Ventas en bares y restaurantes de Nicaragua caen un 50 % en el primer semestre

Desde la crisis sociopolítica, de los 2,500 restaurantes que registra la Cámara Nicaragüense de Restaurantes y Similares (Canires), cerca de ochocientos han cerrado

bares y restaurantes

La crisis que vive el país, más las reformas fiscales y al INSS han golpeado severamente a los bares y restaurantes. LA PRENSA/R. FONSECA

En medio de la profunda recesión económica que vive el país, el sector de restaurantes y bares cerró el primer semestre del 2019 con una reducción de hasta el 50 por ciento en sus ventas con respecto al 2017, según datos de la Cámara Nicaragüense de Restaurantes y Similares (Canires).

René Hauser, presidente de Canires, señaló que “los restaurantes que están en mejor situación que otros cerraron el primer semestre con ventas entre un 20 y 50 por ciento por debajo, con respecto a las ventas del mismo período del año 2017”.

Lea además: Cierre de bares y restaurantes. Así ha acabado la crisis política con los tiempos de gloria de la zona hippos en Managua

Los hoteles y restaurantes han sido fuertemente afectados porque dependen del turismo extranjero y desde que inició la crisis distintos países pusieron advertencia o alerta de no viajar a Nicaragua, y aunque algunas naciones han flexibilizado esas alertas, otras las mantienen.

Pocas inversiones

Hauser manifestó que actualmente el sector no ha vuelto a recontratar personal, dado que el consumo no ha incrementado.

Asimismo, detalla que hay mínimas inversiones, cuando en años anteriores a la crisis el sector venía creciendo fuertemente y había inversiones todos los meses en distintos departamentos.

Le puede interesar: Restaurantes con 50 por ciento menos en ventas en el 2018

“En Managua tenemos conocimiento que la única inversión que ha habido en el sector son dos establecimientos nuevos que abrieron recientemente. Ha habido otras inversiones mínimas en locales que cerraron por la crisis, que estaban acondicionados o equipados, por lo que casi no ha habido inversión en la apertura de estos establecimientos”, señala Canires.

Reforma del seguro social y la tributaria ahogaron al sector

Por otra parte, Hauser informó que debido a la implementación de la reforma a la seguridad social y el alza en el servicio de energía los gastos operativos incrementaron hasta 15 por ciento.

“Sobre las afectaciones al sector como resultado de las reformas fiscales, los productos perecederos han incrementado entre un 8 y 10 por ciento, así como los gastos operativos en un 15 por ciento, por el aumento en las cotizaciones del INSS, energía eléctrica y resto de servicios básicos”, dijo Hauser.

Le puede interesar: La Calzada, el corazón turístico de Granada, agoniza herida por la represión del orteguismo

Igualmente, revela que con la reforma tributaria los vinos y licores importados aumentaron hasta un 300 por ciento, “sin embargo en reuniones sostenidas entre importadores y gobierno central, acordaron cambiar la aplicación que resultaría en un aumento del 40 a 60 por ciento aproximadamente, pero hasta la fecha no está confirmado”.

“Consideramos que todas estas medidas son contraproducentes, ya que resultará en más cierre de establecimientos y por ende mayor desempleo en nuestro sector, que ya se encuentra muy afectado por la situación sociopolítica y económica que estamos enfrentando”, dijo el representante de Canires.

Lea también: Turismo nicaragüense pierde valor con la crisis sociopolítica

Desde la crisis sociopolítica, de los 2,500 restaurantes que registra la Cámara Nicaragüense de Restaurantes y Similares (Canires), cerca de ochocientos han cerrado, es decir, un 32 por ciento.

Perspectivas en el 2019

En cuanto a las perspectivas para el resto del año, Canires considera que se mantendrán los mismos niveles de ventas y sin nuevas inversiones en el sector.

Lea además: Industria turística perdió más de 400 millones de dólares en 2018

Hasta el momento se conoce que la situación de los dueños de restaurantes y bares es preocupante, porque muchos están endeudados y tienen cargas financieras muy altas, como el pago de los impuestos y de servicios básicos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: