Baja demanda de combustibles demuestra el impacto en la economía

Hasta febrero el consumo de gasolinas se redujo 12.8 por ciento con respecto a diciembre del año pasado y un 2.3 por ciento en comparación con febrero del año pasado.

En el contexto actual se espera cerrar el año con otra caída en el consumo de combustibles. LAPRENSA/ARCHIVO

En los primeros dos meses de este año, como consecuencia de la aguda recesión económica, el consumo de combustibles cayó fuertemente, detallan las estadísticas del Banco Central de Nicaragua (BCN).

Hasta febrero el consumo de gasolinas se redujo 12.8 por ciento con respecto a diciembre del año pasado y un 2.3 por ciento en comparación con febrero del año pasado.

En el caso del diesel, este muestra una caída del 7.2 por ciento en febrero 2019 con respecto a diciembre del año pasado y una caída del 6.6 por ciento si se compara con a igual mes del año pasado.

Lea también: Bajó demanda de combustible en Nicaragua, debido a la crisis sociopolítica

Al cierre del 2018 el consumo de las gasolinas cayó un 6.3 por ciento y el diesel un 7.5 por ciento. Ese fue el primer año que la demanda de carburante cayó desde el 2009, cuando el país resintió el impacto de la crisis económica mundial. Sin embargo, en el contexto actual se espera cerrar el año con otra caída en el consumo de combustibles.

Hasta abril del año pasado, los números del consumo de combustibles eran positivos, pero luego comenzó a caer el consumo y no se ha restablecido, acumulándose diez meses de caída.

El consumo sigue frío

Juan Carlos López, asesor en temas de ayuda al consumidor, manifestó que la caída de los combustibles está asociada con la profunda recesión que vive el país.

“Los usuarios obviamente tienen una merma económica y se relaciona, primero en actividad laboral, de que personas que tenían su vehículo y fueron despedidos lo usan menos o se lo quitaron, por otro lado te encontrás que esa misma incapacidad de pago la tiene el sector empresarial o incluso las mismas instituciones del Estado, que posiblemente han disminuido sus actividades”, dijo López.

Lea además:Petroleras en Nicaragua se embolsaron tres millones de dólares cuando congelaron precios en 2018

Explicó que el consumo de combustible seguirá cayendo, porque responde a la actividad económica y cuando esta tiene un decrecimiento los sectores se mueven a la baja.

“No podemos esperar que el consumo de combustible este año crezca si sigue cerrando empresas, si hay más desempleo, si sigue migrando la población y no solo hablamos del combustibles; el consumo en general está mal”; sostuvo López.

César Arévalo, especialista en temas de hidrocarburos, manifestó que del 2011 al 2018 el volumen de ventas subió de 5.3 a siete millones de barriles, lo que significó 34 por ciento, pero en el 2018 debido a la situación sociopolítica se redujo el volumen de ventas.

“Para 2019 el volumen de ventas podría cerrar en 6.6 millones de barriles, una baja aproximada del 6 por ciento pero que dependerá de la evolución de la economía, recorte de  gastos corrientes e inversión del gobierno que reduciría el consumo, sobre todo en clientes directos de DNP y Puma Energy, que en el 2018 controlaban el 86.5  por ciento del mercado de gasolinas y diesel”, dijo Arévalo.

Puede interesarle: DNP Petronic se cambia de nombre para evadir sanciones y campaña negativa

Importación de carburante

No obstante, el informe de Comercio Exterior de enero a abril del 2019 señala que la factura petrolera cayó un 9.4, pero la importación de combustibles tuvo un ligero aumento.

“Los volúmenes de combustibles se incrementaron en 2.2 por ciento, lo que significó 70.1 miles de barriles, más que lo ingresado en el mismo período de 2018”, explica.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: