El asesinato del periodista norteamericano Bill Stewart en fotos

Fue asesinado junto a su intérprete nicaragüense Juan Francisco Espinoza Castro, hace 40 años, por la Guardia Nacional y su muerte fue detonante para la caída de Somoza

El avión de la Fuerza Aérea de Estados Unidos en que fue trasladado el féretro de Bill Stewart hacia Panamá. LA PRENSA/ CORTESÍA/ TUPA CARBALLO

Hace 40 años, el 20 de junio de 1979, fue asesinado por la Guardia Nacional el periodista norteamericano Bill Stewart y su intérprete nicaragüense Juan Francisco Espinoza Castro. La Revista Domingo les trae una serie de imágenes para entender este crimen que para muchos fue el detonante para que Estados Unidos le quitara totalmente el apoyo al dictador Anastasio Somoza Debayle, quien finalmente perdió el poder el 17 de julio de ese mismo año

LA PRENSA/ TOMADA DE INTERNET

El periodista norteamericano William D. Stewart, mejor conocido como Bill Stewart, arribó al Aeropuerto Internacional de Managua, Las Mercedes, en la mañana del 10 de junio de 1979. Como corresponsal de la American Broadcasting Corporation (ABC News Network), Stewart llegaba a Nicaragua para cubrir la guerra civil que había en el país, en la que la guerrilla sandinista había iniciado la denominada “ofensiva final” para derrocar al dictador Anastasio Somoza Debayle.

LA PRENSA/ ARCHIVO/ URIEL MOLINA

En cuanto arribó al aeropuerto, Stewart se encontró con Juan Francisco Espinoza Castro, un joven de Managua que vivía frente al aeropuerto. Había estudiado en Estados Unidos y sabía inglés perfectamente. En una de las visitas que hacía a Managua para ver a su mamá, Petronila Castro, Espinoza Castro se enamoró de una joven, Rosa María Rodríguez, y ya no regresó a los Estados Unidos. Cuando Stewart lo contactó en el aeropuerto, Espinoza Castro trataba de ganarse la vida acarreando maletas, pero el periodista extranjero lo contrató inmediatamente como intérprete después de escucharlo hablar en inglés.

LA PRENSA/ TOMADA DE INTERNET

Ese mismo 10 de junio de 1979, Stewart alquiló un microbús azul, marca Mazda, al cual colocó un letrero enfrente que decía TV. El equipo periodístico lo completaron otro nicaragüense, Pablo Tiffer López, como conductor, y los norteamericanos Jim Céfalo como sonidista y Jack Clark como camarógrafo.

LA PRENSA/ REPRODUCCIÓN/ YOUTUBE

El día que lo mataron, el miércoles 20 de junio de 1979, Stewart le dijo con acento gringo “Buenos días” a una mujer y a su hija en el ascensor del Hotel Intercontinental, y después hizo alardes de que ya estaba progresando con su aprendizaje del español. Después salió del hotel sin rumbo definido, para capturar la noticia del día. Al llegar cerca de los Repuestos La 15, Tiffer detuvo el vehículo y por casi 20 minutos Stewart estuvo entrevistando a unos 10 guardias que estaban tocando guitarra y cantando.

LA PRENSA/ REPRODUCCIÓN/ YOUTUBE

El equipo periodístico llegó a un retén de la Guardia. El intérprete Juan Espinoza se bajó primero y luego Stewart. Los guardias mataron a Espinoza y después a Stewart. Ana Navarro, dueña de la casa que está enfrente de donde mataron a Stewart, narró los hechos a Róger Mendieta: “Yo estaba en la puerta de mi casa cuando vi venir al gringo para el lado del bypass. Entonces me dio no sé qué al pensar que lo iban a matar… y le llamé para adentro de mi casa. Él se dejó venir y se detuvo en la propia puerta. Yo le dije que se metiera, que lo iban a matar. Pero él me contestó: ‘No español. Yo periodista’, enseñándome el carné. Le repetí que se metiera… Al momento se dejaron venir como siete guardias… El periodista caminó un poquito y se detuvo en la cuneta… Un guardia le gritó: ‘Acostate, hijueputa’. El gringo volvió con sus mismas palabras: ‘No español. Yo periodista’. El gringo se puso de rodillas y se le salieron las lágrimas, temblando de miedo”.

LA PRENSA/ CORTESÍA/ BILL GENTILE

Jack Clark grabó la escena en la que el guardia somocista mata a Bill Stewart. El video le dio la vuelta al mundo. Cada 10 minutos la película estaba en los televisores de los estadounidenses. Clark tenía miedo. Clark aparece en esta imagen del fotógrafo Bill Gentile, en el aeropuerto Montelimar, el 21 de junio de 1979, junto a un guardia nacional y el féretro del periodista asesinado.

LA PRENSA/ CORTESÍA/ TUPA CARBALLO

A las 3:00 de la tarde del día que mataron a Stewart, los medios explotaron con la noticia de su muerte. Esa misma tarde Somoza dio conferencia de prensa en la Secretaría de Información y Prensa de la Presidencia. Dio sus condolencias y anunció que ya había sido nombrada una Corte Militar de investigación de algo que calificó como “un caso sumamente doloroso de incidente aislado”. Los periodistas aprovecharon el momento para leer una nota de protesta en inglés, mientras el rostro de Somoza reflejaba la difícil situación que estaba atravesando. “Protestamos por el asesinato del corresponsal Bill Stewart, de ABC, y su intérprete nicaragüense Juan Espinoza. Adjuntamos una copia de la declaración hecha por el encargado de sonido de la ABC, Jim Cefalo, quien fue testigo presencial del asesinato. Su relato contradice abiertamente la afirmación de la Radio Nacional, de que Bill Stewart fue muerto por un francotirador”, decía parte de la nota de protesta, que fue leída por un periodista extranjero. Somoza tragaba gordo.

LA PRENSA/ CORTESÍA/ TUPA CARBALLO

El féretro de Bill Stewart dentro del avión de la Fuerza Aérea que lo trasladó al hospital Gorgas de Panamá.

LA PRENSA/ CORTESÍA/ TUPA CARBALLO

Tras la muerte de Bill Stewart, los periodistas extranjeros se fueron del país, donde el único periodista extranjero que quedó fue el norteamericano Charles Gómez. En la imagen, los periodistas extranjeros acuden a la Embajada de Estados Unidos tras la muerte de Stewart.

LA PRENSA/ CORTESÍA/ TUPA CARBALLO

Caravana de vehículos en que los periodistas extranjeros se trasladaron desde Managua hasta el aeropuerto de Montelimar. En la caravana iba el féretro de Bill Stewart.

Una foto del cabo Lorenzo Brenes que fue publicada en el Chicago Tribune. Él fue señalado de ser el guardia que disparó al intérprete Juan Francisco Espinoza y a Stewart, pero él negó haberlos matado. Brenes era un campesino que según algunos de sus excompañeros era originario de Somoto. En 1977 se enroló en la Guardia Nacional y llegó a cabo. Pertenecía al grupo de combate Los Cascabeles, el más temible y de más élite que había en la famosa EEBI, explica el teniente GN Xavier Gómez, uno de los tres oficiales al mando de Los Cascabeles.

LA PRENSA/ ARCHIVO/ EDUARDO CRUZ

Hay un parque y monumento a media cuadra de donde fueron asesinados Bill Stewart y Juan Francisco Espinoza, pero se le robaron la placa. Rosario Murillo anunció que construirán otro parque en memoria del periodista norteamericano.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: