algún momento nos invitaron a participar en una reunión y nosotros no fuimos, nosotros por ley estamos en el consejo directivo de Intur, pero desde que se venció el nombramiento de Silvia de Levy en el 2017, a nosotros no nos repusieron, entonces no estamos participamos en la junta.

¿Qué trabajo están haciendo ustedes como sector privado en el mercado centroamericano para  sobrevivir?

Consiente que no podemos hacer una campaña internacional porque la cosa no se ha compuesto, entonces hemos decidido concentrarnos en el mercado centroamericano. Costa Rica se convirtió en el 2017 en el primer mercado emisor de turismo de Nicaragua, tuvo un crecimiento espectacular del 2016 al 2017, creció por encima del 60 por ciento y llegaron a Nicaragua en el 2017 medio millón de ticos, sino me equivocó fueron como 470 mil costarricenses que vinieron acá y Nicaragua se convirtió para ellos como el primer destino emisor, reemplazamos a los Estados Unidos que había sido el principal destino para ellos.

Nicaragua por la cercanía, porque para ellos es más barato hacer turismo aquí que en el propio Costa Rica, entonces por muchas razones y vínculos con los dos pueblos, entonces decidimos, que es mucho más fácil convencer a un centroamericano de venir a Nicaragua porque el centroamericano está más acostumbrado a este tipo de crisis, más los del norte (del istmo) que los del sur, entonces recuperar un porcentaje del mercado costarricense puede ayudar a las empresa nuestras a sostenerse, entonces hicimos algunas alianzas y estamos con una cadena radial costarricense, estamos haciendo campaña en Costa Rica para hacer que el turista tico vuelva y eso está en procesos ahorita y hemos mandado información nuestra, de paquetes, hoteles, oferta y ahorita esta semana comienzan las promociones de esos paquetes en Costa Rica, con esa intención estamos tratando de recuperar algo del turismo centroamericano mientras podemos recuperar el resto de mercado y estamos trabajando en una campaña internacional para tener lista una propuesta en el momento oportuno.

Puede leer: Hoteles y restaurantes de Nicaragua se preparan para sentir el impacto severo de la reforma fiscal

Hemos visto al gobierno interesado por destino como Rusia y Cuba, ¿qué oportunidad real hay con esos dos mercados, uno de los cuales realmente vive del turismo?

Todos sabemos que el pueblo cubano no tiene ingresos, con costo pueden sobrevivir en Cuba con lo que ganan, entonces de qué turismo cubano estamos hablando nosotros, el gobierno ha dicho que han entrado desde que inició el vuelo de Conviasa, unos  cinco mil cubanos acá y nosotros hemos hecho averiguaciones, hemos preguntado a los hoteles, restaurantes y turoperadoras si  han visto a esos cubanos y nadie sabe dónde se están quedando, nadie lo sabe.

Entonces tenemos una gran pregunta sobre ese tema, de que si no son turistas los que están viniendo, ¿qué son? no lo sé porque no me consta, pero deja una gran pregunta, si es verdad que han entrada cinco mil cubanos quiénes son y a que vienen, porque de turistas nadie los ha visto.

En el caso de Rusia, es un mercado interesante a nivel internacional,  la Organización Mundial de Turismo tiene a Rusia como uno de los principales emisores de turismo en el mundo y puede eventualmente convertirse en un turista importante para Nicaragua, pero en este momento no lo es, pero es una posibilidad a futuro.

¿Qué ha pasado con la marca país?

Esa es una buena pregunta para el Intur, nosotros siempre hemos cuestionado el tema de la marca país, porque acá hemos tenido un problema que todo gobierno que ha venido ha sacado debajo de la manga una marca, con la diferencia que con los gobiernos anteriores se ha trabajado con profesionales en el posicionamiento de la marca y se ha hecho en consulta con el sector privado, porque eso es importante que haya consenso porque es una marca para todos.

Ahora no se sabe los atributos (de la marca), es una marca del gobierno porque el sector empresarial no la ha usado porque no nos sentimos identificado, una marca para posicionarse debe pasar años. Costa Rica pasó con la marca sin ingredientes artificiales 20 años y hace poco cambiaron, yo creo que se debería cambiar y hacer un test en los mercados internacionales con los países para ver si ha habido un impacto, porque eso te dice si eso ha tenido incidencia, si ha sido reconocida, para ver si es momento cambiarla.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: