Presiones por más sanciones

Como dice José Miguel Vivanco en su carta a la Unión Europea, Ortega no cederá voluntariamente ni solo con las presiones internas

Una mala consejera, Nicaragua

El organismo mundial defensor de los derechos humanos, Human Right Watch (HRW), ha pedido a la Unión Europea que imponga sanciones a la dictadura de Nicaragua y personalmente a Daniel Ortega.

El secretario ejecutivo para las Américas de la prestigiosa ONG, José Miguel Vivanco, envió una carta a la Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, la socialista italiana Federica Mogherini, recordándole con detalles las brutales violaciones a los derechos humanos cometidas por la dictadura de Nicaragua, que incluyen crímenes de lesa humanidad documentados y denunciados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

“El presidente Daniel Ortega no restablecerá voluntariamente las garantías básicas de derechos humanos que su Gobierno se esmeró en desmantelar”, asegura Vivanco en su carta a Mogherini. Y agrega que “es crucial que haya una presión internacional fuerte y persistente para que cesen los abusos generalizados en Nicaragua, en particular a través de sanciones individuales contra altos funcionarios implicados en graves violaciones de derechos humanos”.

Además de pedir a la Unión Europea que sancione personalmente a Daniel Ortega, Vivanco propone los nombres de varios altos jefes policiales, incluyendo a la exdirectora nacional de la Policía, Aminta Granera, los que a su juicio deben ser sancionados por su responsabilidad en la matanza de Nicaragua.

El mismo día que Vivanco hizo esta petición de apoyo al pueblo nicaragüense, tomaron posesión de sus cargos los nuevos diputados del Parlamento Europeo, el cual ya solicitó sanciones para la dictadura de Nicaragua después que el año pasado vino una delegación de europarlamentarios y constató las graves violaciones a los derechos humanos. Y en esa fecha también se conoció que Mogherini será sustituida en noviembre próximo por el político español socialista, Josep Borrel, actual canciller de España y crítico del régimen de Ortega.

Según el procedimiento de la Unión Europea para imponer sanciones, el comisionado de las relaciones internacionales tiene que presentar una propuesta a fin de que la analice el gobierno de cada país miembro de la Unión, lo mismo que el Consejo de Europa que es el órgano ejecutivo. Si los gobiernos y el Consejo aprueban la propuesta, los ministros de Relaciones Exteriores deben considerarla, someterla a votación y ratificarla por unanimidad.

De manera que la aprobación de sanciones de la Unión Europea a la dictadura de Ortega no será fácil, pero tampoco imposible, considerando que la comunidad democrática internacional se ha horrorizado por las espantosas violaciones a los derechos humanos cometidas en Nicaragua. Razón por la cual hay una fuerte presión a Ortega, para que negocie con la oposición un acuerdo que permita la restauración de la democracia mediante la celebración de elecciones libres, limpias y observadas internacionalmente.

Como dice José Miguel Vivanco en su carta a la Unión Europea, Ortega no cederá voluntariamente ni solo con las presiones internas. Tiene que haber una fuerza política y diplomática internacional que lo obligue a ceder.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: