Crisis económica provocada por represión obliga a Alcaldía de Managua a suspender su programa de viviendas

Las únicas viviendas que se entregan de forma gratuita son las construidas con dinero de China-Taiwán, que en esta semana llegó a las 120 donadas

Casas en Managua

El régimen orteguista utilizó a los tomatierras para lanzar una ofensiva durante la crisis sociopolítica. Les animó a invadir propiedades y con el paso de los meses empezó a desalojarlos. LAPRENSA/ARCHIVO

Atrás quedaron los años en que la Alcaldía de Managua regalaba casas a personas de escasos recursos, porque ante la crisis económica que enfrenta ahora debido a la masacre en contra de las manifestaciones, vende lotes y casas en el municipio, intentando paliar la necesidad.

Las únicas viviendas que se entregan de forma gratuita son las construidas con dinero de China-Taiwán, que en esta semana llegó a las 120 casas donadas y en este 2019. Este programa tiene un presupuesto de 14.8 millones de córdobas, y por distrito se reparte 2.1 millones.

Marvin Martínez, concejal de Managua y militante del Partido Conservador (PC), explicó que es imposible que con recursos propios de la comuna se continúe regalando casas, porque este año el presupuesto general se proyecta con 1,910 millones de córdobas menos, que cuando empezó el 2018, al pasar de 6,617 millones a 4,707 millones.

“La crisis ha afectado tanto que la Alcaldía dejó de ser la caja chica que se manejaba desde la secretaría del Frente Sandinista, para convertirse en una Alcaldía con un presupuesto limitado. Así es difícil sostener el proyecto de regalar casas, son insuficientes los recursos”, indicó Martínez.

La única forma para que se enderece la economía, a juicio del concejal del PC, pasa por elecciones adelantadas y que esto sea visto por la comunidad internacional. “Eso va a depender del gobierno central de adelantarlas y que sean elecciones justas y transparentes”.

A raíz de la masiva toma de propiedades

Luego que estalló la crisis sociopolítica en el país, el 18 de abril de 2018, el régimen orteguista alentó y permitió la toma de propiedades privadas, esto como estrategia para intimidar a los empresarios que apoyaban las manifestaciones cívicas.

Sin embargo, poco a poco empezó a desalojar a los precaristas que en varios casos ya había puesto agua potable y energía eléctrica, además de bautizar los asentamientos con los nombres de Daniel Ortega, Rosario Murillo y Laureano Ortega.

Meses después se anunció el programa de lotes Bismarck Martínez, cuyo nombre hace honor a un trabajador de la comuna capitalina sobre el porque la dictadura acusa a los autoconvocados de haberlo asesinado en el tranque que estuvo en el municipio de Jinotepe, Carazo.

Los primeros lotes que se entregaron fueron cincuenta, ubicados en la comunidad Los Corteses, en el Distrito Siete de Managua.

Casas en Managua

Cada terreno mide nueve metros de largo por 17 de fondo y a cada uno se le hizo la conexión de agua potable y energía eléctrica; sin embargo, se tiene que pagar veinte dólares mensuales hasta completar los 1,500 dólares que valen. La Alcaldía ya no regala casas.

Cuando no faltaba el dinero

Antes de que el régimen de Daniel Ortega reformara la Ley del Seguro Social y esta diera paso a una protesta legítima que acabó en represión, la Alcaldía de Managua contaba con fondos suficientes para construir casas solidarias.

Lea también: Ciudad Belén y la venta de casas

Durante varios años fue frecuente que el secretario general de la municipalidad, Fidel Moreno, le ordenara a sus delegados distritales que se le construyera una casa a alguien que la necesitaba, por el deterioro de la estructura debido al tiempo o tras una inundación provocada por el colapso del techo o muros.

Ahora las únicas que regalan son las asumidas con dinero de China Taiwán y por eso en cada inauguración aparece el embajador de ese país asiático, Jaime Chin Mu Wu, junto a la alcaldesa designada Reyna Rueda y el delegado del distrito donde corresponde el barrio en que está ubicada la casa.