Reformas INSS y Tributaria son insuficientes para resolver los problemas financieros del régimen de Daniel Ortega

Después de donaciones, préstamos y financiamiento externo, Funides prevé que el régimen tendrá un déficit de entre 4,400 y 4,741 millones de córdobas adicionales a los ingresos que le generará la reforma fiscal.

19 de julio, revolución sandinista, Nicaragua, FSLN

Los dictadores Daniel Ortega y Rosario Murillo. LA PRENSA/ TOMADO DE PRESIDENCIA

Pese a la brutalidad de las mismas, la reforma a la seguridad social y el ajuste a la Ley de Concertación Tributaria habrían sido insuficientes para resolver los problemas de dinero que afronta el régimen de Daniel Ortega, según arrojan las proyecciones preliminares de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), que prevé al cierre de este año abultados déficits tanto en el Presupuesto General de la República como en el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS).

Basada en las nuevas proyecciones del comportamiento de la economía, Funides estima que al finalizar este año la reforma tributaria generará en ingresos adicionales 3,039 millones de córdobas, insuficientes para cubrir el déficit presupuestario.

Después de donaciones, préstamos y financiamiento externo, Funides prevé que el régimen tendrá un déficit de entre 4,400 y 4,741 millones de córdobas adicionales a los ingresos que le generará la reforma fiscal.

Puede interesarle: Entran en vigencia las reformas hechas a la medida de los funcionarios orteguistas sancionados

“Esto nos sugiere que, dado los problemas de liquidez que enfrenta el Gobierno central, es probable que se realicen nuevas modificaciones de carácter recaudatorio, lo cual nuevamente tendrá un efecto adverso en la actividad económica”, alerta Funides.

En la reforma que la dictadura puso en marcha el 28 de febrero, se quitaron exoneraciones y exenciones a productos de la canasta básica y las actividades productivas, se aumentó la presión fiscal sobre las empresas, entre otras medidas severas, que han provocado alzas de precios que han dañado el poder adquisitivo de los hogares y aumentado el desempleo.

Estimaciones preliminares de Funides

Las estimaciones preliminares de Funides están basadas en un escenario de contracción económica de entre 5.4 y 6.8 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), una estimación que está casi en línea del cinco por ciento que estima el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Y aunque el régimen aún no ha divulgado sus metas oficiales de comportamiento del PIB en 2019, tras caer 3.8 por ciento en el 2018, lo cierto es que los organismos financieros internacionales suelen adoptar las cifras oficiales de cada país.

Lea además: Exguerrillero Henry Ruiz: “Una revolución que se quedó en el intento”

“El 90 por ciento del rendimiento de la reforma se obtendría entre el primero de enero y el 15 de mayo de 2019”, según el centro de pensamiento, que ayer publicó la actualización de su informe de coyuntura hasta julio.

A criterio de Funides, de los 3,039 millones de córdobas que en ingresos generará la reforma fiscal, 2,744 millones de córdobas se habrán recaudado en los primeros meses de vigencia del ajuste, el restante en los meses posteriores a mayo.

Hasta ahora la dictadura de Ortega mantiene ocultos los resultados de la reforma tributaria, pero ya adelantó que está revisando la misma y no descartó impulsar un segundo ajuste en el corto plazo.

¿Por qué el régimen no pudo cubrir con los rendimientos de la reforma tributaria su abultado déficit presupuestario inicial?

El problema, según Funides, es que además del deterioro económico, como consecuencia de la incertidumbre política, el Ejecutivo seguirá con dificultades en su intención de colocar títulos en el mercado bursátil, a menos que la banca nacional —que es el principal comprador— revierta la tendencia negativa de sus números, una probabilidad que es muy baja.

Lea también: Régimen orteguista revisa desde el 2018 los documentos de Cáritas de Nicaragua, la pastoral social de la Iglesia Católica

El Gobierno aún mantiene la esperanza de colocar en títulos 4,461 millones de córdobas, pero a criterio de Funides con dificultad solo se podrá conseguir 120 millones de córdobas.

La situación empeora, porque además el régimen no lograría obtener en préstamos externos un monto estimado de cincuenta millones de dólares respecto a la meta proyectada en el Presupuesto General de la República. El Ejecutivo espera en financiamiento neto externo 4,629 millones de córdobas, pero se prevé que al finalizar el año solo obtenga 2,972 millones de córdobas.

Funides reiteró que esta reforma tributaria ha provocado una agudización de la crisis económica debido a que ha desincentivado el consumo, la inversión y la actividad económica en general. “Esta reducción de la actividad económica significará menores ingresos fiscales y limitará la capacidad de la reforma tributaria de cumplir con su objetivo de solventar las necesidades financieras del gobierno”.

Reforma INSS, otro problema

A los problemas fiscales de las finanzas del régimen se suma otra amenaza: los rendimientos del severo ajuste a la seguridad social son insuficientes para cubrir su déficit.

Ni en el escenario de caída de 1 por ciento del Producto Interno Bruto, que es la última proyección que se conoció del Ministerio de Hacienda el año pasado sobre la economía en 2019, el INSS logra revertir su déficit, según las estimaciones que hizo Funides.

Lea además: Henry Ruiz, a 40 años de la revolución: “Nosotros no derrotamos al somocismo”

Según previsiones y aún con la severa reforma, el INSS tendrá un déficit que oscilará entre 1,874 millones y 2,566 millones de córdobas, tomando como base que el PIB cayera entre 1 y 5.4 por ciento.

No obstante, Funides admite que si no se hubiese aplicado dicho ajuste el déficit del instituto habría sido entre 7,633 millones y 8,165 millones de córdobas.

Sin embargo, lo que plantea Funides es aún con la severidad del ajuste, que implicó un aumento en la carga para trabajadores y empresas, así como un golpe a los futuros pensionados, no se logró resolver una crisis que el INSS arrastra desde el 2013 y que parece no tener una salida clara.

¿Por qué la reforma apunta a ser insuficiente en su rendimiento? Funides lo atribuye a tres razones claves:

1. El aumento del desempleo. El año pasado el INSS perdió 157,933 cotizantes, lo que agrava las perspectivas en el 2019. Estos contribuyentes si aún continuaran cotizando, con la reforma estarían aportando al instituto 6,428 millones de córdobas.

2. El incremento de la contribución en un 18 por ciento ocasionará este año un mayor deterioro en el empleo formal, que se estima será de nueve por ciento de reducción respecto al año pasado.

3. La caída de la economía, que también provocará más desempleo. Según estimaciones de Funides, por cada punto que se contrae la economía, el INSS perderá 1.4 por ciento de su base de afiliados.

Lea también: ANPDH acusará a Daniel Ortega en Estados Unidos por genocidio y crímenes de lesa humanidad

“El Gobierno está perdiendo la oportunidad de encauzar al INSS por la senda de la sostenibilidad financiera. La reforma propuesta por el Gobierno en abril 2018, la cual era onerosa sobre el empleador, empleado y pensionado, podría haber mantenido el balance en positivo por 20 años”, según estimaciones de Funides. En esta ocasión, una reforma al INSS que debió haber extendido la vida de dicha institución en al menos 15 años, “no logra mantener en positivo el balance ni un año”.

Lo que más lamenta Funides es que el Gobierno está perdiendo la capacidad futura de utilizar aumentos en la tasa de cotización para reformas adicionales, al recordar que Nicaragua tiene la quinta tasa de cotización más alta de América Latina, pese a tener la tercera población más joven del hemisferio, solo superada por Honduras y Guatemala.

“Debido a la juventud de los cotizantes, la tasa de cotización debería estar más cercana a la de estos países centroamericanos y no a la de un país con una población más envejecida como Argentina”.

Puede interesarle: Desaparecen tres nicaragüenses en Estados Unidos, en su intento por cruzar la frontera

Hasta ahora el régimen de Ortega también mantiene ocultos los rendimientos de la reforma al INSS, así como la evolución del empleo formal en el 2019, lo que hace temer a Funides que las noticias venideras no son alentadoras.