¿Un arreglo entre Henry Duarte y Fenifut después de Copa Oro sería lo mejor para todos?

El seleccionador costarricense reconoció que hay muchas señales de desgaste, pero esperará hasta finalizar contrato para dejar el cargo

La Selección de Futbol ligó su segunda derrota seguida en la Copa Oro 2019. LAPRENSA/ AFP / Cooper NEILL

Han sido cuatro años y cinco meses de desgastes físico y mental. El técnico costarricense Henry Duarte está en la reserva de sus energías. Desde el primer día apostó ciegamente por el futbolista nicaragüense, le cambió la mentalidad, lo hizo creer en sus capacidades y crecer futbolísticamente, llevándolo a un nivel insospechado para todos en ese momento, que se tradujo en constancia en el juego de la Selección con los éxitos inesperados ante Jamaica, Haití, y buen desempeño en amistosos contra otras selecciones superiores como Bolivia y Costa Rica.

Lea: La última Copa Oro de Justo Lorente, Manuel Rosas y… ¿Daniel Cadena?

El seleccionador confesó el jueves reciente, tras perder su segundo partido de Copa Oro 2019 en Frisco, Texas, que llegó el momento de cerrar un ciclo. “Cumpliré mi contrato y me iré. Es hora de un relevo”, señaló Duarte, quien termina contrato hasta diciembre de 2020. ¿Por qué quiere esperar tanto tiempo? Todo se reduce al dinero. El técnico no quiere renunciar a año y medio de contrato y si la federación desea deshacerse de él, tendrá que pagarle todo.

Lo que le conviene a Fenifut y Duarte es arreglarse y finalizar el contrato después de la Copa Oro, antes que la convivencia con los jugadores empeore y se empañe de una forma u otro todos sus logros en el futbol nicaragüense. “Podría ser que la indisciplina de esos tres muchachos quiere decir que quizás esa autoridad no es la misma. Ellos sabían que si me enteraba, iba a pasar lo que pasó. Esas situaciones, choques y encuentros hacen que uno se empiece a desgastar y me empiezo a sentir cansado”, ventiló en conferencia de prensa.

El mejor adiós

El encuentro del lunes contra Bermudas es un escenario perfecto para decidir todo. Si gana, cierra con broche de oro su etapa gloriosa como seleccionador ganando en todas las competencias disputadas y ensancha su historia como el técnico con la primera victoria en Copa Oro. Si cae de forma irreconocible, lo mejor es dar un paso al costado porque viene en septiembre la Liga de Naciones (seis juegos en tres meses) y estará en un grupo accesible que si no lo supera empeora todo.

“Ascenderé a Nicaragua a la Liga A y dejo la Selección”, declaró Duarte días previos a la Copa Oro. El jueves dio otro señal para adelantar su salida. “Creo que es conveniente después de un año más, Nicaragua tiene que hacer un relevo en la dirección técnica”, indicó Duarte, quien es el mejor técnico en la historia del futbol y parece haber terminado un ciclo. No da para más. Un año y medio es demasiado tiempo para esperar.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: