Régimen de Daniel Ortega oculta el estado de las finanzas del INSS

Los últimos datos públicos del INSS están hasta diciembre del 2018; para entonces el déficit global de la institución había alcanzado 4,508.6 millones de córdobas.

crisis del INSS

crisis del INSS

Pese a la aplicación de la brutal reforma que el régimen de Daniel Ortega ejecutó a la Seguridad Social y que puso en vigencia el pasado 1 de febrero de este año, hasta ahora se desconocen los resultados que esta ha tenido en las frágiles finanzas del instituto, debido a que el Banco Central de Nicaragua (BCN) mantiene desactualizadas las cifras desde diciembre del 2018.

El calendario de divulgación del Banco Central de Nicaragua indica que el balance del sector público no financiero, donde  se incorpora el balance operativo de las finanzas del INSS se estaría publicando con dos meses de retrasos, sin embargo ese compromiso no se ha cumplido, al menos hasta el cierre de esta edición, por lo que los nicaragüenses no tienen información sobre cómo están las deterioradas finanzas del instituto.

Según el cronograma de publicaciones, disponible en el sitio web del máximo emisor bancario, el 28 de marzo se  debió actualizar las estadísticas del INSS correspondientes a enero, pero estas aún no han sido publicadas. Es decir que hasta hoy se cumplen 91 días de retrasos desde que se venció la primera fecha de compromiso de publicación del balance y resultado operativo del INSS.

En el calendario de publicaciones  de estadísticas del BCN también se estableció que se actualizarían las cifras de febrero de este año el 29 de abril, pero tampoco se cumplió. Luego se comprometieron  a divulgar las cifras de marzo el pasado 31 de mayo, tampoco ocurrió, y la próxima actualización se debe realizar el próximo 28 de junio, en el cual se deben dar a conocer los resultados hasta abril.

Los últimos datos públicos del INSS están hasta diciembre del 2018; para entonces el déficit global de la institución había alcanzado 4,508.6 millones de córdobas. Se desconoce cómo evolucionaron las finanzas del instituto antes y después de la reforma a la Seguridad Social.

El Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) viene acarreando un déficit desde el 2013 y su estado financiero empeoró el año pasado, precisamente por la crisis sociopolítica que desencadenó la reforma que se impulsó en abril, la cual era menos fuerte que la actual.

Lea también: Instituto Nicaragüense de Seguridad Social pierde 149 mil afiliados desde febrero de 2018

El dictador Daniel Ortega en 2007 recibió con un superávit de más de 1,000 millones de córdobas y   desde el 2013 este se convirtió en déficit crecientes, que al menos hasta el 2018 tenían a la entidad al borde del colapso financiero.

José Dolores Gómez, especialista en temas de seguridad social señala que las estadísticas del Banco Central no han sido confiables porque no muestran los estados financieros completos.

“El Banco presenta los datos del INSS como un cash-flow (principales indicadores), que es como un auxiliar de los estados financieros, es decir que presentan el estado financiero del INSS como si fuera un ministerio y no es un ministerio, ellos te presentan ingresos y gastos; pero en la contabilidad eso no es suficiente, eso es completamente insuficiente, eso solo te da un indicio pero no te da la oportunidad de saber la situación financiera completa, sin embargo esos indicadores deben de publicarse y que no se publique es grave”, dijo Gómez.

¿Habrá mejorado la situación del INSS?

Gómez señala que la situación del INSS podría empeorar este año, pese a la brutal reforma aprobada y publicada en La Gaceta, diario oficial el 1 de febrero de este año.

Puede interesarle: Gobierno sandinista extiende “agonía” del Seguro Social

“¿Qué podemos esperar en este año?, que las cosas estén todavía más graves a pesar de la reforma, porque las reformas digamos apenas se podrán compensar la reducción de los ingresos por tener menos cotizantes, es decir ya estamos hablando de que la pérdida de cotizantes fue un golpe fuerte y esa pérdida no se ha frenado, y eso afecta los ingresos totales, y si bien puede haber más ingresos con la reforma y  eso pueden compensar, pero nunca va lograr sacar de la situación en que se encuentra al Seguro Social”, sostuvo.

Lea también: Brutales reformas a la Seguridad Social entran en vigencia, trabajadores y empresas a pagar más

De hecho  el INSS acumuló hasta febrero de este año 775,908 asegurados, es decir, 149,049 menos con relación a los 904,957 que tenía en igual mes del año pasado.

Róger Murillo, especialista en tema de seguridad sostuvo que la reforma empeoró el estado del INSS, porque los pronósticos que se hicieron se han ido cumpliendo como es el cierre de más empresas y en consecuencia el despido de más personal.

“Las empresas han despedido más personal, otras han cerrado, por eso es que el Banco Central que no publica las cifras, porque son cifras que le van afectar a la institución y al Gobierno con esa reforma que hizo”, señaló Murillo.

Agregó que cuando se hizo la reforma no se hizo ningún cálculo para ver la sostenibilidad del instituto a corto y largo plazo. El régimen de Ortega impuso el ajuste a la Seguridad Social sin consultar al sector privado y golpeó duramente a las empresas dado a que en paralelo aplicó un ajuste fiscal con el que busca extraer solo este año 317 millones de dólares, sin incluir la reforma INSS.

Lea además: Régimen orteguista proyecta desastroso déficit del INSS para 2018 y 2019

“Cuando uno hace sus cálculos uno tiene que ver que por lo menos (el ajuste al Seguro ayude) unos 15 o 20 años a la entidad, pero la vida del Seguro son las cotizaciones, pero si no hay ambiente de trabajo, y si no hay inversión nacional y si no hay inversión extranjera no hay crecimiento de empresas, no hay crecimiento de oferta de trabajo, no hay asegurados, entonces no han hecho nada encaminado a la sostenibilidad del Seguro Social más bien lo han perjudicado enormemente” al instituto, dijo.

Pero además sostuvo que este año el instituto está peor, porque el año pasado todavía se tenían reservas financieras,  “pero esas reservas tuvieron que disminuir al haber menos asegurados, entonces nosotros teníamos calculados que para abril y mayo no iba haber dinero para pagar las pensiones, pero parece que están haciendo transferencias de un lado por eso no se pública”.

Nicaragua está sumergida en una profunda recesión económica, luego del estallido de la crisis política el pasado 18 de abril. El Producto Interno Bruto cayó 3.8 por ciento el año pasado y las previsiones este año es que se reduzca cinco por ciento, según las estimaciones del Fondo Monetario Internacional.

¿Qué implicó la reforma?

En la última reforma al INSS,  el salario de los cotizantes se redujo, tras el aumento de 0.75 punto porcentual de su aporte, el que pasó de 6.25 por ciento a  7 por ciento.

Además el sector empresarial formal comenzó a pagar hasta 3.5 puntos porcentuales más en su contribución este año, el que se incrementó sin gradualidad de 19 hasta 22.5 por ciento.

Asimismo, las autoridades aumentaron lo que se paga en otro tipo de seguros. Al respecto, si una persona o trabajador por cuenta propia está cotizando a través del seguro facultativo integral (es decir para pensión y atención médica), su contribución pasó de 18.25 por ciento a 22.25 por ciento. En caso que esté cotizando solo para optar a una pensión y sin atención médica, este pasó de 10 a 14 por ciento.

No obstante, la mayor estocada fue en el cambio que se hizo en la fórmula que se utiliza para calcular las pensiones, lo que afectó más a los trabajadores que arriban a su edad de jubilación, ya que el régimen impuso que se tomará como referencia para calcular las pensiones los salarios de las últimas 375 semanas cotizadas (7.2 años de vida laboral) y no las últimas 250 semanas (unos cinco años), como se venía haciendo.

En su última actualización,  The Economist Intelligence Unit (EIU), la unidad de análisis de negocios de la influyente publicación británica The Economist, señaló que estas medidas «ayudarán a controlar el INSS durante el período de pronóstico», pero que aún así se requeriría un soporte financiero público.

«Los cambios fiscales y de seguridad social recientemente promulgados ayudarán a contener la ampliación del déficit fiscal global. Sin embargo, dado que se trata de reformas procíclicas (reducir gastos y aumentar impuestos en recesión económica), las mejoras de las cuentas públicas tardarán en materializarse, manteniendo el requerimiento de financiamiento alto», explicó.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: