¿Llamado a suspender sanciones?

Hacer un llamado cualquiera, en conjunto con Ortega, significa que luego de las negociaciones se ha encontrado un nicho miserable de convivencia y de colaboración con la dictadura

impunidad, Nicaragua, Daniel Ortega

Hay principios políticos elementales que resulta sorprendente que se deban aclarar. Nadie puede hacer un llamado cualquiera en conjunto con la dictadura, enfrentada a la resistencia ciudadana, sin traicionar la lucha contra ese régimen opresivo.

La causa de la crisis, del deterioro de las condiciones de vida y de trabajo de nuestra población, del sufrimiento por la inseguridad y la represión, es la dictadura orteguista que por mantenerse en el poder no solo se ensaña contra los derechos políticos de los ciudadanos, sino que violenta con brutalidad los derechos humanos.

Hacer un llamado cualquiera, en conjunto con Ortega, significa que luego de las negociaciones se ha encontrado un nicho miserable de convivencia y de colaboración con la dictadura, y que se desea defender ese espacio donde la dictadura se mantiene en el poder. Luego de promulgar la mal llamada ley de amnistía, Ortega exige a la Alianza Cívica que haga un pronunciamiento conjunto para que la comunidad internacional no imponga sanciones al régimen. Con un solo golpe, Ortega pretende destruir a la Alianza y descalificar las sanciones de la comunidad internacional en contra de sus abusos dictatoriales. Por ello, si la Alianza Cívica hiciese un pronunciamiento semejante, por la razón que sea, habría que denunciarla como colaboracionista de la dictadura.

Respecto a las sanciones económicas, ocurre un cruce de dos estrategias diferentes, contra un enemigo común. Por lo cual, las circunstancias de la lucha determinan en qué momento prevalece una de ellas. Una política progresista no puede invocar que se impongan aquellas sanciones que directamente deterioran las condiciones de vida del pueblo nicaragüense. Pero tampoco puede gestionar que no se impongan, si ellas consiguen impedir que Ortega gobierne. En otros términos, estar consecuentemente al lado del pueblo obliga a defender sus condiciones de existencia, para impedir que Ortega descargue sobre los trabajadores un proceso de degradación social, pero no a costa de ahorrarle a Ortega aquello que le debilite. En cualquier caso, no es lícito hacer jamás un gesto político de convivencia con el régimen.

La estrategia nacional puede tener muchos puntos de entendimiento con la estrategia de la comunidad internacional, pero, a su vez, tiene muchos puntos en que persigue de manera independiente objetivos propios, distintos o, a veces, contradictorios con los objetivos de la comunidad internacional. Significa que la complejidad de la lucha antidictatorial exige coherencia en zonas claroscuras, donde ocurren alianzas tácticas no perfectamente coincidentes contra un enemigo común.

En su rebelión contra los romanos, los galos quemaban sus cosechas y sus propias aldeas para sustraerle recursos a los invasores. La fórmula históricamente válida consiste en nunca ayudarle al dictador para que resista, y en asumir sacrificios que se correspondan con el carácter de la lucha libertaria.

El autor es ingeniero eléctrico.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: