Evaluación de la reforma fiscal se extiende hasta finales de julio a las puertas del inicio de la revisión de salario mínimo

Michael Healy, presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic) mantiene su posición que debe ser derogada la reforma y reducir el gasto público, porque de lo contrario la economía va seguir en decadencia.

Funides estima que al finalizar este año la reforma tributaria generará en ingresos adicionales 3,039 millones de córdobas, insuficientes para cubrir el déficit presupuestario. LAPRENSA/ARCHIVO

La revisión de la reforma a la Ley de Concertación Tributaria podría estar lista a finales de julio, dejó entrever ayer el presidente del Consejo Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Conimipyme), Leonardo Torres, quien también es directivo del Banco Central, al ser consultado sobre una eventual revisión del salario mínimo en agosto de cara al vencimiento de la actual tabla en septiembre.

Hasta ahora el régimen de Daniel Ortega mantiene en total hermetismo y secretismo el avance de la revisión de la reforma tributaria, pese a que la misma ley de reforma estableció que este proceso comenzaría una vez finalizado el primer trimestre de vigencia del ajuste (marzo-junio), convocando a una mesa de discusión. Además la misma ley obliga al Gobierno a presentar una informe sobre los resultados de la reforma, algo que hasta ahora ha incumplido.

El último informe de  Coyuntura divulgado por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides)  esta semana advierte que la reforma habría sido insuficiente para resolver los problemas de dinero que afronta el régimen, por lo que se esperaría un agujero presupuestario adicional de entre 4,400 y 4,740 millones de córdobas al término de 2019.

Al respecto José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) sostuvo que esto supone un problema fuerte para el gobierno y que la solución es que haya acuerdo político, que podría permitir incluso abrir la posibilidad de buscar un programa económico con el Fondo Monetario Internacional.

“El gobierno tiene un problema muy grande de falta de ingresos, Funides presentó ayer (el martes) un trabajo en ese sentido donde se refleja que aún con esta reforma tributaria, que ha sido brutal para la empresas, se quedan cortos, en relación al tema de los ingresos que necesitan para poder cubrir tanto la situación de lo que es el gasto normal de gobierno, así como la misma situación del Seguro Social», dijo.

Y agregó: “Desde ese punto de vista el problema sigue siendo una realidad, ojalá que al final del día se den cuenta de lo que hemos venido insistiendo que urge un acuerdo; es lo único que va a permitir por un lado que se detenga esta caída económica, y por otro lado que con un acuerdo pueda haber una reactivación de la relación con la comunidad internacional, que podamos tener a futuro un acuerdo con el FMI que empiece a dar respuesta en lo político, en el tema humanitario y en el tema socioeconómico del país”.

Lea también: Reformas INSS y Tributaria son insuficientes para resolver los problemas financieros del régimen de Daniel Ortega

De igual forma Michael Healy, presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic) expresó que mantienen la posición que debe ser derogada la reforma tributaria y reducir el gasto público, porque de lo contrario la economía va seguir en decadencia.

“Mientras ellos no bajen el gasto público y no reviertan la reforma (tributaria) esta economía va seguir en decadencia (…) me imagino que como esta (reforma) no ha funcionado, van a buscar como apretar más la tuerca, me imagino yo; pero verdaderamente un apretón de tuerca va venir a deteriorar aún más la economía”, aseveró Healy.

Lea además:Reforma fiscal ha provocado fuertes alzas en los precios al consumidor

Salario mínimo vuelve a la mesa

Y mientras el Gobierno mantiene en incertidumbre a los agentes económicos sobre una eventual reforma tributaria, ahora surge otra posibilidad de ajuste: el salario mínimo, cuya tabla salarial vencerá a finales de agosto y deberá entrar en vigencia en septiembre.

El Ministerio del Trabajo (Mitrab) dio por concluido en abril de este año el proceso de revisión mensual del salario mínimo y decidió  reabrir el debate hasta en agosto de este año. Con ello, quedó establecido que en este primer semestre del 2019 no habría ajuste en esta paga.

“A finales de julio deberíamos tener la valoración de la revisión de la reforma fiscal, y por lo tanto tendríamos que esperar esa evolución para estar hablando del salario mínimo, desde el punto de vista de la empresas nosotros no hablamos de incremento del salario mínimo, pero tampoco somos cerrados en escuchar, pero no somos nosotros sino los sindicatos los que andan hablando de un aumento de 10 por ciento para la gran empresa y 5 por ciento para las mipymes, que nosotros no estamos de acuerdo con esa propuesta, bajo ningún punto de vista porque creemos que no hay justificación para eso”, dijo al respecto el presidente de Conimipyme.

Puede interesarle:Salario mínimo volverá a la mesa de negociación hasta agosto

Al respecto,  Sergio Maltez, presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua, manifestó que es necesario analizar bien la situación, si conviene o no hacer un ajuste al salario mínimo.

“Es importante que se analice bien, porque si al final vas aumentar el salario para tirar mucha gente al desempleo creo que no es conveniente, nosotros en este tiempo lo que hemos hecho es cuidar el empleo actual hasta donde se puede”, sostuvo Maltez.