Ortega recibiría a la Comisión que se creó en la OEA imponiendo condiciones

La Resolución sobre Nicaragua establece la entrega de un informe con los resultados del trabajo de la Comisión, en un plazo máximo de 75 días

El representante de Nicaragua ante la OEA Valdrack Ludwing. LA PRENSA/AFP

Ahora que quedó aprobada una resolución de la Organización de Estados Americanos (OEA), que ordena la creación de una Comisión al más alto nivel para insistir en la búsqueda de una salida negociada a la crisis que vive el país desde abril de 2018, la pregunta que surge para el exdiplomático Julio Icaza Gallard es si el régimen de Daniel Ortega se dignará a recibirlos.

Icaza recordó como precedente el rechazo al Grupo de Trabajo para Nicaragua, creado por el Consejo Permanente de la OEA, que no fue recibido por el régimen orteguista el año pasado.

“La pregunta fundamental es cuál será la respuesta de Ortega y (Rosario) Murillo, una vez que se integre la Comisión y solicite venir a Nicaragua para realizar las gestiones ‘al más alto nivel’ que mandata la resolución”, expresó Icaza, quien fue embajador de Nicaragua ante la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Busca ganar tiempo

Icaza opinó que si Ortega fuese coherente y serio en sus acciones, lo que se podría esperar es un rechazo de la Comisión. No obstante, el exdiplomático proyecta que va a pesar más “el interés de la dictadura de ganar tiempo, dándole largas al asunto”.

“Es probable que reciba a la Comisión, tratando de imponer condiciones de secretismo, centrar las discusiones en las reformas electorales y sacar del juego a la (opositora) Alianza Cívica”, manifestó Icaza.

La Resolución sobre Nicaragua, aprobada este viernes por la Asamblea General de la OEA, establece también la entrega de un informe con los resultados del trabajo de la Comisión, en un plazo máximo de 75 días, lo que para Icaza es el tiempo que se le concede a Ortega, en su carrera por llegar al 2021 invicto y concluir su tercer período presidencial consecutivo.

Icaza por último valoró que la Comisión de la OEA debe ser un “instrumento de apoyo al diálogo nacional” no un sustituto. En ese sentido, Icaza consideró que la organización política opositora Alianza Cívica, contraparte del régimen en el diálogo nacional (suspendido actualmente), debe insistir en que esta Comisión de la OEA, de acuerdo con la letra y el espíritu de la resolución, en ningún momento debe sustituir el diálogo nacional en su camino por una negociación.

El miembro de la Alianza Cívica, José Pallais, manifestó que la labor diplomática de la Comisión debe convencer y persuadir, para llegar a un acuerdo entre la Alianza y el Gobierno.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: