«Playland»: exposición de Ricardo Huezo reflexiona sobre contextos históricos y estéticos

Obras tratan de recuperar la historia de la pintura europea, latinoamericana y centroamericana y al resemantizarlas la idea es encontrarle un nuevo significado

«La exposición «Playland» junta estéticas y contenidos modernistas, primitivistas y pop con la crisis política del país, nuestra historia de guerra y pobreza», se explica en una nota sobre esta muestra de la artista visual Ricardo Huezo.

También habla que del primitivismo -moneda cultural de los 80’s – Ricardo Huezo toma la representación paradisíaca y la acumulación de las imágenes, pero abandona el color.

Puede interesarle: “1984”: novela sobre “policía del pensamiento” sigue fascinando lectores 70 años después

«En estos paraísos blancos se esconden a plena vista crímenes y situaciones trágicas. En oposición a los cuadros blancos están los colores», añade el escrito.

Para Huezo, sus obras tratan de recuperar la historia de la pintura europea, latinoamericana y centroamericana y al resemantizarlas la idea es encontrarle un nuevo significado a partir del contexto actual.

No obstante comentó que cualquier cosa que diga no le hace justicia a la experiencia de apreciar estas obras que se exhiben en galería Códice, por lo que recomendó venir a verlas.

La exposición «Playland» del artista visual Ricardo Huezo fue inaugurada recientemente y permanecerá en la sala de la galería Códice, hasta el 18 de julio, en horario de 9:00 a.m., a 5:00 p.m. Entrada libre. Situado del Hotel Colón, una cuadra al sur, y dos cuadra y media al este.

Dos obras de la exposición «Playland» de Ricardo Huezo. LA PRENSA/Cortesía

La nota también refiere que en la sala hay tres versiones del cuadro “Paisaje Zapatista” de Diego Rivera, que es el retrato de un guerrillero, pintado por el artista mexicano mientras vivía en París, es decir, una imagen sublimada por la distancia.

Y que estas «versiones la paleta se banaliza y los guerrilleros tienen armas rusas actuales. El revolucionario de 1915, ahora es un victimario».

Lea además: Máscaras bordadas en azul y blanco, una nueva forma ingeniosa de protestar y proteger la identidad

Las personas que visiten esta exposición de Huezo, podrán percibir estas metáforas visuales desde diversos ángulos históricos  y conceptuales, pero también lo podrían relacionar con la crisis que los nicaragüenses han vivido desde abril del año pasado.

Y particularmente a las ideas sobre las revoluciones armadas que llegaron al poder, pero que ahora usan las armas para reprimir a las nuevas generaciones que no comulguen con sus ideas totalitarias y militaristas que los mantiene aún el el poder.

O bien puede verse como lo  indeseable y totalitario del discurso extremo, contrario a la utopía: lo idealizado para el bienestar común. Sin imposiciones, sin armas.

Bolsitas plásticas también como símbolo de la distopía

La muestra también destaca bolsitas plásticas las cuales sugieren que «dejan atrás el escepticismo», además  se «hunden en la nostalgia de lo que fue y no dejará de ser en 1,000 años: las bolsitas desteñidas, rotas, pero eternas son también símbolos de la distopía».

Lea también: Ai-Da, la artista-robot expondrá sus “dibujos creativos” en universidad de Oxford

LA PRENSA/Cortesía

Rumbos bifurcados a la pintura testimonial

Las obras también sugieren en la nota reflexiva, que los «plásticos reciclados ofrecen su forma al inmenso cuadro de colores grises de un monstruo armado con un AK 47, una vez más. 

También relaciona «los puntos de vista irreverentes dan fe de las transformaciones que sufren las utopías».

Y concluye que: «La exposición Playland presenta rumbos bifurcados a la pintura testimonial: uno de esos rumbos es el acto de dudar».


 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: