Regresan a Bluefields los cuatro jóvenes que fueron llevados a Costa Rica a trabajar

Keyshawn Campbell Morice dijo que viajaron a un lugar conocido como La Mona y que el trabajo en los piñales era verdad. Se regresó porque "no quería estar aguantando hambre"

Keyshawn Jamal Campbell Morice fue uno de los jóvenes que viajó a Costa Rica.. LA PRENSA/ TOMADA DE LA COSTEÑÍSIMA

Los jóvenes que fueron llevados de Bluefields hacia Costa Rica con la promesa de un trabajo en los piñales en ese país habrían regresado a sus casas, confirmó Keyshawn Jamal Campbell Morice, uno de ellos, a medios de comunicación locales.

«Solo le dije que ya me quería venir para mi casa y que no quería estar aguantando hambre», aseguró Campbell, de 16 años. El joven se refiere a un hombre identificado como Jason Peralta, y conocido como “Lágrima”, quien lo habría trasladado hasta Costa Rica con los gastos pagados para que trabajara allá.

Lea además: Madres de Bluefields denuncian que cuatro jóvenes fueron llevados bajo engaño a Costa Rica

Campbell dice que conoció a “Lágrima” después de las fiestas de mayo en Bluefields y le propuso viajar a ese país a un lugar conocido como La Mona. «Yo me quería independizar solo, por eso me fui», sostuvo, y que le dijo a su mamá que iría a jugar fútbol a León.

Agrega que el trabajo era real y que pagó una cierta cantidad de dinero para vivir en un casa y recibió un cupón para comprar comida.

Puede leer: EE. UU. deportará al extrabajador de 100% Noticias que estuvo secuestrado por la Policía Orteguista

Este miércoles las madres de los jóvenes denunciaron el caso, pues desconocían el paradero y la situación de sus hijos. Campbell dijo que fueron tres jóvenes más los que viajaron con él y que uno de ellos había sido deportado. Sobre «Lágrima», éste asegura que se quedó en tierras costarricenses.

Los otros jóvenes fueron identificados como John Franco Paiba, de 17 años, y José Yonael Vargas Rodríguez. El otro joven no fue identificado.

También: Delincuentes matan de un balazo en la cabeza a una mujer durante un asalto en la carretera a Masaya

La madre de Campbell, Karen de los Ángeles Morice, dijo que no sabía nada de su hijo desde hace seis días; y que vecinos le informaron que éste había regresado a la ciudad. «El no tiene necesidad de trabajar, su papito trabaja muy duro para él», dijo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: