Producto Interno Bruto caerá entre 5.4 % y 6.8 % en Nicaragua en 2019

El Informe de Coyuntura de julio, “Nicaragua en Crisis”, revela que la caída del PIB es menor a la estimación que hicieron el 5 de febrero de este año, donde se preveía una caída entre el 7.3 y 10.9 por ciento al cierre del 2019.

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) estimó una actualización de la caída en el Producto Interno Bruto (PIB) entre un 5.4 y 6.8 por ciento este año, esto asociado con una caída del consumo, el gasto público, la inversión, las exportaciones e importaciones.

El Informe de Coyuntura de julio, “Nicaragua en Crisis”, revela que la caída del PIB es menor a la estimación que hicieron el 5 de febrero de este año, donde se preveía una caída entre el 7.3 y 10.9 por ciento al cierre del 2019. Es decir, en este contexto se observa que hay una adaptación a la nueva realidad y que el nivel de incertidumbre es menor.

Puede interesarle: Misión del FMI llega al país para revisar la convulsa economía nicaragüense sin acuerdo político a la vista

La proyección de Funides cambió tomando en cuenta que el retiro promedio mensual de los depósitos del sistema bancario es menor, las manifestaciones cívicas han disminuido en comparación con el ritmo observado el año pasado (esto debido a la violenta represión del régimen), la negociación está suspendida pero no se ha cerrado definitivamente y la ejecución de medidas —como sanciones— ha sido gradual, por lo cual su impacto no ha sido inmediato.

“Los hechos anteriores han incidido en que las expectativas de los agentes económicos sean menos desfavorables que lo esperado a inicios del año (…) Además se cuenta con información más reciente que permite identificar nuevas tendencias en indicadores relevantes”, detalla Funides.

El centro de pensamiento siempre proyecta dos escenarios: el primero (caída del 5.4 por ciento) contempla que las expectativas de los agentes económicos no cambien en el segundo semestre y la aplicación gradual de las sanciones se mantiene, mientras que el segundo escenario (caída del 6.8 por ciento) considera la profundización de la crisis ante el incremento de las sanciones internacionales en el segundo semestre, que tendría efecto más negativo en la inversión privada y las exportaciones.

Lea además: The Economist: 5 años de estragos en Nicaragua por la crisis sociopolítica

Estas nuevas proyecciones no consideran nuevas modificaciones tributarias y tampoco prevé una profundización del deterioro del sistema financiero.

Por otro lado, se espera una menor caída del PIB, porque las importaciones seguirán en terreno negativo; el año pasado las importaciones se redujeron un 14 por ciento y este año Funides prevé una contracción del 14.9 por ciento, lo que le daría oxígeno al PIB.

Mientras que las exportaciones se espera que cierren con una merma del 7.4 por ciento, cuando el año pasado la caída fue del 2.6 por ciento.

“Este comportamiento resulta de la dinámica a la baja de las exportaciones de mercancías (-6.1 por ciento), zona franca (-5.4 por ciento) y servicios (-13.4 por ciento). Se estima que ante una profundización en la crisis de confianza en el segundo semestre, las exportaciones se podrían contraer un 8.4 por ciento”, detalla.

Menor consumo, mayor pobreza

Otra de las proyecciones hechas por Funides es que el consumo caerá un 6.6 por ciento este año, el cual el año pasado tuvo una contracción de 4.8 por ciento; esto estaría asociado con una disminución de la actividad comercial y el crédito del consumo.

Lea también: PIB caería hasta 10.9 % por crisis sociopolítica, asegura Funides

Una mayor contracción en el consumo se traduce en un aumento de la pobreza general y extrema, que ha tardado años en reducirse. En el 2018 el 23.8 por ciento de las personas se encontraban en situación de pobreza y este año podría aumentar entre un 29.1 y 29.8 por ciento.

Es decir, que al terminar este año entre 1.90 y 1.95 millones de nicaragüenses vivirán con 1.76 dólares o menos diario, según proyecciones de Funides.

Asimismo, en el aumento de la pobreza habría influido el incremento de desempleo abierto, el cual se estima que pase del 7 a 7.4 por ciento, es decir, que este año entre 49 mil y 61 mil personas habrán perdido su empleo, con lo que el saldo de desempleados al final del año —tomando en cuenta los empleos que se perdieron el año pasado— se ubicaría entre 227 mil y 239 mil desempleados.

Inflación menor de dos dígitos

También hay que tomar en cuenta que por cada 1 por ciento que aumenta la inflación después de llegar al cinco por ciento, hay 7,500 nuevos pobres, detalla el análisis de Funides.
La inflación acumulada hasta junio de este año fue de 3.7 por ciento, superior en 1.8 puntos porcentuales a la registrada el mismo mes en el 2018. No obstante, Funides proyecta que la tasa de inflación acumulada de 2019 se encontrará en el rango de 6.4 y 7.9 por ciento al finalizar el año, lo que significará un aumento de 2 y 3.5 puntos porcentuales de la inflación promedio del último quinquenio, pese a que sigue siendo menor de dos dígitos.

Alza de energía pone más presión a inflación

Pero lo que le pondrá mayor peso a la inflación será el alza en la energía eléctrica, explica Funides. Desde diciembre del año pasado hasta junio de este año la tarifa eléctrica acumula un incremento de 9.79 por ciento, según datos del Instituto Nicaragüense de Energía (INE).

Lea además: Dictadura de Daniel Ortega empuja a millones de nicaragüenses a la pobreza

Gasto público e inversión privada

Funides proyecta una reducción del gasto público del 11.7 por ciento. Esta proyección se hizo tomando en cuenta el Informe de Ejecución Presupuestaria del primer trimestre del 2019, “el cual se encuentra por debajo de lo histórico ejecutado”.

Puede interesarle: El PIB de Nicaragua acumula caída del 2.3% hasta septiembre del 2018 por la crisis política

En cuanto a la inversión privada se espera una contracción del 20.4 por ciento, esto debido a una contracción en el sector construcción, en la inversión de capital y en la Inversión Extranjera Directa (IED). Sin embargo, en un escenario más pesimista, Funides estima que la inversión podría contraerse hasta un 26.3 por ciento.