Crisis política en Nicaragua provoca reducción de la liquidez crediticia hasta en 34%

La pérdida de depósitos y del crédito no son los únicos estragos de la crisis política en el sistema financiero nacional. A los bancos y las microfinancieras también se les ha disparado la cartera en riesgo.

Los bancos recuperan la cartera de crédito, pero no la vuelven a recolocar. LAPRENSA/ARCHIVO

La crisis política continúa haciendo estragos en el sistema financiero nacional. Además de persistir la fuga de depósitos en la banca, la contracción del crédito nacional ha profundizado la crisis económica, debido a que la entrega de préstamos ha caído entre 24.6 y 34.7 por ciento desde abril del año pasado.

Según cifras actualizadas a mayo, la pérdida de depósitos bancarios continuó su ritmo de salida, aunque a menor velocidad. Al quinto mes del año el saldo de depósitos sumó 3,662 millones de dólares, inferior a los 3,731 millones acumulados hasta abril de este año.

Solo en mayo la reducción de los depósitos bancarios fue de 69 millones de dólares, equivalente a una merma de 1.84 por ciento.

Sin embargo, la caída es más grave si se compara con marzo del año pasado, es decir un mes antes del estallido de la crisis política, cuando en manos de la banca había 5,496 millones de dólares, tanto en las cuentas en córdobas como en dólares.

Lea: Más de 400 millones de dólares menos en crédito en el primer cuatrimestre de este año en Nicaragua

Desde marzo, la banca ha perdido un 33 por ciento de los depósitos, o sea 1,834 millones de dólares, según reflejan cifras de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras recogidas en el sexto reporte de Monitoreo de las Actividades Económicas de Nicaragua, difundido ayer por el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

Crisis de  confianza persiste

“El menor dinamismo en la actividad económica continúa influyendo en la disminución de los depósitos del sistema bancario en este año (aunque a menor ritmo en comparación a 2018), y por ende, en la reducción del crédito y de las reservas internacionales”, indica el Cosep.

La masiva salida de depósitos sucedió el año pasado a raíz del aumento drástico de la incertidumbre que ha generado la crisis política, que a 14 meses desde su estallido aún no se vislumbra una salida a la misma.

Le puede interesar: Más liquidez en la banca a costa del crédito en Nicaragua

“Si se observa lo que ha pasado en el año tenemos una constante salida de depósitos que está a un nivel diferente que el año pasado, pero continuo, se mantiene entre sesenta y cuarenta millones de dólares (mensuales) y casi toca los setenta millones en mayo, esto ratifica la incertidumbre por parte de los agentes económicos respecto a la situación sociopolítica del país. Por otra lado, indica que se mantiene la crisis de confianza de dichos agentes económicos con respecto a lo que está ocurriendo y lo que puede ocurrir en el país”, explicó  Funides.

Son los depósitos a la vista los que más salieron en mayo, seguido de los de ahorro y a plazo. Y aunque se ha desacelerado la fuga de dinero en los bancos, entre enero y mayo de este año, es precisamente en este último mes cuando más ocurrió la reducción en lo que va del año.

No obstante, si se realiza una revisión desde abril, que fue cuando la banca comenzó a registrar pérdida de depósitos del público, la fuga más alta sucedió en junio del año pasado con 330 millones de dólares, seguido de mayo del mismo año con 327 millones de dólares.

Esta salida de dinero ha golpeado el principal negocio de los bancos: la entrega de crédito, que hasta mayo acumula una reducción de 24.6 por ciento con respecto a marzo del año pasado. La cartera actualmente asciende a 3,849 millones de dólares.

Le pude interesar: Crisis económica provoca el cierre de 76 sucursales y ventanillas de la banca nacional en Nicaragua

Microfinancieras con menos clientes y créditos

La crisis del crédito también ha trascendido a las instituciones de microfinanzas, según refleja el monitoreo empresarial, que se comenzó a difundir luego que el Banco Central de Nicaragua aplicara un apagón informativo en las estadísticas para ocultar el impacto de la crisis política en la economía.

La cartera de crédito de las instituciones afiliadas a la Cámara de Microfinanzas (Asomif) desde marzo acumula una caída de 34.7 por ciento, lo que equivale a una reducción real de 189 millones de dólares desde marzo del año pasado.
Esa merma del microcrédito ha implicado por ende la pérdida de clientes, cuya cartera hasta abril asciende a 32.9 por ciento en el periodo analizado. En total, 196 mil nicaragüenses han dejado de recibir atención por parte de las instituciones de microfinanzas, también golpeadas por la crisis política.

“Asomif ya mencionó que el financiamiento para el ciclo agrícola iba a recortarse de forma significativa al 43 por ciento”, dijo Funides.

Se dispara el riesgo

La pérdida de depósitos y del crédito no son los únicos estragos de la crisis política en el sistema financiero nacional. A los bancos y las microfinancieras también se les ha disparado la cartera en riesgo.

En la banca nacional la cartera en riesgo hasta mayo ascendió a 9.8 por ciento, un nivel no visto en años, y el índice de morosidad de la cartera bruta se ubicó en 3.5 por ciento.

En tanto, en las microfinancieras la cartera en riesgo mayor a treinta días pasó de 7 a 19 por ciento. Los números revelan que es en este año cuando el riesgo ha aumentado, lo que coincide con la profundización de la recesión económica y el fin de la normativa emitida por la Siboif el año pasado para dar un alivio a los afectados por la crisis.

Lea: Banca nacional cerró 49 sucursales en siete meses

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: