Obispo René Sándigo: «La Iglesia tiene que seguir siendo profeta”

El Obispo René Sandigo está contento por su nueva responsabilidad como obispo de la Diócesis de León, el gobierno eclesiástico más antiguo de Nicaragua.

René Sándigo obispo de la diócesis de Chontales. LA PRENSA/Jader Flores

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

El obispo René Sándigo se volvió difícil para dar entrevistas, sobre todo cuando se trata de periodistas independientes.

En esta entrevista, el recién nombrado obispo de la Diócesis de León asegura que seguirá los pasos pastorales del obispo emérito de la Ciudad Universitaria, monseñor Bosco Vivas Robelo, quien entregará el obispado a monseñor Sándigo el próximo 24 de agosto.

Para conceder esta entrevista, el religioso, a quien se le señala de ser cercano al régimen de Daniel Ortega, puso sus condiciones. Pidió que la entrevista fuera como lo que es “un religioso” y “no un político”.

Lea además: Tres casos por los que se critica a Monseñor Sándigo de ser afín al orteguismo

Además, pidió de previo se le enviaran las preguntas para la entrevista que concedió el jueves pasado en Acoyapa, Chontales.

Rechazó responder dos preguntas pese a que no son políticas, pero sí incómodas, para el religioso, quien es miembro de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN).

El religioso señala que realmente el país vive una crisis sociopolítica y que la Iglesia católica debe estar siempre guiada por Jesucristo y que en las actuales circunstancias de la nación se debe dejar guiar por el Espíritu Santo, “para que en medio de la confusión a veces provocada por la cuestión mediática, encuentre la verdad”.

El Obispo René Sándigo junto de sus sacerdotes, en Acoyapa donde brindó esta entrevista para LA PRENSA
El Obispo René Sándigo junto de sus sacerdotes, en Acoyapa donde brindó esta entrevista para LA PRENSA.  LA PRENSA/ J. FLORES

¿Cómo asume monseñor René Sándigo este reto pastoral, al ser nombrado obispo de la Diócesis de León, una de las más importantes del país?

Todas las diócesis son importantes porque son rebaño de Dios. Asumimos este reto, en efecto, una diócesis de muchos años de experiencia y tradición, confiados en lo que Jesucristo le dijo a San Pablo: te basta mi gracia. Estoy convencido que todo ministerio que un ser cristiano católico es elegido está acompañado por la gracia de Dios. De manera que lo hacemos, confiados en esa gracia de Dios que estará allí como está en todo ministro de Dios.

Lea también: Conferencia Episcopal de Nicaragua: “La libertad de la persona no admite plazos, ni condiciones”

¿Cómo reaccionó monseñor al darse cuenta del nombramiento?

Bueno, yo a mis sacerdotes siempre les he dicho: tenemos que vivir con las maletas hechas.

Ellos toman muy en serio esta expresión mía y yo me la aplico. Yo creo que todo sacerdote, todo obispo vive con las maletas hechas, dispuesto a decir sí donde el Señor te necesita a través de las autoridades, en este caso a través del papa Francisco. De modo que estamos serenos, tranquilos y confiados en el Señor.

¿Pero tampoco usted pidió ser trasladado (a León) ?

Yo creo que ningún obispo, ningún sacerdote pide un cargo determinado porque, de hecho, no es lo normal en la Iglesia y cuando alguno hiciera eso, generalmente no se le concede, porque se miraría muy feo. Eso no es lo habitual en la Iglesia y yo no estaba pidiendo aquello y cuando uno lleva una carga, no está pidiendo que le echen más carga.

Monseñor, ¿tiene algún plan pastoral especial para la Diócesis de León?

Ya monseñor Bosco Vivas con su clero estaba desarrollando un trabajo con base en el segundo sínodo diocesano que habían realizado en el 2010 (el primero) y luego estaban trabajando con base en un plan pastoral trienal muy bonito, que por cierto concluye este año. Entonces, nosotros vamos a dar continuidad a ese trabajo ya hecho y, por otro lado, vamos a inspirarnos en las líneas que el papa Francisco nos ha estado dando.

Puede interesarle: Obispo René Sándigo a favor de controlar redes sociales

¿Cómo espera monseñor Sándigo que lo reciba la feligresía de León en un contexto sociopolítico tan difícil?

Ya hemos tenido unos encuentros con sacerdotes de la Diócesis de León y aquí mismo los sacerdotes en las parroquias también quieren hacerse presentes con feligreses de Chontales y Río San Juan en la entrega del obispo. Sinceramente uno ratifica la fe y el cariño del pueblo católico; yo he estado sorprendido de los gestos de respeto, de cariño y de manifestaciones de bienvenida que personalmente y por teléfono me están dando. De manera que estoy completamente seguro que León y Chinandega son un pueblo muy católico, respetuoso y querendón de sus pastores, y como siempre lo han hecho, van a recibir al pastor con mucho cariño, como cariño y decisión lleva este servidor del Señor para esa querida Diócesis de León.

Con usted como obispo de León, ¿las puertas de la catedral van a estar abiertas en cualquier circunstancia?

El papa Francisco ha usado mucho esta imagen de una iglesia de puertas abiertas y monseñor Bosco con su clero ha seguido esta pauta. No tenemos por qué cerrar esas puertas al pueblo de Dios. La Iglesia, el templo es simplemente lugar de acogida de la iglesia humana. Pues obvio, de día estarán abiertas, de noche no, los templos y humanamente estaremos siempre abiertos al pueblo de Dios…

René Sándigo, obispo de la Diócesis de Chontales, fue trasladado a liderar la Diócesis de León, por petición del Papa Francisco. LA PRENSA/Jader Flores

Monseñor, su visión personal en cuanto al profetismo de la Iglesia en momentos de crisis sociopolítica que el país vive.

Lea además: “Nos obligaron a alzar la voz”, Francisca Ramírez responde a Sándigo

La misión del profeta es amplia y muy diversa y la que más se conoce es aquella de la denuncia y la del anuncio. Sin embargo, el profeta también es conciliador, el profeta es acogedor, el profeta es sanador, el profeta es el que convoca, el que habla. Y me parece bien, como no, la Iglesia ha ejercido un papel importante en esta crisis con su postura de profeta en sus diversos perfiles; unos más conocidos que otros, unos más atractivos que otros, pero obvio, la Iglesia tiene que seguir siendo profeta aquí y en el lugar en el que esté.

Monseñor, la doctrina social de la Iglesia habla que la Iglesia debe estar con los pobres, debe estar al lado de la justicia, ¿desde su visión personal, cómo califica la situación actual del país?

Bueno, no estaba dentro de las preguntas que habíamos acordado. No obstante, hago ver que la doctrina social de la Iglesia tiene su punto de partida en el evangelio y el evangelio es claro; Jesucristo vino a hacer buenas noticias de redención para los oprimidos particularmente por el mal, por el pecado y su línea va a ser siempre de liberación y, por ende, la Iglesia debe caminar esos caminos de Jesucristo porque él es su cabeza y está guiada por el Espíritu Santo y en esa acción de la Iglesia en estas circunstancias tiene que abrirse muchísimo al Espíritu Santo, para que en medio de la confusión a veces provocada por la cuestión mediática encuentre la verdad y qué bonito que Jesucristo nos dijo que nos dejaba el Espíritu Santo para que nos guiara por la verdad plena. El que llega a la verdad, sin duda, tiene que llegar a la justicia y de ella que brote una paz duradera y universal, no una paz parcial que dure momentáneamente.

Lea también: Sándigo acusa al MRS de manipular a los campesinos

¿Usted cree entonces que la crisis es provocada por una confusión mediática o porque realmente el país vive una crisis política y de valores?

No podemos negar que hay una crisis social amplia y reflejada en las redes, pero creo que dentro de las redes podemos aportar en la superación de esa crisis y no agudizarla. Yo creo que ustedes, los periodistas, los hombres de prensa tienen un papel importante de ayudarnos a la sociedad a encontrar esos caminos de la verdad, de la justicia y de la paz, llevando objetivamente la información y en matrimonio con la verdad.

¿Qué experiencia se lleva usted de esta diócesis en sus 15 años de vida pastoral?

La experiencia es la de un primer amor, llegue aquí de 39 años, me voy de 54 años. Me voy con una experiencia, primero, espiritual porque esto ante todo es una experiencia de Dios, una experiencia espiritual y pues uno ve una experiencia en el crecimiento del número de sacerdotes, de seminaristas, de estructuras pastorales, cada parroquia tiene un equipo, sobre todo, un consejo pastoral fortísimo. Es una experiencia de gente hermosa, de gente querida. Me he metido hasta en el último rincón de esta diócesis hasta las más difíciles, como la de El Castillo, hasta la Reserva Indio Maíz, a esas comunidades de las parroquias de El Tule, donde hay tanta gente querida que tenemos allí. En fin, que sea Dios el que juzgue el trabajo que hemos realizado.

¿Cuántos sacerdotes tiene la Diócesis de Chontales?

En la diócesis son un poco más de cuarenta sacerdotes, incluidos los religiosos, que han sido muy útiles con su experiencia y sabiduría y que han enriquecido el trabajo hermoso de esta querida Diócesis de Chontales y Río San Juan.

Lea también: Obispo René Sándigo dice que actuó con “hechos” ante represión orteguista

¿Cómo le gustaría que lo recuerden los sacerdotes de la Diócesis de Chontales y Río San Juan?

Bueno, ellos saben cómo es mi perfil, el ámbito pastoral, que implica muchas cosas, la misión, la catequesis, la formación y la vida social. De hecho, tenemos una estructura social que está presente en las necesidades de nuestro pueblo. Bueno, ¿cómo quisiera que me recuerden? Como el obispo que trabajo con ellos cercanamente en la activación y el dinamismo de la pastoral de una diócesis, por cierto, muy misionera, muy pastoralista, muy práctica, muy pragmática y muy cercana desde el pueblo de Dios al pueblo. Me voy muy agradecido.

Como miembro de la Conferencia Episcopal, ¿cómo valora las cartas pastorales de los últimos seis años, que prácticamente han sido cartas de denuncias?

Las cartas de la Conferencia Episcopal de Nicaragua generalmente las firmamos todos los obispos, allí está el aval, a ningún obispo lo hacen firmar, tampoco lo hacen firmar a ciegas, es consciente y consecuente con lo que está allí escrito.

Hablando sobre la crisis del país, la comunidad internacional ha estado pendiente de la situación de Nicaragua y ha demandado solución a la crisis, primero a que cese la represión, que cesen los secuestros, pero también ha demandado al presidente Ortega que adelante elecciones para superar la crisis. ¿Usted cree que adelantar elecciones sería una opción para superar la crisis que el país vive?

Puede interesarle: Francisca Ramírez: “René Sándigo es injusto”

Yo creo que en primer lugar no debemos de dejar la solución a un sector o al otro, yo creo que todos, el sector político, el sector económico, el sector religioso, el sector mediático, el sector campesino, el sector estudiantil, el sector de las amas de casa… el sector de los niños, deberíamos escuchar a ese sector hermoso, de mucha incidencia porque es el futuro de ellos. Debemos tener disponibilidad para dar pasos hacia adelante y de manera particular de quienes tienen la responsabilidad porque hay de estos sectores que tienen la facilidad de dar pasos y en este sentido, nosotros, el sector religioso, en primer lugar, el paso que damos es espiritual, el de la oración, el de la celebración para que la mano de Dios se haga presente y luego con nuestras exhortaciones colectivas a nivel de conferencia, a nivel de diócesis, a nivel individual, a nivel de parroquias y delegados de la palabra y todos juntos a nivel religioso acercarnos para cambiar lo individual hasta lo colectivo, yo creo que de lo general, en decisiones que se vengan tomando positivamente de uno u otro sector debemos de hacer el trabajo que llamamos nosotros de hormiga, de hormiga, que no es mediático, porque no ocupa las primeras páginas de los diarios, pero que es un trabajo hermoso y sencillo. Hacer ese trabajo para comprender racionalmente que debemos salir adelante con este hermoso país.

Se negó a responder

Estas dos preguntas son las que monseñor René Sándigo rechazó responder: Hay muchos sectores que no han tomado con agrado su traslado (nombramiento a la Diócesis de León), ¿a qué cree se deba?, Monseñor, ¿cual es su lectura con relación a la decisión del papa Francisco de haber trasladado a Roma al obispo Silvio Báez?