Nicaragua superada por Bermuda y mantiene la peor racha de derrotas en Copa Oro

Las sensaciones son amargas por las expectativas generadas. No es la peor actuación de Nicaragua en Copa Oro porque jamás se metió en su portería evitando ser goleada

Bermudas dominó las áreas en jugadas a balón parado. LAPRENSA/ AFP

El juego de Nicaragua se estancó en la Copa Oro. El equipo llegó a su techo futbolístico. Jugó con personalidad a todos los rivales porque fue siempre para delante, sin meterse atrás, y supo qué hacer con el balón cuando lo tuvo. Le faltó el gol, un problema crónico en el torneo retirándose con el casillero en blanco con tres derrotas consecutivas, la última este lunes ante Bermudas (2-0), y nueve en la historia, la peor racha de Concacaf.

La Azul y Blanco se despidió con un mal sabor por la expectativa puesta sobre el grupo. El plantel llegó más experimentado y elementos de mejores características. La exigencia era alta, pero no se marcó ningún gol en tres partidos por primera vez en la era Henry Duarte. Se esperó que Nicaragua diera un paso al frente, pero aún le falta el nivel para competir este círculo.

El futbol nacional ha mejorado, sin embargo al del resto de la región igual. La Copa Oro sigue siendo nuestro límite. En la cabeza estaban las ideas, pero en el campo no se tradujeron con claridad. En las zonas de peligro donde se debía marcar diferencia en el balón el equipo quedó a deber individual y colectivamente. De ninguna forma pudo hacer daño incluso contra Bermudas, un rival que se miraba al alcance.

Superiores

Bermudas tuvo lo que a la Selección le faltó. Cuando pasó el medio campo tuvo ideas claras para atacar. El primer tiempo pudo terminar 2-0 a su favor. Clemons (3′) estrelló el esférico en el paral, Wells (16) mano a mano superó a Henry Maradiaga y Manuel Rosas sacó el balón de la línea. Los goles eran cuestión de tiempo, aunque Nicaragua dio la impresión de cambiar la historia del partido en el segundo tiempo. Una ilusión.

Una pérdida de balón en ataque produjo el 1-0 de Bermudas. Dos toques y gol. Simmons (61) recibió con espacio por la banda, superó en velocidad a Josué Quijano y definió ante Maradiaga. Diez minutos sentenció. Otra vez Simmons superó a Quijano en el mano a mano, centró a la espalda de los centrales y Wells (71) cabeceó con propiedad. El 2-0 pesó, Nicaragua lo intentó pero no daba más.

Las sensaciones son amargas por las expectativas generadas.  No es la peor actuación de Nicaragua en Copa Oro porque jamás se metió en su portería evitando ser goleada, siempre fue al frente, lo único restacable. A Costa Rica se fue encima en el segunda tiempo dando una imagen completamente  diferente, Haití aprovechó los momentos puntales del juego para marcar dos goles y Bermudas supo cómo hacer daño, mientras Nicaragua tuvo empuje, pero se congeló camino al área.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: