Todo en su momento

Es una insensatez estar mencionando siquiera candidaturas presidenciales en este tiempo cuando no tenemos las condiciones necesarias para realizar unas elecciones perfectamente limpias, supervigiladas

jóvenes, Nicaragua

Querida Nicaragua: Se escuchan algunas voces que están hablando sobre candidaturas presidenciales de fulano o de sutano, queriendo desde ahora ir mencionando nombres que bien merecen cualquier alto cargo público, pero que no estamos en el momento indicado como para estar desde ahora mencionando nombres y creando rivalidades inútiles.

No es oportuno ni conveniente hacer a destiempo lo que no se debe hacer. Nuestro pobre país está sumido en una lucha gigantesca en contra de la barbarie y del terror, lucha que está siendo valientemente ejecutada por los mismos muchachos y muchachas que estuvieron largamente guardando prisión injusta, muchos de ellos y ellas sufriendo torturas y malos tratos permanentes. Son los propios excarcelados quienes continúan generosamente la valiente lucha patriótica, y lo están haciendo para lograr la libertad y la democracia en Nicaragua, para lograr lo primero que hay que lograr como son las elecciones adelantadas, la llegada de organismos internacionales que vengan a perfeccionar una ley electoral deformada y lista para seguir produciendo fraude tras fraude.

Es una insensatez estar mencionando siquiera candidaturas presidenciales en este tiempo cuando no tenemos las condiciones necesarias para realizar unas elecciones perfectamente limpias, supervigiladas, con la plena seguridad de que los votos de los ciudadanos van a ser honradamente contados uno a uno y que no habrá ninguno de los vicios propios de las últimas elecciones. Lo primero es lo primero y estar desviando la atención sugiriendo nombres para determinados y altos cargos públicos es igual a poner piedras en el camino y estorbar la generosa lucha de la juventud actual.

Los organismos internacionales se están moviendo. El informe de la señora Michelle Bachelet, de las Naciones Unidas, ha sido demoledor, y los castigos para los funcionarios corruptos por parte de los gobiernos de EE. UU. y Canadá son golpes fuertes para la dictadura nicaragüense. La lucha actual debe tener como meta las elecciones limpias para poder elegir un gobierno honrado, un gobierno que fomente valores como la honradez, la tolerancia, la responsabilidad, el respeto a los centros educativos para lograr un plan educacional que saque de la pobreza a tanta juventud sin recursos. Cuando tengamos la posibilidad de iniciar un gobierno con este tipo de cualidades entonces empecemos a mencionar nombres de posibles candidatos presidenciales, escogidos no con el dedo de los jefes de los partidos, ni de los gremios de productores, ni de los grupos empresariales, sino con la voluntad popular, con las votaciones primarias de la población, votaciones igualmente supervigiladas nacional e internacionalmente. Todo llegará a su tiempo, todo en su momento adecuado, sin precipitaciones, con la calma que requieren los grandes momentos de la historia.

El autor es empresario radial. Fue candidato a la Presidencia de Nicaragua.