Desahogo a la vista, la Azul y Blanco con la mente puesta en la Liga B de Naciones

Una vez recogidas las cenizas de la participación de Nicaragua en Copa Oro, toca pensar en Liga de Naciones, el siguiente reto de la Azul y Blanco y analizar las equivocaciones cometidas. Se trata de volver a una realidad en la cual creó faltas expectativas inyectadas con las palabras que resultaron utópicas del entrenador, Henry […]

Nicaragua quedó en un grupo accesible en la Liga de Naciones. LAPENSA/AFP

Una vez recogidas las cenizas de la participación de Nicaragua en Copa Oro, toca pensar en Liga de Naciones, el siguiente reto de la Azul y Blanco y analizar las equivocaciones cometidas. Se trata de volver a una realidad en la cual creó faltas expectativas inyectadas con las palabras que resultaron utópicas del entrenador, Henry Duarte, de conseguir una clasificación a siguiente ronda de Copa Oro, pero no ocurrió otra cosa más que la extensión de la racha negativa de ser la única Selección Nacional con nueve derrotas consecutivas en ese evento.

Te puede interesar: Choque contra la realidad, Haití manda a casa a la Azul y Blanco de la Copa Oro

Nicaragua regresa a su verdadero torneo en donde es favorita para ganar y es la Liga B de Naciones, en la cual se tiene como objetivo avanzar a la Liga A, en donde están ubicadas las 12 mejores selecciones de Concacaf.

Enfrentar a San Vicente y Las Granadinas, Surinam y Dominica será un desahogo para la Azul y Blanco, teniendo el cuenta el caos sufrido. Y lo mejor de todo es que alcanzando el liderato del grupo es suficiente para ascender a la Liga A, no existirá otra fase previa.

Principales errores

¿Basta con pensar y proponer en ir hacia el frente? Si algo quedó demostrado es la escasa pólvora contra selecciones que nos superan y otras que son inferiores (Costa Rica, Haití y Bermudas). Y no es que solo se mojó la mecha, sino que Nicaragua dio la impresión de no tener fósforos. Tres partidos y ninguna anotación. De tres cuartos de cancha hacia adelante no se encontró la brújula y la propuesta ofensiva quedó reducida al fracaso ante la nulidad de anotaciones. Existe la candela de la esperanza en jugadores como Byron Bonilla y Juan Barrera, sin embargo no es suficiente.

Una defensa para llorar. Contra selecciones pequeñas del caribe como a las que chocaremos en la Liga de Naciones la defensa luce superior, tan así que los últimos encuentro s contra Dominica, San Vicente y Las Granadinas y Surinam, solamente se ha permitido una anotación y se marcan siete. No obstante, esa misma defensa tuvo pesadillas ante los atacantes de los rivales en Copa Oro permitiendo ocho goles e incontables llegadas. Se vive una etapa de contundencia ante “islitas” del caribe y flaqueza ante equipos del área con más historia de futbol.

Lea: La era Henry Durte atraviesa su momento de mayor tensión y prueba

Más variantes. La idea de Henry Duarte es ir hacia el frente, sin embargo se necesita manejar otras estrategias como saber replegarse y jugar a contragolpe cuando el oponente lo requiera. El problema será que en el grupo de Liga de Naciones de Nicaragua no tendrá esa necesidad en estrategia y de exigencia.

Partidos

Nicaragua debutaen casa en la Liga B de Naciones el 5 de septiembre contra San Vicente y Las Granadinas, luego visitará Surinam el 8 de septiembre.

El 11 de octubre recibirá a Dominica y el 14 de ese mismo mes le devolverá la visita.

La tropa de Duarte cierra el 15 de noviembre contra San Vicente y Las Granadinas los juegos fuera de casa y el 18 contra Surinam en casa.