Excancilleres critican regalías de nacionalidad del régimen a extranjeros vinculados con corrupción y terrorismo

Excancilleres criticaron que el régimen proteja a sus aliados políticos al otorgarles cargos diplomáticos o negarse a entregar a los que son reclamados por la justicia de sus países

De izquierda a derecha aparecen la peruana Marcela Pérez Silva; el jordano Mazen Othman Al Khuffash; y el italiano Alessio Casimirri.

El nombramiento de dos ciudadanos de origen árabe como embajadores de Nicaragua en Palestina y Emiratos Árabes Unidos expuso la práctica del dictador Daniel Ortega de otorgar la nacionalidad sin mayor trámite, y en otros casos, asilar en el país a personajes con turbio pasado, al ser señalados de actos de corrupción o de vínculos con grupos terroristas .

Excancilleres criticaron que el régimen proteja a sus aliados políticos al otorgarles cargos diplomáticos o negarse a entregar aquellos que son reclamados por la justicia de sus respectivos países.

Lea además: Daniel Ortega nombra a un árabe como embajador de Nicaragua en Palestina

Entre los ciudadanos extranjeros premiados con cargos diplomáticos, que les otorga inmunidad, están Mazen Othman Al Khuffash, de origen jordano, nombrado embajador en Palestina; así como el libio Mohamed Mohamed Farrara Lashtar, representante en Kuwait desde diciembre del 2017 y luego nombrado embajador en Emiratos Árabes Unidos.

También está Marcela Pérez Silva, de origen peruano, quien está de embajadora nicaragüense en Perú desde el 2012, cuando el régimen la nombró en reemplazo de su esposo, el fallecido Tomás Borge. Pérez se nacionalizó nicaragüense el 29 de julio del 2008, según La Gaceta, diario oficial número 144.

Lea también: Sobrino de Gadafi nombrado ministro de Daniel Ortega ante los países árabes

Por otra parte, uno de los casos más controversiales y antiguos es el de Alessio Casimirri, italiano condenado por el secuestro y asesinato de Aldo Moro, ex primer ministro de Italia, en 1978. El régimen de Ortega lo asiló en 1983 y le dio la ciudadanía nicaragüense en 1986. A pesar que Italia e incluso el Parlamento Europeo (PE) exigieron la extradición de Casimirri, Ortega lo protege.

Casimirri perteneció al disuelto grupo terrorista italiano llamado Brigadas Rojas.

Ciudadanía les protege

En el caso del libio Lashtar y el jordano Othman, obtuvieron la nacionalidad nicaragüense cuando el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) las entregó a más de 1,300 extranjeros que integraban grupos armados aliados. La mayoría se nacionalizó dos meses antes de que Ortega dejara el poder en febrero de 1990.
Mohamed Lashtar es sobrino del fallecido dictador de Libia, Muamar Gadafi, quien fuera uno de los aliados importantes del régimen del FSLN en los ochenta.

La relación de dos dictadores: Ortega y Gadafi

El excanciller Francisco Aguirre Sacasa recordó que Ortega y el dictador Gadafi “tenían una relación estrecha”. “Uno de los pocos viajes que hizo Daniel al regresar al poder fue a Libia, (en 2008) a fortalecer sus relaciones políticas”, mencionó Aguirre.

Le puede interesar: Se improvisan embajadores en Nicaragua

Los excancilleres Aguirre y Norman Caldera explicaron que si bien las personas extranjeras que obtienen la nacionalidad nicaragüense podrían ocupar cargos diplomáticos, afirmaron desconocen si Othman y Lashtar cumplieron los requisitos para nacionalizarse.

El reglamento de la Ley General de Migración y Extranjería en su artículo 112, inciso 2, exige como requisito para obtener la nacionalidad nicaragüense presentar en “escritura pública notariada de solicitud de la nacionalidad nicaragüense y renuncia a la de origen y a la adquirida por naturalización, se exceptúa del requisito de renuncia a los centroamericanos de origen y los naturales de España”.

Lea también: Daniel Ortega le da otro cargo al sobrino de Muammar Gadafi, exdictador de Libia

La Constitución, en su artículo 152, establece que para ser embajadores o ministros quienes tienen doble nacionalidad deben haber renunciado a la segunda cuatro años antes de ocupar el cargo.

Excancilleres desconocen méritos de árabes

Los excancilleres Caldera y Aguirre afirmaron que en sus respectivas administraciones no tuvieron a Othman y Lashtar como funcionarios, por lo que desconocen qué méritos tienen en la carrera de servicio exterior.

Lea además: Diplomacia “en familia”

El excanciller Caldera explicó que con quien tuvo contacto una vez fue con Lashtar, cuando en 2004 viajó con el entonces presidente Enrique Bolaños a Libia, a gestionar la condonación de la deuda al país.

“A él (Lashtar) lo conocí en Libia cuando fuimos a negociar la deuda, él era el contacto de la embajada libia en Nicaragua. Nos lo presentaron como embajador de Libia”, afirmó Caldera.

Para 2004, Lashtar tenía 14 años de haber recibido la ciudadanía nicaragüense.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: