Reserva Bosawas pierde 49,644 manzanas en cinco años

Según el reporte, para el año 2000 existía un 15.12 por ciento de actividades de agricultura y ganadería en Bosawas, pero en los últimos años este nivel se elevó a 30.71 por ciento del área de la reserva.

LA PRENSA/J. GARTH

Nicaragua no tiene estrategia para salvar de la extinción a la Reserva de Biosfera de Bosawas, cuyo proceso de depredación se ha intensificado durante la actual administración de Daniel Ortega desde 2007, pese a que el discurso oficial apela al amor “hacia la madre tierra”.

La falta de acciones quedó en evidencia en el informe Reserva de Biosfera Bosawas, publicado por el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena), y que muestra en una serie de mapas la dinámica de la cobertura del bosque desde el año 2000 al 2019.

Según el reporte, para el año 2000 existía un 15.12 por ciento de actividades de agricultura y ganadería en Bosawas, pero en los últimos años este nivel se elevó a 30.71 por ciento del área de la reserva.

Según el reporte, el nivel de cobertura de bosque de la reserva descendió a su nivel mínimo en 2010 desde 2000, luego hubo una ligera mejora pero continuó el descenso que aún se mantiene hasta este año.

Puede interesarle: Reserva de Bosawas también sufre por las quemas y despale

El documento señala que en la Reserva de Biosfera Bosawas (RBB) se han degradado del 2015 al 2019 unas 35 mil hectáreas de bosque latifoliado aproximadamente (es decir unas 49,644 manzanas), lo que coincide con el monitoreo de ambientalistas independientes, a quienes el régimen persigue e intenta acallar.

“Durante el 2015 hasta el 2019 la cobertura forestal ha disminuido en la RBB, lo cual tiene una relación directa con el incremento de pasto durante el mismo período”, indica el Marena en su reporte.

Rosario Sáenz, vicepresidenta de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Sostenible (Fundenic), calificó como “interesante” que el régimen orteguista haya “reconocido el deterioro que ha tenido la Reserva de Biosfera” durante su administración, pero cuestionó la ausencia de un plan que enfrente la problemática.

“Es importante que lo reconociera pero lo más importante es qué acciones va a tomar el gobierno a nivel institucional, comunitario y (las) medidas en relación a la tenencia y toma de tierra, al despale indiscriminado, qué es lo que va a pasar, eso es lo que no se dijo en la exposición”, señaló.

Lea además: En alerta amarilla por incendio en la Reserva Indio Maíz

Sáenz manifestó que el documento dejó interrogantes sobre lo que hará el régimen orteguista o cuál fue el propósito de la publicación si no se plasmó una solución. “¿Qué sigue?, ¿cuál es el plan? No sabemos cuál era el objetivo y el fin”, declaró.

Negligencia estatal

Para Amaru Ruiz, de la confiscada Fundación del Río, los datos que expone el documento “evidencia la problemática ambiental que veníamos denunciando las organizaciones”.

“Ese es el silencio que oculta la presentación, pero al final concluye (el documento) que en el periodo del régimen es en el que más se ha destruido a las reservas de biosfera debido a la negligencia del actuar de las instituciones ambientales”, refirió Ruiz.

Lea también: Invasión de colonos a territorios indígenas afecta Reserva de Bosawas

La política ganadera extensiva, la falta de saneamiento de los territorios indígenas y la falta de justicia contra los violadores de delitos ambientales, son para Ruiz algunas de las razones que acelera la deforestación de Bosawas, considerado uno de los pulmones de Centroamérica.

Estado debe priorizar medioambiente

El ambientalista destacó que el tema del medioambiente debe ser una prioridad en la agenda del Estado y cualquier “proceso de transformación” que demanda el país.

“De cara al futuro, en cualquier proceso de transformación social y política del país, la agenda ambiental debe ser prioritaria. Ningún gobierno que entra a administrar el Estado debe olvidar el tema ambiental dentro de su agenda, no debemos olvidarlo con la importancia que tiene para la economía y desarrollo de la población”, recalcó Ruiz.

Lea también: Líder indígena pide detener destrucción de Bosawas

El biólogo expresó que para encontrar una solución a la deforestación de Bosawas se debe contar con todos los actores y sectores, sin embargo, el régimen “no tienen la voluntad de hacer la coordinación necesaria ni la capacidad de enfrentar la situación, y como no tiene eso estamos de cara a un deterioro mucho mayor en términos ambientales”, recalcó.

Régimen avala abusos de empresas

Amaru Ruiz, de Fundación del Río, denunció que el régimen de Daniel Ortega durante sus tres periodos de mandato ha avalado a empresas que explotan abusivamente los recursos naturales en las reservas de biosfera.

“El régimen permite que las empresas obtengan concesiones de mineras, canaleras, monocultivo, afectando las comunidades locales” de la reserva, dijo Ruiz.

Puede interesarle: Sikilta, Caribe Norte, se quedó esperando proyecto de agua

El ambientalista mencionó el caso de Alba Forestal, en que la dictadura utilizó la deforestación como negocio. “Tienen tres periodos de gobierno y debieron actuar desde que entraron, sin embargo, ha habido un revés en la política ambiental”, lamentó.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: