Banca de Nicaragua se acerca al 50% de liquidez por incertidumbre económica a causa de crisis política

La crisis ha ocasionado que los niveles de disponibilidad de la banca con relación a sus obligaciones con el público se disparara de 31.76 por ciento en marzo del año pasado a 46.73 hasta mayo de este año

Mientras el país sufre una sequía de préstamos, lo que ha provocado que el consumo se contraiga y la recesión económica se agudice, los bancos están llenos de dinero en sus arcas, lo que ha provocado que el indicador de liquidez hasta mayo de este año roce un histórico 50 por ciento, según el último cálculo realizado por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) con base a cifras oficiales.

La creciente incertidumbre económica debido a la falta de salida a la crisis política que estalló en abril del año pasado, ha ocasionado que los niveles de disponibilidad de la banca con relación a sus obligaciones con el público se disparara de 31.76 por ciento en marzo del año pasado a 46.73 hasta mayo de este año, un nivel sin precedente desde 2008, según registros de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif).

Generalmente la banca recupera cartera crediticia y otras inversiones para continuar colocando y, por ende, generar ganancias, pero desde el inicio de la crisis los bancos han optado por no recolocar todo ese dinero recuperado, sino más bien realimentar su liquidez, lo que les permite tener disponibilidades para responder a la demanda de dinero de los depositantes.

Puede interesarle: Régimen de Ortega encuentra en los pasaportes una “pequeña huaca” en medio de la sequía de dinero

Eso es lo que explicaría en parte por qué hasta abril la entrega de crédito en Nicaragua por parte de la banca ha caído 24.6 por ciento, situación que se empeora si se observa que también el microcrédito que entregan las instituciones de microfinanzas se ha reducido 34.7 por ciento con respecto a los niveles antes del estallido de la crisis política, en abril del 2018.

Antecedente

Antes de abril del año pasado, el nivel de liquidez de los bancos más alto que se había registrado en Nicaragua fue en diciembre del 2009, cuando esta llegó a representar el 41.03 por ciento de sus depósitos totales. Desde ese año, no se había superado ese nivel hasta en marzo de este año, cuando se ubicó en 43.97 por ciento y a partir de mayo se encamina al cincuenta por ciento

El más reciente informe de coyuntura de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) señaló que por diversas razones se observa este aumento de la liquidez, pero el más evidente es que las obligaciones con el público han disminuido, es decir que el retiro de depósitos es mucho menor que al que se observó al inicio de la crisis y segundo, porque se ha contraído fuertemente la cartera de crédito.

Lea además: Bolsa de Valores toca su mínimo en 17 meses. Operaciones caen a C$408 millones

Hasta mayo la cartera de crédito bruta se había contraído un 24.6 por ciento, o sea, desde marzo 2018 hasta mayo se ha dejado de entregar 1,323 millones de dólares en crédito, tanto en córdobas como en dólares.

De hecho, la principal política implementada por los bancos para satisfacer la demanda de depósitos de los ahorrantes ha sido utilizar los recursos provenientes de la recuperación de la cartera de crédito y el vencimiento de títulos valor para esa finalidad.

Desde marzo del 2018, la banca ha perdido un 33 por ciento de los depósitos, o sea 1,834 millones de dólares, según cifras oficiales.

Y aunque el ritmo de salida de depósitos ha disminuido este año, la banca ha decidido mantener la restricción crediticia debido a la falta de certeza hacia dónde va Nicaragua, en detrimento de las actividades productivas.

Incertidumbre sigue afectando a la banca

Un economista que prefiere no ser citado manifestó que de esta manera los bancos se preparan para afrontar eventuales nuevos retiros importantes de depósitos, y se protegen precautoriamente de otorgar préstamos potencialmente riesgosos en un contexto de recesión y elevada incertidumbre.

Lea también: The Economist: Si Ortega confisca transnacionales, arriesga membresía de Nicaragua en el DR Cafta

“Sin embargo, al hacer esto, asfixian a las empresas y sectores de la actividad económica que dependen en gran medida de la continuidad del flujo de crédito bancario, contribuyendo a profundizar la caída recesiva”, alerta.

El economista Luis Murillo señala que debido a la crisis sociopolítica que vive el país se ha ido deteriorando la confianza y, por tanto, la banca ha tomado sus medidas.

“Dependiendo cómo está la confianza de un país se puede prestar o no y además se puede establecer las diferentes tasas de interés, Nicaragua desde abril del 2018 se ha deteriorado su principal activo, que es la confianza, y como hay un deterioro en la confianza del país, casi a nadie le están dando crédito”, dijo Murillo.

También refirió que los bancos antes de la crisis tenían buenos indicadores y ahora con la crisis actual se protegen y saben que ninguna actividad económica es rentable para poner su dinero, porque hay un alto riesgo.

Por su parte, el economista Alejandro Aráuz manifestó que la liquidez de los bancos depende de las recuperaciones del crédito, del financiamiento y las recuperaciones de las inversiones, y en este tiempo de crisis la banca ha actuado responsablemente.

Puede interesarle: Crisis económica provoca el cierre de 76 sucursales y ventanillas de la banca nacional en Nicaragua

“Lo que están diciendo esos indicadores es que el Banco Central está teniendo un buen control, está teniendo una buena injerencia y buena participación en estar controlando el nivel de masa monetaria que la economía está generando en correspondencia a su tamaño, sería irresponsabilidad del Banco Central aflojar la liquidez”, aseveró Aráuz.

Menos utilidades

Si bien la medida de aumentar la liquidez está en el marco de la prudencia, lo cierto es que esto representa un golpe para la banca, porque al restringir el crédito, las posibilidades de generar ganancias se reducen.

“La contracción del crédito tiene un impacto negativo en varios sectores de la economía; y por otro, la banca, al contraer su otorgamiento de crédito, está registrando una disminución en sus utilidades”, advierte Funides.

El centro del pensamiento detalla que hasta mayo las utilidades de la banca anduvieron en 6.62 millones de dólares, aunque fueron positivas, estas se redujeron un 46.96 por ciento en promedio anual.

Liquidez en Centroamérica

Por otro lado, un informe del Consejo Monetario Centroamericano reveló que la banca nicaragüense tiene el nivel de liquidez más alto de la región desde el año pasado.

Incluso Nicaragua estuvo por encima del promedio de la liquidez bancaria en Centroamérica, que fue del 23.6 por ciento, según reflejan cifras del Consejo Monetario.