Asesinan a balazos a un exmilitar y su hijo que eran perseguidos por el orteguismo

Edgard Montenegro Centeno y su hijo Yalmar Montenegro Olivas fueron asesinados en el municipio de Trojes. Ambos eran originarios de Jinotega y se habían refugiado en Honduras

Yalmar Montenegro

Yalmar Montenegro fue asesinado junto a su padre este jueves en territorio hondureño. LA PRENSA/Tomada de Facebook

El exmilitar Edgard Montenegro Centeno y su hijo Yalmar Montenegro Olivas fueron asesinados a balazos este jueves 27 de junio en el municipio de Trojes, departamento El Paraíso, Honduras, en la zona fronteriza con Nicaragua. Padre e hijo se movilizaban a eso de las 6:30 p.m. en una moto cuando fueron emboscados, confirmó uno de sus familiares.

Ambas víctimas estaban refugiadas en Honduras desde hace casi un año y “fueron emboscados por sujetos que no sabemos, porque ellos iban solos en una moto, se trasladaban de una casa a otra”, señaló un familiar de los Montenegro, quien pidió omitir su identidad, debido al constante asedio y diferentes formas de represión que sufre esa familia de parte del régimen orteguista.

Lea además: Matan a balazos a un caficultor en una finca ubicada en El Cuá, Jinotega

“No tengo más detalle porque solo hallaron los cuerpos, les robaron las identificaciones y sus teléfonos (…) otros familiares que están allá refugiados reconocieron los cuerpos y la Policía hondureña los trasladó a una morgue”, agregó la fuente.

Edgar Montenegro fue señalado por la Policía Orteguista de liderar tranques y asesinar a un policía voluntario en Wiwilí. LA PRENSA/Tomada de Facebook

Mientras tanto, en su perfil en la red social Facebook, una hija de Montenegro Centeno escribió: “hoy los asesinos sandinistas celebran que terminaron con la vida de mi padre y mi hermanito mayor… los héroes de mi vida; pero lo que dan es lástima, porque lo único que ganaron es el pasaje al infierno por tantas vidas que llevan ya en su lista…”.

Lea también: Familia denuncia que es víctima de represión policial

Edgar Montenegro fue miembro de la Resistencia Nicaragüense que combatió al primer régimen de Daniel Ortega en la década de los 80 y se reinsertó a la vida civil como un reconocido productor en el sector de La Esperanza del Kilambé en el municipio de Wiwilí, Jinotega, donde residía.

El año pasado,  Edgar Montenegro se sumó a las protestas ciudadanas en Wiwilí contra el régimen orteguista que lo responsabilizó de distintos delitos, incluyendo la muerte de Héctor Noel Moreno, alias “Pasmado”, en la comunidad El Jicote, a cuatro kilómetros del poblado de Wiwilí.

En la nota de prensa 111-2018 del 15 de septiembre 2018, la Policía aseguró que un “grupo (de) terroristas golpistas que se dedicaban a cometer crímenes en tranque de Wiwilí, encabezado por el terrorista Edgard Montenegro Centeno”, habría asesinado “con armas de fuego y armas blancas al trabajador y policía voluntario Héctor Noel Moreno Centeno”.

Puede interesarle: Secuestro y persecución. El asedio de la Policía Orteguista contra los presos políticos liberados de Jinotega

Sobre el asesinato de “Cabezón” y su hijo, el familiar señaló que “sabemos que es la Policía la que nos ha estado asediando desde el año pasado a raíz de las protestas y ha habido toda una criminalización, a partir de la muerte de ese paramilitar (Moreno), sin ninguna investigación y casi de inmediato, lo acusan a él como hechor de ese crimen y se desató una persecución brutal contra todos nosotros (miembros de la familia Montenegro) y ninguno de los hermanos de él pueden estar y trabajar en la finca que ha estado tomada por paramilitares y policías”.

El familiar recordó que el caficultor Oliver José Montenegro Centeno, hermano de “Cabezón”, fue acribillado a balazos la tarde del 23 de enero en su finca ubicada en el sector llamado Caño La Cruz, cerca del valle Los Lagos, a unos 30 kilómetros al norte de la cabecera municipal de El Cuá, departamento de Jinotega.

En aquella ocasión, la familia responsabilizó a un grupo de “paramilitares revueltos con policías”. Sin embargo, el crimen sigue impune.

Mientras tanto, a Elia Montenegro, hermana de “Cabezón”, la despidieron del hospital de Estelí, donde ejercía la pediatría. A un hijo del excontra también lo corrieron de su empleo como responsable de mantenimiento en el hospital de Jinotega.

Lea también: Juez orteguista declara culpable al exiliado que regresó de Costa Rica acogido al Plan de Retorno Seguro del régimen

Ante el asedio y persecución, una buena parte de los Montenegro tuvo que exiliarse en Honduras, otros están en diferentes lugares, pero “todos estamos alejados de nuestros hogares”, señaló la fuente, asegurando que “pretenden exterminar a esta familia, si en Wiwilí es prohibido mencionar que uno es Montenegro, porque lo persiguen de muerte”.

Asedio era más brutal contra Edgar

El familiar menciona que la persecución contra “Cabezón” ha sido “más brutal” que en otros casos, debido a que “por su experiencia militar y capacidad de liderazgo en Wiwilí, el Ejército y la Policía lo han perseguido tanto que él no tuvo más (opción) que empezar a organizarse”.

De hecho, a través de las redes sociales fue difundido un video, presuntamente grabado a mediados de mayo”, en el que “Cabezón” y otros hombres con distintos seudónimos, mencionan la reorganización para alzarse en armas contra el régimen de Daniel Ortega. “Es por la misma persecución que está viviendo el campesinado en esta zona”, dice el familiar de Montenegro Centeno.