Congresista estadounidense pide a su país flexibilizar la política de asilo para nicaragüenses, venezolanos y cubanos

Mario Diaz-Balart pidió a las autoridades tomar en cuenta las graves violaciones a los derechos humanos que se registran en estos países por las "dictaduras totalitarias"

Los solicitantes de asilo esperan en fila para comer cerca del Puente Internacional, cerca de una sección donde un padre e hija se ahogaron intentando cruzar a los Estados Unidos. LAPRENSA/AFP

El congresista Mario Diaz-Balart pidió a las autoridades de Estados Unidos que flexibilicen las reglas para los solicitantes de asilo de Nicaragua, Venezuela y Cuba, tomando en cuenta las graves violaciones a los derechos humanos que se registran en estos países por las «dictaduras totalitarias» que viven.

En un carta dirigida al director de la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración y al director del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos, el congresista aseguró que las nuevas restricciones impuestas por el gobierno de Donald Trump representan «un obstáculo excesivamente oneroso a las personas con solicitudes de asilo de buena fe».

«No debemos sobrecargar el salvavidas del asilo para aquellos que buscan liberarse de las dictaduras brutales», clamó el congresista en su misiva. «Les insto respetuosamente a que reconsideren esta regla y garanticen que los Estados Unidos procesarán de manera justa y expedita las solicitudes de asilo legítimas», agregó.

Lea además: Senadores estadounidenses piden sanciones para 9 funcionarios nicaragüenses, incluido Daniel Ortega

La nueva regla para solicitar asilo en Estados Unidos, que entró en vigencia el 16 de julio, prohíbe las solicitudes de todo aquel que haya pasado por otro país en su ruta hacia Estados Unidos, lo que afectará a quienes intenten entrar por la frontera sur, sobre todo cubanos, venezolanos y centroamericanos.

Para Diaz-Balart, a medida que las situaciones en estos tres países continúan deteriorándose, las necesidades de los solicitantes de asilo se vuelven «más urgentes y más necesarias».

«Debemos hacer todo lo que podamos para continuar apoyando a los cubanos, venezolanos y nicaragüenses, respaldando duras sanciones contra sus opresores, ayudando a los activistas por la democracia y los derechos humanos a que promueven un cambio positivo en sus países», expuso.

Nicaragua, Venezuela y Cuba han sido considerados como “la troika de la tiranía” en América Latina por el asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton. Asimismo el presidente Trump advirtió en febrero pasado que se acerca el día en que todo el continente americano será “libre por primera vez en la historia” con la derrota de las “tiranías”, refiriéndose a estas tres naciones.

«Los regímenes en Cuba, Venezuela y Nicaragua han cometido graves violaciones de derechos humanos contra las personas en sus respectivos países y tienen una influencia maligna en la región. Además, esos regímenes han prohibido las elecciones libres, justas y multipartidistas y, en cambio, han corrompido las instituciones estatales, han saqueado los recursos del estado y han reprimido a la sociedad civil», afirmó el congresista.

Desde que inició la crisis en Nicaragua en abril de 2018, al menos 62 mil nicaragüenses han salido del país huyendo de la violencia de los grupos paramilitares que surgieron para reprimir las protestas junto a los cuerpos policiales.

Según de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) aunque Costa Rica ha recibido la mayoría de las solicitudes de asilo de los nicaragüenses que huyeron, Panamá, México y los Estados Unidos también han registrado un aumento en las solicitudes.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: