Secuestro y persecución. El asedio de la Policía Orteguista contra los presos políticos liberados de Jinotega

Yamileth Gutiérrez Moncada fue secuestrada el 25 de junio, golpeada y posteriormente liberada. Otros 17 reos políticos fueron perseguidos cuando iban a firmar al Sistema Penitenciario de Matagalpa

Yamileth Gutierrez, presos políticos

Yamileth Gutiérrez fue excarcelada el pasado 20 de mayo tras ser secuestrada y acusada de los delitos de robo con intimidación, secuestro y daños a la propiedad pública. LA PRENSA/Tomada del 19 Digital

El asedio y persecución de la Policía Orteguista (PO) y paramilitares persiste contra los presos políticos de Jinotega que fueron liberados por el régimen de Daniel Ortega bajo la Ley de Autoamnistía. Yamileth del Carmen Gutiérrez Moncada fue detenida por agentes el pasado martes 25 de junio, golpeada y posteriormente liberada, confirmó José Iván Irías, vecino de Gutiérrez.

La mujer, de 36 años, se encontraba junto a un grupo de pobladores en el mercado municipal de Jinotega, donde trabaja, cuando fue retenida y trasladada a la delegación policial. «Ella me comentó de que la agarraron, la capturaron y puesta en la delegación policial la querían hacer firmar. Que qué iba a firmar no sé, porque ella no sabe leer», aseguró Irías.

Lea además: “Por esos muertos, nuestros muertos, juramos defender la revolución”. Paramilitares muestran lealtad al régimen orteguista en un video que circula en redes sociales

Gutiérrez, según su vecino, se negó a firmar el documento y le comentó que fue golpeada por los agentes en las costillas y las manos. «Desde que vino ella (a Jinotega) ha tenido problemas porque estos señores no la han dejado en paz». Irías aseguró que tras unas cuatro horas, Gutiérrez fue liberada.

«Ella tiene que salir a trabajar al mercado y como es una persona de escasos recursos económicos y no puede estar encerrada, entonces ellos (la Policía) se aprovechan. A ella la chantajean los CPC, a ella, la Policía, cuando sale se la llevan», agregó Irías.

Puede interesarle: Orteguistas realizan pintas en la iglesia Los Ángeles, en Jinotega

Gutiérrez habita en el barrio Carlos Rizo, ubicado al norte de la ciudad de Jinotega. Fue excarcelada el pasado 20 de mayo tras ser secuestrada y acusada de los delitos de robo con intimidación, secuestro y daños a la propiedad pública. Participó en los tranques de la ciudad de Jinotega.

Actualmente sufre una crisis emocional y de depresión, sin embargo, Írias asegura que «algo que sobresale de ella es su carácter, ella siempre luchó, siempre protestó durante estuvo allá en La Esperanza», sostuvo.

Lea también: Alianza Cívica expondrá ante la OEA la situación de los excarcelados en Nicaragua

Por su parte, Jhony Leiva, también expreso político y vocero de la directiva de presos políticos de Jinotega, aseguró que tras conocer la detención de Gutiérrez lo denunciaron a través de las redes sociales y se comunicaron con un grupo de abogados para que los apoyaran. «Ella me dijo que había sido golpeada y que la capturaron porque estaba en la vía pública con personas alrededor», dijo Leiva.

Fueron custodiados al Sistema Penitenciario de Matagalpa

José Iván Irías, también conocido como el Chele Iván, es un preso político y durante la rebelión cívica en esa ciudad destacó como uno de los líderes. Desde que llegó a su casa asegura ha sido víctima de asedio: llegan a tomar fotografías, los policías hacen rondas nocturnas en las patrullas por su casa y se ubican cerca de ella; incluso  los CPC fueron a visitarlo y pedirle que dejara la lucha cívica. «Eso me suena como amenaza a mí. Yo, seguro no me siento por aquí en Jinotega. En las redes (sociales) mucha gente me pone como líder del barrio Sandino y eso les duele a ellos», sostuvo Irías.

Lea además: La expolicía que se negó a traicionar a los manifestantes y terminó presa en Jinotega

Recientemente, asegura, visitó a su mamá que habita en ese barrio – que también es conocido como Monimbó del norte por su resistencia cívica -, y una vez que salió de ahí, un grupo de antimotines asediaron el barrio. «Así de peligroso me catalogan esta gente», sostiene, asegurando que una vez que fue excarcelado las autoridades de La Modelo le prohibieron llegar ahí.

Agrega que el pasado 20 de junio, él junto a otros 16 reos políticos de Jinotega viajaron en un bus al Sistema Penitenciario de Matagalpa para firmar, como parte del cumplimiento del régimen de convivencia familiar bajo el que fueron liberados. Durante el viaje, asegura Irías, un motorizado los persiguió y en el sector conocido como Las Tejas fueron retenidos por agentes que los obligaron a bajarse del bus y les pidieron la cédula de identidad. Después, fueron custodiados hasta el Sistema Penitenciario.

«Somos gente pobre, recogimos para pagar un bus. Desde que salimos del barrio Sandino nos iban siguiendo, nos iba siguiendo una moto, después cuando llegamos allá, porque el bus fue a dar a vuelta por la Tejas, nos retuvieron y nos bajaron a toditos. Después nos llevaron custodiados hasta el Sistema Penitenciario. Cuando salimos (del Sistema) nos venía siguiendo el motorizado», detalló Irías.