Juego de espejos

Y mientras la lluvia de cenizas volvía negro el cielo y hundía bajo su peso los techos de las casas, un empleado público leía en las esquinas el decreto alumbrado por una lámpara.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: