Cuatro acciones que ejerce el régimen de Daniel Ortega para intimidar a los presos políticos liberados

Desde la primera excarcelación de los reos políticos la Policía Orteguista (PO) continúa ejerciendo labores de intimidación como persecución, asedio, amenazas, agresiones y detenciones

excarcelados

Yamileth Gutiérrez denunció ante la CPDH el asedio y persecución de parte de la PO. LA PRENSA/L. LÓPEZ

La dictadura de Daniel Ortega aceptó el pasado 20 de marzo liberar a todos los presos políticos, como parte de un acuerdo con la Alianza Cívica en la mesa de negociaciones. El 8 de junio aprobó la Ley de Amnistía con el fin de establecer la «paz y la reconciliación» en el país. Sin embargo, desde la primera excarcelación de los reos políticos la Policía Orteguista (PO) continúa ejerciendo labores de intimidación como persecución, asedio, amenazas, agresiones y detenciones.

Estas son las acciones más comunes que el régimen ejerce en contra de los presos políticos liberados:

1- Detenciones y persecución. Tras sacarlos de las mazmorras, la Policía junto a civiles armados se ha encargado de dar persecusión e incluso detener a los reos durante cortos períodos de tiempo. El caso más reciente es el de Yamileth Gutiérrez Moncada, quien denunció este jueves ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) la persecución que sufre de parte de la PO y las dos detenciones arbitrarias que ha vivido después que fue excarcelada el 20 de mayo.

Lea además: Régimen publica su Ley de Amnistía, pero no libera a todos los presos políticos

El 25 de junio fue detenida por un par de horas, golpeada y posteriormente liberada. La mujer, de 36 años, se encontraba junto a un grupo de pobladores en el mercado municipal de Jinotega, donde trabaja, cuando fue retenida y trasladada a la delegación policial. Cinco días después, el 30 de junio, nuevamente fue detenida -sin razón alguna- y golpeada en su espalda y brazos. En esa ocasión, permaneció dos días en la estación de la PO.

Gutiérrez muestra la señales de agresión que sufrió en su última detención ilegal por parte de la PO. LA PRENSA/L. LÓPEZ

Asedio. Los defensores de derechos humanos de la CPDH expresaron que a diario reciben de dos a tres denuncias de asedio. La abogada Carla Sequeira afirmó que en esta semana las denuncias han aumentado tanto de ciudadanos y excarcelados. Parte del asedio incluye que patrullas policiales se apostan afuera de las casas de los reos a ejercer labores de vigilancia.

Lea también: Secuestros y asedio contra manifestantes a la orden del día

Amenazas. Las amenazas de muerte y volver a ser arrestados han sido una constante hacia los excarcelados. Las excarceladas Yamileth Gutiérrez y Jeysi Lagos, de Jinotega, son algunas de las que han sido amenazadas. Pero también los familiares de los presos políticos sufren estas situaciones. Jesenia Estrada, mamá del líder estudiantil Byron Corea expresó que motorizados llegaron a su casa gritando que los iban a matar por ser «golpistas».

Lea además: Tres agentes de la Policía Orteguista ofenden y amenazan de muerte al padre Edwin Román en Masaya

Agresiones. La PO además de reprimir y agredir a cada autoconvocado que se manifiesta, también se acompaña de turbas orteguistas para intimidar a las familias de los excarcelados. La familia del líder estudiantil Nahiroby Olivas se vio obligada a salir de su casa, en León, luego que motorizados llegaran a apedrear y patear la puerta de su casa. «¡Ya dejen en paz a mi familia!», dijo en Olivas en su perfil de Facebook.