Un año del asesinato del bebé Teyler Lorío y persiste la impunidad

En vez de ser celebración por el Día del Padre, para Nelson Lorío este domingo es de luto y demanda de justicia por el asesinato de su hijo Teyler, de 14 meses en ese entonces, suceso que hoy cumple un año y sigue impune.

Teyler Lorío

Después de ser enterrado Teyler Lorío el 24 de junio de 2018, su padre Nelson mira con tristeza la tierra recién puesta. Alrededor todo es tristeza por el menor asesinado cuando ni había pronunciado sus primeras palabras. LAPRENSA/ARCHIVO

En vez de ser celebración por el Día del Padre, para Nelson Lorío este domingo es de luto y demanda de justicia por el asesinato de su hijo Teyler, de 14 meses en ese entonces, suceso que cumple un año y sigue impune.

Sin embargo, el drama ahí no termina. Nelson no podrá visitar la tumba de su pequeño, quien fue enterrado en el cementerio La Puerta del Cielo, porque desde finales de agosto de 2018 está exiliado en Costa Rica y por eso tendrá que conformarse con asistir a una conmemoración prevista para esta mañana en la iglesia Soledad, ubicada en el barrio Chino de la ciudad de San José.

“El Día del Padre para mí es un día trágico, bastante oscuro en mi vida, en el sentido de haber perdido a mi orgullo. Las fuerzas las saco de mi otra hija que me queda. Es un día de bandera a media asta”, dice Nelson con una voz a punto de estallar en llanto por el recuerdo de Teyler.

Exactamente hace un año, Nelson se bajó de un bus colectivo de Managua en el sector del mercado Iván Montenegro, llevando en brazo a Teyler, y cuando caminaba por el barrio Américas Uno paramilitares le dispararon y la bala entró en la cabeza del niño.

Ese día había amanecido con ataques de fuerzas paramilitares y policiales en el barrio y los alrededores, que estaban llenos de barricadas. En una entrevista concedida en febrero pasado en la capital costarricense, Nelson aclaró que a su hijo no lo mató una bala perdida, que el disparo estaba dirigido a él porque estuvo involucrado en la lucha cívica, apoyando a los atrincherados de la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli).

Teyler Lorío
Antes de que fueran allanadas las oficinas del Cenidh, los padres de Teyler Lorío denunciaron las anomalías en el acta de defunción entregada en el Hospital Alemán Nicaragüense. LA PRENSA/ARCHIVO

La Coordinadora de la Niñez y Adolescencia (Codeni) ha recogido todos los asesinatos de menores de edad en el contexto de la represión orteguista y ha revelado que son 29 casos, que están impunes y no hay interés de ser investigados para encontrar culpables.

Además del disparo en la cabeza de Teyler, resaltan casos terroríficos como el de Álvaro Conrado en el cuello y que fue negada su atención en el hospital Cruz Azul y los dos niños quemados en vivos en el barrio Carlos Marx. El primero en la lista de los 29 fue Conrado, el 20 de abril del año pasado, y el último Matt Romero, quien recibió un disparo en el pecho de parte de un paramilitar cuando participaba en una marcha azul y blanco, el 23 de septiembre del 2018, en el sector de Las Américas 3.

El cumpleaños y aniversario de muerte

En abril de este año Teyler hubiera cumplido dos años de edad y por eso sus abuelos lo fueron a visitar al camposanto, llevándole un pastel, globos con helio y chimbombas azul y blanco. Al estar ya en el exilio por el acoso policial, su padre solo pudo ver las fotos que subieron en las redes sociales.

Igual ocurrirá este domingo porque no puede volver a Nicaragua por su seguridad. “Irán mi familia y la de mi esposa a visitarlo, yo no puedo hacerlo”, manifiesta Nelson con tono triste y resignación, pero quien continúa clamando por justicia.

Actualmente Nelson vive en el vecino país del sur, junto a su esposa Karina Navarrete y su hija Joshuara Lorío. Solicitaron refugio, al igual que lo han hecho miles de nicaragüenses por la crisis sociopolítica de Nicaragua, huyendo de la persecución y balas del orteguismo.

29
menores de edad han sido asesinados en el contexto de las protestas contra el régimen de Daniel Ortega, quien ha utilizado a sus policías y paramilitares para causar muerte y dolor.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: